“Estoy consciente que soy un gallo para la historia”, aseguró en octubre de 2019 a EL VOCERO el cantante Tito Rojas, cuyos restos serán expuestos en el Coliseo Marcelo Trujillo Panisse, en su pueblo natal Humacao, posiblemente desde mañana hasta el miércoles.

Julio César Rojas López, su nombre de pila, falleció repentinamente el pasado 26 de diciembre, a sus 65 años, en la residencia de unos primos en ese municipio.

El cuerpo de Rojas debía ser recogido ayer en la tarde por la funeraria del Instituto de Ciencias Forenses. El horario del velatorio será determinado hoy, en una reunión que el municipio sostendrá en la mañana con la familia del llamado Gallo salsero.

“El velorio va a ser abierto al público, con el debido distanciamiento físico y restricciones del Covid-19. El público entrará y saldrá, no se puede quedar (en el coliseo). Hasta ahora hablamos eso, veremos si eso es lo que quiere la familia”, comunicó Daphne D. Flores, asesora de comunicaciones del alcalde humacaeño Luis Raúl Sánchez Hernández, quien decretó cinco días de duelo que concluirán este miércoles.

Por otro lado, de acuerdo a su promotor y amigo por casi tres décadas, Ángel Ilarraza, Tito era paciente cardiaco y su hermano murió de esa condición de salud.

“Él estaba viendo a su mamá en el barrio Tejas. En la misma calle viven los primos, fue a la casa de ellos, se empezó a sentir mal y cuando va saliendo al balcón se desplomó”, explicó a EL VOCERO.

Cabe mencionar que el 24 de diciembre Tito estrenó en su canal de YouTube el especial navideño Canta Gallo, canta en Navidad, interpretando temas de su disco de hace 20 años titulado precisamente Canta Gallo, canta.

Sobre sus comienzos

El artista tenía 48 años de carrera artística y según recuerda Ilarraza, comenzó profesionalmente en la música a la edad de 17.

“Empezó con Pedro Conga y la Orquesta Internacional, con la cual grabó su primer disco. Después estuvo con Justo Betancourt y El Conjunto Borincuba. Cuando Justo se va a Nueva York, Tito se queda con la banda y formó el Conjunto Borincano. De ahí pasó a la Puerto Rican Power y luego como solista con Musical Production —como entre 1991 y 1992— hasta 2008 cuando se fue independiente, que formó su sello TR Records”, relató el promotor.

El tema más reciente grabado por Rojas fue El pasito tun tun, junto a los Billo’s Caracas Boys, que no llegó a escuchar en las ondas radiales de Puerto Rico. Previo a este hizo Por la calle del medio, junto a Gilberto Santa Rosa para el disco de este, titulado Colegas.

En sus palabras

En agosto de 2015, Tito habló con EL VOCERO sobre su evolución artística y musical, la cual atribuyó a su tenacidad en las buenas y las malas.

“Así ha sido mi evolución total, ser perseverante en esta carrera, no rendirme, no dar mi brazo a torcer y sin condición ninguna mantenerme trabajando”, puntualizó.

Asimismo, afirmó que no cambiaría nada de su vida ni carrera porque “yo quería esto y me tocó. Tengo que aceptar las cosas como son, algunas veces uno trata de cambiar o si cambio no soy el gallo y eso me ha mantenido firme. Me siento más maduro musicalmente, aunque uno va envejeciendo, que es natural porque tengo 60 años”.

Cuatro años más tarde, en octubre de 2019, respondió a este diario cómo quería que lo reconocieran en la historia de la salsa, pues acababa de lanzar la producción discográfica Un gallo para la historia (nominado al Latin Grammy 2020).

“No me las echo de nada, tienes que preguntarle a la gente, a los ídolos, a Marc Anthony, a India y te van a decir: ‘El Gallo es el Gallo’. Para hacer un título así hay que tener pantalones, nadie puede hacer un título así. Estoy consciente que soy un gallo para la historia”, aseveró con su característico humor.

A Rojas le sobreviven su esposa Ivelisse Escobar, sus hijas Jessica y Kisha, y sus nietos Briana, Julián y Amanda.

Tags

Locations