FBI

Joseph González, el director de FBI en Puerto Rico, rodeado de otros funcionarios, durante la conferencia de prensa en la que anunciaron el arresto del fugitivo del caso de El Hipopótamo. 

El prófugo Geofley Jomar Pérez, denunciado por el secuestro de tres empleados del restaurante El Hipopótamo y el cual dejó como saldo la muerte de Jesús Francisco Pérez, de 15 años, se entregó ayer a los alguaciles federales tras poco más de un mes de búsqueda.

“El asunto nunca fue si lo íbamos a atrapar o no y en el día de hoy (ayer) se pudo conducir esta operación que resultó en la entrega del individuo a nuestros agentes y sin ningún incidente. Estamos sumamente satisfechos con el trabajo. Agradecemos al FBI (Negociado Federal de Investigaciones) y el Servicio de Alguaciles Federales continúa comprometido con el pueblo, al igual que las demás agencias de ley y orden de Puerto Rico”, declaró el jefe de esa dependencia en San Juan, Wilmer Ocasio.

Durante la tarde de ayer, Pérez compareció ante el magistrado federal Bruce McGiverin para su comparecencia inicial. Su representante legal, Anita Hill, notificó que Pérez se declaró no culpable por las tres denuncias en su contra y posteriormente fue ingresado al Centro de Detención Metropolitano en Guaynabo. La próxima comparecencia se calendarizó para el 22 de diciembre en la sala del juez federal Pedro Delgado.

Pérez fue parte de un cuarteto que fue captado por cámaras de seguridad recuperadas cerca del restaurante y cuyas imágenes también muestran a otros dos participantes del crimen que se entregaron el pasado 4 de noviembre. Según los hechos recopilados por las autoridades federales, la noche del 30 de octubre pasado Pérez, Luis Aulet Maldonado y Luis Cabán Nieves llegaron al estacionamiento del restaurante, ubicado en Río Piedras, y mediante amenaza e intimidación secuestraron a uno de sus propietarios y a otras dos personas con el fin de extorsionar al negocio.

En medio del secuestro, Francisco Pérez fue alcanzado por un disparo, provocándole la muerte en la madrugada del próximo día. Aunque Aulet Maldonado y Cabán Nieves se entregaran a las autoridades federales, Pérez permaneció en fuga, por lo que fue puesto en el listado del FBI de los criminales más buscados a nivel nacional, con una recompensa de $5,000 para cualquier información que llevara a su captura.

No obstante, aunque Ocasio agradeció la colaboración que obtuvo de la ciudadanía para adelantar el caso, no confirmó si la recompensa fue otorgada.

“Es un plan de trabajo desde el inicio de esta situación, comenzó en el mes de octubre con la búsqueda y poco a poco nuestros agentes con sus investigaciones se acercaron. Junto a los agentes del FBI pudimos coordinar con él (Pérez). También agradecemos a la ciudadanía porque recibimos mucha información que nos ayudó a acelerar un poco la investigación”, indicó Ocasio.

Sigue la pesquisa

No obstante, el jefe del FBI en la Isla, Joseph González, señaló que siguen investigando el caso, aunque no abundó sobre el cuarto individuo. “Con el arresto de Geofley hoy (ayer) nada cambia. La investigación sigue y esto es solo el comienzo. Seguimos trabajando la inteligencia y se consulta toda la información con Fiscalía federal”, expresó González.

Antes de culminar sus expresiones, González resaltó el compromiso que hizo con la familia de Francisco Pérez al inicio de la investigación. “Desde el principio nosotros nos reunimos con la familia de Jesús y el compromiso con la familia era que el FBI, los alguaciles federales y las otras agencias de ley y orden íbamos a trabajar hasta que llegáramos a este punto. Y sé que esto no trae a Jesús pa’ tras, pero ‘maybe’ le da un poquito de paz durante esta época del año”, declaró el titular del FBI.