AAA

A partir del próximo jueves, 2 de julio inicia el plan de interrupciones programadas para los clientes de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA), que reciben servicio de la planta de filtros Sergio Cuevas, abastecida por el embalse Carraízo.

Este plan de racionamiento impactará a unos 140,000 clientes, anunció hoy la presidenta de la corporación, Doriel Pagán Crespo, quien agregó que el plan de interrupciones programado consta de suspender el servicio en periodos de 24 horas —un día sí y otro no— a partir de las 9:00 de la mañana.

Añadió que los clientes se han divido en dos zonas, A y B, que estarán alternando cada 24 horas sus periodos de suspensión y restablecimiento de servicio. Las áreas que se verán afectadas en esta primera fase serán algunas partes de San Juan, Trujillo Alto, Canóvanas y Carolina.

Orden administrativa 

Este plan de interrupciones programadas está atado a una orden administrativa para regular el uso del agua que da paso a multas que oscilan entre $250 y $4,500.

Las penalidades son para los clientes residenciales, comerciales, de gobierno o industriales que no cumplan con las disposiciones contenidas en la Orden Administrativa 2020-02, que regula el uso de agua potable para ciertas actividades durante la vigencia del estado de emergencia por sequía y que aplica a un total de 50 municipios bajo sequía severa o moderada.

Antes de emitir las multas, la AAA estará orientando a la ciudadanía en un periodo de 15 días, entiéndase del primero de julio al 15 de julio. Después de esta fecha, a partir del 16 de julio, las personas se exponen a una multa residencial en primera incidencia de $250, de $1,000 en una segunda incidencia y de $2,500 en una tercera o subsiguientes.

En el caso de los clientes comerciales o gobierno, la multa en primera incidencia será de $1,000, de $2,000 en una segunda incidencia y de $3,500 en tercera y subsiguientes. En cambio, para industriales las multas serian de $2,500 (primera incidencia), $3,500 (segunda incidencia) y $4,500 (tercera o subsiguientes).

La orden administrativa prohíbe, entre otras cosas, regar plantas, jardines, siembras, cementerios, campos de golf con aspersores, manguera y cualquier otro sistema de irrigación de 8:00 a.m. a 6:00 de la tarde. También se prohíbe lavar con manguera o equipo a presión superficies impermeables tales como plazas, aceras, marquesinas, áreas de estacionamientos, automóviles, motoras, camiones, entre otros.

Esta orden aplica a los municipios de Adjuntas, Aguas Buenas, Aibonito, Arroyo, Barranquitas, Bayamón, Cabo Rojo, Caguas, Canóvanas, Carolina, Catano, Cayey, Cidra, Coamo, Comerio, Corozal, Culebras, Guánica, Guayama, Guayanilla, Guaynabo, Gurabo, Humacao, Juana Diaz, Juncos y Lajas. También se incluye a Las Piedras, Loíza, Maricao, Maunabo, Naguabo, Naranjito, Orocovis, Patillas, Peñuelas, Ponce, Rio Grande, Sabana Grande, Salinas, San German, San Juan, San Lorenzo, Santa Isabel, Toa Alta, Toa Baja, Trujillo Alto, Vieques, Villalba, Yauco y Yabucoa.

Múltiples anuncios

En una conferencia de prensa, Pagán Crespo no solo anunció la firma de esta orden administrativa, sino que informó el plan de interrupciones programadas, ofreció un breve recuento de la sequía que ha afectado a la isla en los últimos tres meses y hasta adelantó proyectos futuros, entre ellos el dragado del embalse Carraízo.

La funcionaria hizo un breve recuento de lo que ha estado pasando en los últimos tres meses debido a la sequía. En ese sentido, mencionó que, para el 28 de abril, el Monitor de Sequia de Estados Unidos había comenzado a presentar una franja de sequía atípica en la zona sur. Sin embargo, ya para el 3 de abril, los embalses Guajataca y Toa Vaca estaban en nivel de observación. Esta situación empeoró para el mes de mayo.

En ese sentido, dijo que el evento de sequía fue evolucionando desde el 5 de mayo al 26 de mayo donde ya a finales de mayo se presentan unas zonas marcadas como sequia moderada. Al mismo tiempo, destacó que ya a finales de mayo el embalse Guajataca se encontraba en ajustes operacionales y el embalse Carraízo estaba en 39.15 metros en la zona de observación.

