Riñones

Participa en el metabolismo del calcio y vitamina D, lo que es crucial para el crecimiento. >Suministrada

El riñón es el órgano maravilla. Es el limpiador del organismo, capaz de filtrar y depurar 200 litros de sangre al día. Produce dos litros de orina, que eliminan las toxinas, los desechos del metabolismo y el exceso de sal. También recupera las sustancias útiles. Todo esto significa una sola cosa: juventud orgánica.

De ello dependen calidad de vida y la longevidad.

El riñón ayuda en la formación de glóbulos rojos. Produce hormonas estimulantes de la medula ósea (eritropoyetina). Participa en el metabolismo del calcio y vitamina D, lo que es crucial para el crecimiento. Además, potencia el desarrollo del sistema de defensa, mantiene el equilibrio ácido base y el control estricto del PH sanguíneo, entre otras funciones.

Podemos hacer una limpieza renal en casa. Sería básicamente con productos naturales, simples y accesibles. Necesitamos tres ingredientes: cáscara de piña madura, cola de caballo para infusión y agua mineral.

Agarramos tres bolsas para infusión. Las hervimos en un litro y medio de agua durante diez minutos y la dejamos reposar. De una piña madura, agarramos la corteza, la picamos en pedacitos y llenamos un vaso grande. La hervimos 20 minutos en un litro de agua mineral. Dejamos reposar y enfriar. Luego, mezclamos los dos litros de ambas preparaciones. Deberían quedar 1,500 ml, aproximadamente, una vez colado todo.

Hay que guardarlo en la nevera en una botella de cristal. Sugiero endulzarlo con stevia. Se le puede agregar limón y hielo, convirtiéndolo en una bebida refrescante y agradable. Muy parecida a un mojito sin alcohol.

Se puede tomar este preparado tres veces al día. Un vaso grande al levantarnos, y otros dos entre las comidas principales, durante una semana. Esta limpieza deberíamos hacerla dos o tres veces al año.

Además, podríamos eliminar los tóxicos de la dieta, beber suficiente agua —al menos 2.5 litros al día— y cambiar el café por té verde, ya que intoxica mucho menos. Por último, no olvidemos hacernos análisis, por lo menos una vez al año para comprobar la función renal, y preguntar siempre al médico antes de tomar cualquier decisión.