Samara

La vocalista promueve el corte Baila sola. >Suministrada

Como cantautora y en plan de defender la individualidad femenina y sus libertades, la Samara apuesta al tema Baila sola.

La cantante boricua pone de manifestó la potencia de su voz y dulce tono en la melodía de corte tropical libertaria, que la han permitido zafarse de los estereotipos y prejuicios sociales que pesan sobre las mujeres.

“La hice en un momento dado por varias situaciones que como mujer me habían sucedido y quería que rompiera un poco con los estereotipos. Hablo de una mujer que le gusta beber, ser sexy, pero que baila sola, y lo hice para puntualizar que eso no significa que esté buscando otra cosa y que no sabe lo que quiere. Es una mujer independiente y la reflejo libre, dueña de su destino”, señaló a EL VOCERO.

De otra parte, aclaró que “no estoy en contra de las relaciones, pero quiero mostrar a una mujer independiente con pareja y sin pareja. Ella saca tiempo para sí misma y para relajarse decide bailar sola y eso no está mal en su individualidad como ser humano”.

Desde niña su madre tuvo la visión de encarrilarla en el mundo de la música y la matriculó en el Coro de Niños de San Juan (CNSJ) que dirigía Evy Lucío y al cual perteneció durante diez años. Viajó el mundo y se presentó en algunos de los principales teatros de Puerto Rico. También perteneció al Ballet Nacional Folklórico Gíbaro y estudió música en la Universidad de Puerto Rico (UPR), pasando por producciones de Edgar García, director de la Compañía de Teatro de la UPR.

“Cuando estudiaba música en la universidad, los libros que utilizábamos eran los mismos del CNSJ. La importancia de haber tenido esa educación de música clásica fue muy sacrificado, con una estricta disciplina todo el tiempo. Pude ver todo lo que me ayudó y agradezco a mi madre. Si no hubiera sido por esa educación, no sé si hubiera escogido esta profesión. También me desarrollé en la música folklórica con Gíbaro, que me cambió la mente. Fuimos hasta Turquía y antes de covid-19 íbamos a Rusia, pero imposible. Con ellos conecté con mi raíces puertorriqueñas y latinoamericanas y me pulen esa otra faceta, otros sonidos y empecé a amar mi cultura y Puerto Rico”, agregó.

Tuvo otra gran sorpresa en Florida, al hacer el papel principal femenino de Mapi, de La verdadera historia de Pedro Navaja, bajo la dirección de García con un elenco estelar, presentado en el Koubek Center en Miami, dando paso a la nueva etapa de la cantante. Recuerda lo mucho que escuchó y bailó ese tema de Pedro Navaja de Rubén Blades. Hizo también con Edgar, Érase un isla y Dentro de un bosque y otros musicales como Godspell, La Cage Aux Folles y la ópera ligera Mamerto.

“Tengo otros números que no han salido como Te quedé grande con Manolo Ramos. Desde que tenía seis años escribí mi primera canción Alcánzame una estrella, que saqué de una serie de televisión de una niña titulada Luz Clarita. Desde entonces, los cuadernos de escritura han sido parte del desarrollo musical de mi vida”, precisó quien también fue corista de Luis Enrique, Albita Rodríguez y Marlon Fernández.

“Mi plan es sacar un disco con la gente que trabajo, quienes creen en mí y presentarme en Puerto Rico, mi país con el que sueño todos los días”, admitió.