Zulimar López

El pianista Pedro Juan Jiménez y la soprano Zulimar López armaron un repertorio basado en sus canciones de arte y arias favoritas. >Suministrada

Después de estar más un año sin cantar ni presentarse en un escenario —como gran parte de sus congéneres locales e internacionales— la soprano Zulimar López retorna desde el Teatro de la Universidad de Puerto Rico (UPR), acompañada en el piano por el maestro Pedro Juan Jiménez, en el recital de música de arte titulado Morgen, este jueves, a las 7:00 p.m. por la página de Facebook Teatro UPR.

“Yo dejo todo en todo y la ópera es una de mis grandes satisfacciones, así como interpretar a Mozart, cuya música es adecuada para mí. Tenemos en el recital arias de ópera, canciones de arte alemanas, francesas, puertorriqueñas y de comedias musicales. Canto además a Donizetti, Puccini, Strauss y Debussy, y bastante música moderna y americana. Morgen está basado en la pieza de Strauss con texto de John H. Mackay que nos habla de la esperanza, del mañana y puede aplicarse a ahora, de reunirnos pronto con nuestras amistades, un ser querido y hacer música. Strauss logró servirle a estas letras y decidimos titularlo de este forma para dedicárselo a los artistas, cantantes y el público, pero también dándole esa ilusión de que en un futuro nos volvamos a encontrar. Mientras hacíamos este tema durante la grabación, nuestras lágrimas fluían”, expresó la soprano a EL VOCERO.

Su reciente ópera fue Edward Tulane, de Paola Prestini, con la Minnesota Opera, que la describe como con un mensaje para toda la familia y los niños. Regresar al escenario del Teatro de la UPR, reviste de gran importancia. Recordó que desde primer grado cantaba en un coro y cuando llegó al escenario, era tras bastidores en el Teatro de la UPR. Además, cuando entró a la universidad, 12 años después, con el Coro de la UPR, debutó precisamente allí, donde regresa con una basta trayectoria.

“He sido afortunada al tener la oportunidad de cantar mujeres fuertes que tienen mucho espíritu, inteligentes, aunque haga de cortesana como en La Traviata —que me tiran el dinero en la cara— o alegre como Musetta —que la gente puede pensar es de vida alegre—, pero todos los seres tienen capas. Otra de mis favoritas es Susanna de Las bodas de Fígaro, que es una dama de compañía de un castillo y en su día de bodas el conde de la historia podía, según las leyes del cuento, acostarse con ella virgen antes que el novio. La ópera trata de los intentos de Fígaro por evitar ese abuso durante los cuatro actos que dura la obra. Siempre me divierto con esta ópera cómica al igual que el púbico”, rememora la también profesora universitaria.

Para el recital de Morgen, Jiménez y López basaron el repertorio en las canciones de arte y arias favoritas, antologizando un compendio icónico de su carrera y también trabajando las letras. La administración del teatro les extendió la invitación después de estar sin cantar un año, pero con su sueño a punto de realizarse de cantar con un piano imperial alemán Bösendorfer.

“He cantado mucho Mozart entre un extenso repertorio y protagonizado su Susana, de Cosi fan tutte, una comedia de una sirvienta; Pamina, de La flauta mágica, una pieza densa donde estos jóvenes amantes para estar juntos tienen que pasar muchos retos para probar su honor, gallardía, nobleza y su corazón. Se relaciona con la oscuridad, las tinieblas y la luz, lo que es el bien y el mal. He cantado con el Festival Casals el Réquiem de Mozart y el Réquiem de Fauré, y en el Royal Albert Hall de Londres, una sala para 5,300, en teatro arena, donde hice La bohème, de Puccini, con mucha fanfarria”, precisó.

En el programa de este jueves, interpretará piezas de W. A. Mozart, Donizetti, Strauss, Debussy, Delibes, Puccini, Bernstein, Obradors, Lecuona, y de las compositoras boricuas Monsita Ferrer, con letra de Luis Lloréns Torres y finalizando con Sylvia Rexach.