Raphael

El Divo de Linares tiene 76 años, 58 de ellos sobre el escenario. >Brandon Cruz/ EL VOCERO

Hace cerca de cinco décadas que Raphael Martos inició su romance artístico con Puerto Rico y este sábado, lo retomará cuando se presente en Coliseo de Puerto Rico como parte de su gira RESinphónico.

Al comenzar un nutrido encuentro con los medios del país ayer, declarando el especial cariño que le tiene a la Isla y la simpatía de su gente, recordó su primer concierto a mediados de los años 60, al tiempo que adelantó estar “dispuesto a dar de mí cada vez mejor, a mi edad”, recalcando que “hay que ser convincente”.

Con una apariencia más límpida que en años anteriores, pero igual de juvenil como en sus espectáculos, Martos continúa con esta gira musical desde México hasta Argentina, Estados Unidos y Rusia, luego de iniciarla en el Gran Teatro Real de Madrid, y llevarla este invierno a Sevilla y nuevamente a la capital española.

La estrella internacional, quien posee 335 discos de oro, 50 de platino y el único disco de uranio otorgado a un cantante español, recibió recientemente la Medalla de Oro de la Comunidad de Madrid.

“En este concierto combino las fuerzas de una Orquesta Filarmónica con otra de música electrónica. Grabé Sinphónico en 2015, en Abbey Road de Londres donde grababan The Beatles, y MG Studios en Madrid 2015 para que el gran público lo pudiera escuchar. Este año hice REsinphónico para cantar y llevar al público, como hago ahora, con un espectáculo acompañado y protegido por una gran orquesta sinfónica y otra electrónica interpretando las melodías que han formado mi carrera”, detalló el artista de 76 años y 58 de trayectoria.

Hace un tiempo, Martos alcanzó logros insospechados en la comedia musical de horror Jekyll & Hyde, basada en la novela El extraño caso del doctor Jekyll y el señor Hyde, de Robert Louis Stevenson; llevada a escena por Wildhorn, Bricusse and Cuden. En esta, el buen doctor Jekyll bebe una poción que le cambia la personalidad y le convierte en un temible asesino en serie.

“Jekyll & Hyde fue una gran obra musical con la que estuve en escena durante dos años. No solo había un truco de actuación cada vez que el personaje cambiaba de personalidad, sino que cantando era aun más difícil cambiar de doctor a asesino. Pero, lo logré y el público quedó encantado. Tengo otro proyecto musical basado en un personaje literario universal, pero no lo puedo decir. Estas cosas ocurren cuando un productor quiere invertir un caudal de dinero para que el teatro funcione”, declaró el Divo de Linares a preguntas de EL VOCERO.

El español, renuente a hablar de política, comentó en cambio, su gran satisfacción al trabajar nuevamente con el director de cine de vanguardia Alex de la Iglesia, y su éxito Mi gran noche, que reveló en el cantante a un respetable histrión, galardonado como mejor actor por el Latin Beat Festival de Tokio.

De otra parte, el artista –como acostumbra– cantará y entretendrá a su público boricua como solo él sabe hacerlo. Por la escena desfilarán todos sus éxitos desde Yo soy aquel, Como yo te amo, Sin Laura, Qué sabe nadie y hasta Mi gran noche, con sus usuales paseos escénicos, sus gestos y su dosis de humor.

“¡Ese soy yo! ¡Yo me desdirijo! Las canciones que a veces altero, mis movimientos, mis paseos, los gestos, mis improvisaciones, todo viene de mí. No me dirige nadie ni tengo coreógrafos. Yo soy así y me dejo ver, y trato de dar lo mejor y un poco más. ¡Me gusta jugar en el escenario!”, confesó quien tiene en agenda la publicación de un libro autobiográfico, el tercero que escribe.

Locations