Iglesia San José

La Iglesia de San José, nombrada así por los padres paulinos, junto con la Catedral de San Juan, se constituye en el templo católico más antiguo de Puerto Rico, y la segunda más antigua de toda América.

san jose

La hermosa fachada de la Iglesia San José en el Viejo San Juan. 

Luego de casi dos décadas de restauración, finalmente abrió ayer 19 de marzo abrió sus puertas. Fue cuando se llevó a cabo celebración inaugural que incluyó una procesión de los obispos católicos, la bendición del templo, la consagración del altar y una misa.

san jose

Arq. Jorge Rigau y Ricardo González encargados de la restauración de la Iglesia San José en el Viejo San Juan.

Su reapertura no ha podido ser más atinada, porque coincide con la Festividad del Año de San José como patrón de la Iglesia Universal, según designación realizada por el Papa Francisco.

Quienes deseen participar de los actos de reapertura deben reservar su espacio llamando a la Catedral de San Juan Bautista. El evento será transmitido en vivo por Tele Oro (Canal 13) para el público general.

Un vistazo a su historia

Su arquitectura se levanta sobre un asentamiento indígena (c.350 AJC), en terrenos propiedad de la familia Juan Ponce de León, primer gobernador español de Puerto Rico. Su construcción en piedra comenzó en 1528 hasta 1532 por los frailes dominicos. El gobernador Ponce de León fue enterrado allí también hasta que mudaron sus restos a la Catedral de San Juan.

san jose

Escudo de Juan Ponce de León.

Este monumento contiene elementos de la arquitectura gótica isabelina tardía y renacentista española del siglo 16. Bajo el Patronato de Monumentos de San Juan, su restauración y diseño ha estado a cargo durante la pasada década por el arquitecto Jorge Rigau, quien ha incorporado a su trabajo las visiones eclesiales de los padres dominicos, jesuitas y paules quienes oficiaron allí. La Casa de los Contrafuertes era donde vivía el clero.

La iglesia ha sobrevivido huracanes, invasiones de los ingleses, la quema de la ciudad por los holandeses y el ataque de barcos de guerra de Estados Unidos en mayo de 1898, como preámbulo a la invasión del 25 de julio del mismo año.

Uno de aquellos bombazos dirigidos a la población civil penetró el óculo del frontis sencillo de la fachada que se ha dejado expuesto como atestación del evento.

Al estar ubicada en el punto más elevado de San Juan, a través de los siglos sufrió inclemencias ambientales, no se consideraron los problemas de corrosión quedando en un estado serio de enfermedad.

En 1996 se cerró la iglesia al caer partes de sus bóvedas góticas.

“No empezamos desde cero porque la Iglesia de San José se había estudiado e intervenido en varias ocasiones desde distintos puntos de vista. Específicamente nos referimos a Osiris Delgado que hizo excavaciones, a estudios de don Ricardo Alegría quien encontró un entierro de la época Saladoide de 350 después de Cristo, y al historiador de la Iglesia Católica don Arturo Dávila, que tenía una cantera de saber para entender esta iglesia no solo como edificio sino como templo”, dijo Rigau a EL VOCERO.

El arquitecto añadió que “Dávila conocía la iconografía que allí se encontraba y conversamos mucho por varios años. Yo entro como arquitecto de proyectos habiéndose hecho una serie de estudios previos a la fase de cómo traducir toda esa información a unas decisiones de diseño. El proyecto desde que cerró la iglesia, en aquella etapa estuvo a cargo de la firma Del Cueto/Pantel”.

san jose

Vistazo a una de sus bóvedas de estilo gótico. 

Este apunta además que para realizar esta obra se ha involucrado a mucha gente como obreros de la construcción de Puerto Rico y República Dominicana. Al tener a su disposición 10 años de trabajo y de conocer mejor a la iglesia, decidió sacar toda la cal y empañetados bajo cemento de finales del siglo 19 y principios del 20, al hacerle daño a la mampostería y la cal.

La tecnología ayudó a realizar una reconstrucción más precisa

Agregó Rigau que durante el proceso se hicieron grandes descubrimientos gracias a la tecnología con radar y con rayos láser, que permitió mediciones exactas del edificio para reconstruirlo en toda su integridad.

san jose

Sirenas en la capilla San Rosario. 

Se descubrieron las entradas originales del siglo 16, una serie de frescos con imágenes de sirenas en la capilla de la Virgen de Belén, así como las ventanas ojivales originales del edificio en su presbiterio y cruceros.

san jose

En la capilla de la Virgen de Belén en el interior de la Iglesia San José, se descubrieron las entradas originales del siglo 16, una serie de frescos con imágenes de sirenas.

También, se removió el cemento y estucado de toda la arquitectura y se cubrió con un tratamiento en cal, dentro de un proceso artesanal para proteger y fortalecer la estructura. La restauración contó con un fondo dotal de $11 millones.

San José es una iglesia conventual que cuando se fundó la ciudad, y se mudó de Caparra a San Juan, se empiezó a hacer la Catedral San Juan Bautista; pero aparte se empezó El Convento de los Dominicos.