Para enfrentar el evento de sequía en el embalse Guajataca, explicó que se hizo activación de pozos, se disminuyó la extracción del embalse, se monitorearon los tanques, se ajustó las presiones de la red de distribución y se transfirieron clientes a otras plantas. Este embalse sirve a los municipios de Aguadilla, Moca, Isabela, Aguada, San Sebastián, Quebradillas y el barrio Puntas de Rincón para aproximadamente 63,000 clientes.

Sin embargo, la sequía continuó evolucionando, aunque no para todo Puerto Rico, pues Pagán Crespo dijo que a finales de este mes desapareció la sequía en la zona noroeste porque los aguaceros recibidos se concentraron en esa área. No obstante, durante este mes se comenzó a registrarse puntos de sequía severa para la zona este del país y para la zona sur.

Para enfrentar el evento de sequía en el embalse Carraízo, en cambio, explicó que se realizaron ajustes operacionales internos, se activaron pozos, se transfirieron clientes a otras plantas, se aumentó la producción, entre otros. AAA ha transferido más de 30,000 clientes que antes se suplían de la Planta Sergio Cuevas a otras fuentes que estaban con mayor disponibilidad de agua.

Debido a la poca precipitación que se ha estado recibiendo en la zona este, también hay unas plantas de filtros que han tenido un descenso dramático en caudal: Guzmán Arriba; Canóvanas; y Jagual en San Lorenzo, para las cuales ya se inició también un plan de interrupciones programadas. También se tiene bajo observación la Planta de Filtros de Humacao, que suple a Las Piedras.

Acciones a futuro

De cara al futuro y de cara a poder enfrentar situaciones como estas, y optimizar el sistema, la AAA trabajará con el manejo y control de material vegetativo del embalse Carraízo, con una inversión de $800,000, y espera dar comienzo a estos trabajos en septiembre.

También se trabaja en la remoción de sedimentos en los embalses. Para esos fines, se está solicitando una inversión de $300 millones para varios de nuestros embalses y en estos momentos se está en coordinación con la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en ingles).

“Esperamos que estos trabajos administrativos de esta adjudicación de fondos hayan culminado antes de que este año culmine para luego comenzar con todo lo que sería la logística de los trabajos. (Habrá una) inversión de $60 millones en mejoras de nuestros embalses en los próximos cinco años”, abundó la funcionaria, quien añadió que también se trabajará con la perdida de agua, la medición de flujo, visualización, ajuste de presiones y renovación de tuberías, entre otras.

Declaración de emergencia

Horas antes de que se hicieran estos anuncios, la gobernadora Wanda Vázquez Garced emitió la Orden Ejecutiva 2020- 049, que declara un estado de emergencia por sequía para todo Puerto Rico, asignando como prioridad, la atención a las regiones que se están afectando por la sequía meteorológica, agrícola e hidrológica.

Sin embargo, el comisionado del Negociado de Manejo de Emergencias y Administración de Desastres (NMEAD), José Burgos, indicó que ya se estaban en conversaciones con agencias federales “para tratar de conseguir un permiso, una declaración presidencial, para utilizar más recursos federales que estén aquí en Puerto Rico”. A preguntas de EL VOCERO, dijo que “vamos a estar comunicándonos con personal de FEMA para verificar como hacemos esta solicitud a Casa Blanca”.

Por su parte, el secretario de Recursos Naturales, Rafael Machargo, abundo en cuanto a las implicaciones que tiene la declaración de emergencia. Planteo que “una de las agencias más afectadas es el Departamento de Agricultura y mediante la orden se pueden activar unas ayudas a los agricultores que están siendo afectados por la sequía”.

En tanto, el presidente del Comité Ejecutivo de la Unión independiente Auténtica (UIA), Luis de Jesús Rivera, dijo que la AAA no ha atendido estos embalses con la prontitud que tenía que atenderlo. “Se le ha asignado el dinero y nunca han hecho nada por mantener esos embalses en óptimas condiciones. En este momento no es recomendable que se haga algún tipo de dragado porque ese dragado lo que va a disminuir es la colección de agua que hay en esos embalses”, dijo.

"Porque se va a ir con el fango hacia la orilla, el embalse va a estar mas profundo y va a ser menor la captacion del servicio que tienen para ofrecer, el agua que tienen, a la ciudadania. Yo creo que la ciudadania en estos momentos tiene que ser responsable con el uso del agua que tiene", sostuvo.