Renta

La flexibilización del sector comercial y financiero —tras varios meses de restricciones para operar— ha logrado que el mercado de los alquileres vuelva a agilizarse, aunque ante una nueva realidad que ha cambiado las prioridades del consumidor, que busca una propiedad como residencia.

“Se están rentando muchas propiedades de más de $3,000 de canon mensual para arrendatarios que buscan unidades con una linda vista al mar, cercanas a la playa. La mayoría son personas que se van a quedar en Puerto Rico por un tiempo determinado, por razones de trabajo o ejecutivos que se quedan por dos o tres años. Las rentas entre los $800 y $1,500 también se están moviendo muy bien”, explicó Rosita Alicea, presidenta de la Asociación de Arrendadores.

El mercado es tan efectivo, que, según la presidenta, muchos dueños de propiedades han podido aumentar la mensualidad de sus casas o apartamentos, porque el mercado lo ha aceptado positivamente.

“Tuvimos hace poco un seminario en la Asociación —con los tasadores Daniel Rivera y Gloria Pacheco—, en el que se discutió la proyección del canon de arrendamiento y la conclusión fue que se está subiendo entre $50 y $100 mensuales. La gente, por el Covid-19, está buscando un lugar seguro para acuartelarse, que tenga amenidades para disfrutar de sus espacios sin exponer a sus familias. Se está rentando bien, pero está tomando más tiempo la gestión, porque la gente está más precavida tomando decisiones en cuanto al dinero”, agregó Alicea.

Sin embargo, en el caso de los arrendamientos de menos de $600 mensuales, el panorama ha sido diferente, porque este tipo de arrendatario ha sido el más afectado económicamente tras las restricciones del gobierno para evitar el contagio del Covid-19.

“Los alquileres subsidiados —como Sección 8— no tienen problemas, pero hay sectores como barrio Obrero en Santurce, donde la renta es económica y la gente se está atrasando en sus pagos. Estas personas están pidiendo rebaja en sus mensualidades, porque son los jardineros, guardias de seguridad, handyman, personas que limpian casas y cuidadores de niños, etc., que son los más afectados con la situación económica actual. Quienes se ganan el sustento día a día”, apuntó Alicea.