Fue hace casi 500 años que los dominicos llegaron a evangelizar y cuando construyen su iglesia, la hacen pensando en cristianizar a Puerto Rico. Por eso, la nave central de San José es el espacio interior más amplio porque la idea era atraer a la gente.

san jose

San Vicente Ferrer. 

"Empezaron a construirla de distintos materiales y por etapas. Se empezó con piedra y no con madera porque la idea era honrar a Dios, por lo que debían usar materiales permanentes. Pero cuando se dieron cuenta que estaban en un país donde no había mucha piedra la Corona española les permitió construir en otros materiales como ladrillos, mampostería y paredes de tierra endurecida"', apuntó.

Según explicó el arquitecto, tomó par de siglos en completarse con distinta gente y constructores que han quedado en el olvido. Hay tangencias de gente que trabajó en la Catedral Primada de América en Santo Domingo, la más Antigua del Nuevo Mundo, que estuvieron en Puerto Rico, trabajaron en Casa Blanca y se puede decir tendrían que ver con la construcción en proceso.

El laureado arquitecto decidió sacar todo el cemento para llegar a los muros originales que les dijeron un montón de cosas a sus restauradores. Los restauradores locales tenían la ventaja de tener instrumentos digitales de calibración que no tuvieron sus antecesores, así como el envolvimiento de profesionales locales como los arqueólogos de la arquitectura Jorge Rodríguez y Juan Miguel Rivera. Los arqueólogos buscan lo que está bajo tierra, mientras que los de arquitectura leen las paredes.

“Sacamos cemento de una estructura de tantos siglos y con tantos cambios en casi 500 años, y encontramos una maravilla. Dimos con unos nichos que en algún momento decidieron cerrarlos. Los cronistas decían que cuando habían ataques de los indios Caribes, aparecieron cuatro ventanas militares para disparar con el mosquete arpilleras. Todas las ventanas que se habían cerrado, pudieron abrir", dijo el arquitecto.

La orden de los dominicos estuvo del siglo 16 al 19; los jesuitas a mediados del 19, y proveyeron la dirección espiritual, confesión y el influjo renovador pastoral de la mujer en Puerto Rico. Los padres paúles trabajaron con principios que basan su entendimiento del mundo al dejar una huella. Estos hicieron mucha beneficencia en la barriada La Perla y fundaron las Fiestas de la calle de San Sebastián”, agregó Rigau.

san jose

Vitrales donados por fam José Ferrer. 

Rigau puntualizó que su restauración es cómo debe ser la Iglesia de San José. Una cosa es cómo era y cómo ha sido su continuidad a través del tiempo. De la Iglesia no hay planos, poca documentación de cómo fue. Por los años en que se construyó, residía en San Juan el cantero Diego de Arroyo, yerno del famoso maestro mayor de la catedral de Sevilla, Alonso Rodríguez. De la Catedral sí hay.

san jose

Vistrales de la Iglesia San José. 

"A San José se le añadieron dos capillas pero la restauración no es llevarte al pasado, como singulariza el arquitecto, sino llegar al entendimiento de que la iglesia no acaba y la vincula al present", insistió Rigau.

Los jesuitas bajo la idea de la belleza alcanzan a ornamentar la iglesia y le añaden retablos, altares, pintan en colores y una de las cosas que hicieron fue ponerle un piso de mármol.

"Hay información que antes tenía piso de barro. Los paúles en su misión llevaban la buena nueva a los pobres y por eso hicieron labor en La Perla. Estos incorporaron vitrales en la Capilla de la Virgen de Belén que los habían desmontado y guardado. Se rescataron, se restauraron y se reinstalaron. Este legado de los padres paúles tiene emblemas de la orden. Me metí en par de almacenes, los rescatamos y trajimos”, añadió el arquitecto.

san jose

Hermoso cuadro de San José, obra del reconocido pintor puertorriqueño José Campeche. 

Tesoros de pintores puertorriqueños

Desde sus principios San José ha albergado el arte desde una serie de Campeche, Oller hasta Juan Cueto Noa.

“Cuando reestructuras no quieres congelar sino reactivar un edificio para que siga siendo lo que fue. En la iglesia se han incorporado piezas de arte contemporáneo con discreción. Este es templo de patrimonio y sigue con su función original. Es también un monumento y se diseñó consciente de ello. Había muchas decisiones en la mesa del altar. Es una pieza nueva alternativa de cuando la misa se daba de espaldas", agregó.

san jose

Mural de San Telmo. 

El arquitecto señaló que en San José hay muchas piezas iconográficas y diseñamos un altar alegórico a lo que es la fe. "Es una pieza contemporánea. La restauración de la pintura mural se hizo fuera. Al frente del altar se encuentra en tres piezas el vínculo metafórico y alegórico en tres bases: una en apoyo en ladrillo, como la fe se construye poco a poco a través del tiempo; la madera es cómo crece ese paso; y por último la fe consolidada que es el mármol”, terminó diciendo el Arquitecto Jorge Rigau.

san jose