impuesto al sol

La gran mayoría de los puertorriqueños se oponen a cualquier tipo de cargo o impuesto sobre la producción de electricidad solar en sus hogares o negocios, lo que se demostró en la reciente encuesta de Smart Polls / Opinion Research & Graphics, en la que el 91% de 1,200 posibles votantes en las próximas elecciones se negó a pagar un cargo adicional para la generación de energía renovable.

“Lo que muestra esta encuesta es que penalizar a los puertorriqueños por generar su propia electricidad es un tema tóxico en las elecciones de 2020. Los votantes no quieren nuevos impuestos para la energía solar; quieren asistencia de los programas gubernamentales para reducir el costo de los sistemas solares y las baterías, para hacer que esta tecnología —que salva vidas— sea accesible a más personas”, declaró PJ Wilson, presidente de la Asociación de Almacenamiento Solar y Energético de Puerto Rico (SESA-PR), entidad que ordenó la encuesta y que ha abogado en contra del impuesto solar ante la Asamblea Legislativa de Puerto Rico y ante el Tribunal Federal.

La Ley 17 o Ley de Política Pública Energética de Puerto Rico —de abril de 2019— dispone una transición en Puerto Rico a 100% energía renovable, agilizando el proceso para que los clientes interconecten sus sistemas de energía solar y prohibiendo los impuestos solares directos e indirectos. Tiempo después de aprobarse esta ley, el gobierno anunció un acuerdo tentativo con los bonistas de la Autoridad de Energía Eléctrica de Puerto Rico (AEE), para el pago de parte de la deuda de la AEE de $9 mil millones. El acuerdo exige a los hogares y negocios el pago e instalación de un segundo metro para medir la producción de energía solar en los techos y facilitar a los bonistas el cobro de dichos cargos o impuestos solares durante los próximos 50 años.

“Los resultados de la encuesta muestran una fuerte oposición, fueron impresionantes. En Puerto Rico solo hay entre un 3% y 4% de energía renovable y se supone que haya para el 2025 un 40%. Para lograr la meta deben hacer incentivos para bajar el costo de energía en los hogares. Este es el momento de llevar este tema por el cambio político, deben enfocarse en qué podemos hacer para lograr marchar en esta dirección”, añadió el ejecutivo sobre la ley, que en el Artículo 1.6 expone como objetivo alcanzar el 60% de eficiencia energética en la Isla para 2040 y 100% para 2050.

Costo de equipos solares

Según Wilson, la razón para que muchos consumidores aún no se hayan animado a adquirir los sistemas solares es que desconocen que ya no son tan costosos como en el pasado.

“Hace 10 años esta tecnología era muy cara, pero en los últimos años han bajado mucho. Antes las placas solares para una casa promedio eran de $50,000 y ahora ronda los $10,000, más una batería que costaría unos $10,000 más. Estos equipos tienen financiamiento en bancos y cooperativas, por lo que sería como la compra de auto, pero con un ahorro de energía que podría rondar los $150 en una casa con consumo promedio. Si lográramos que miles de casas tuvieran estos sistemas solares, la AEE tendría menos estrés en su sistema sobrecargado. Lo que necesitamos son incentivos y no impuestos”, concluyó Wilson.

Tags