Ricardo Montaner

Hace 28 años que el cantautor se abrazó a la fe. >Suministrada

El cantautor Ricardo Montaner salda la deuda musical que tenía con Dios con el lanzamiento de Fe, un disco con el que busca alcanzar precisamente a quienes la carecen.

Hace 28 años que el cantautor se abrazó a la fe. En este tiempo, llegó a cuestionarse “cómo era posible que hiciera canciones de amor a los seres humanos y no hiciera un álbum lleno de amor para quien creó a todos los seres humanos”, elaboró.

Fue entonces cuando en plena pandemia del covid-19 comenzó a gestar la producción, que describe como “un canto de esperanza” y que tuvo como carta de presentación Amén, donde canta junto a sus hijos Mau, Ricky y Evaluna Montaner, así como su yerno Camilo, a quien considera otro hijo.

El tema rebasa los 150 millones de ‘views’ en YouTube y varias iglesias lo han adaptado a sus servicios religiosos.

Para el argentino-venezolano, parte del secreto radica precisamente en el motor creativo llamado familia y que lidera junto a su esposa, Marlene Rodríguez.

La producción del álbum de 11 temas estuvo a cargo de Darío Moscatelli, Richi López, Julio Reyes Copello, Yasmil Marrufo y JonTheProducer.

La prioridad para el artista es que su propuesta sea escuchada por aquellos que más la necesitan.

“La gente que no ha sido tocada todavía por el amor de Dios tiene el ánimo de preservarse y rechazar cualquier posibilidad de alguien que se le acerque con una biblia. La gente también ha sido muy dañada por instituciones religiosas y hay que tener cuidado con esas heridas”, señaló.

Reconoció que “la comunidad creyente ya se impactó, ya cree” y que su intención es “qué tanto puedo impactar al que no cree, qué tanto puede influir una canción, un pensamiento”, cuestionó quien junto a Fe lanza 11 vídeos complementarios dirigidos por su esposa. 

El pop, longevo y a la moda como el ‘blue jeans’

De otra parte, el intérprete explicó de forma muy peculiar cómo ha protegido su esencia musical en medio de las nuevas tendencias.

“El pop que yo hago es como el ‘blue jeans’ (mahón) que todo el mundo usa. Primero era una tela dura e incómoda, pero la gente sigue usando el ‘blue jeans’, le cambia la forma, la tela, se usa más estrecho, desteñido, más azul, pero al final, siempre es un ‘blue jeans’… Es lo que siento que pasa con el pop”.

Reconoce que hay quienes piensan que tiempo pasado fue mejor. No obstante, Montaner es de los que asegura que “en la vida, como en la música, lo mejor viene apenas”.

Y es que la realización de Fe le mostró nuevos caminos musicales, tanto a nivel sonoro como de composición.

“Jamás me había pasado que escribiera una canción a capela”, reveló. En otra ocasión, mientras se encontraba a la orilla del mar orando una mañana, concibió Alabanza, con la que cierra el disco.

En cambio, En la gloria de Dios no se escucha su voz, sino la de su hija Evaluna, acompañada de la Filarmónica de Praga. Con Juan Luis Guerra, por otro lado, se unió al son de Dios así lo quiso, que nació como una balada y terminó con un sonido que evoca al Caribe.

Precisamente desde Altos de Chavón, en República Dominicana, presentará un concierto junto a su familia el próximo 12 de junio, que combinará la modalidad presencial con la virtual.

Editora de ESCENARIO. Graduada de la Escuela de Comunicación Pública de la Universidad de Puerto Rico. Cuenta con más 15 años de experiencia.