Carlos Rivera, Departamento del Trabajo
El secretario del Trabajo Carlos Rivera Santiago informó que hay amplia necesidad de trabajadores en diversos sectores. >Josian E. Bruno Gómez/EL VOCERO

En momentos cuando muchos patronos enfrentan dificultades para reclutar personal en la Isla, el secretario del Departamento del Trabajo y Recursos Humanos (DTRH), Carlos Rivera Santiago, admitió que además de la industria agrícola hay sectores económicos que evalúan importar trabajadores para llenar las plazas vacantes y asegurar las operaciones.

En el mes de febrero pasado los dueños de una finca de cultivos en Guánica se vieron obligados a contratar durante varias semanas a una veintena de trabajadores mexicanos para poder recoger la cosecha y que no se les perdiera debido a la falta de empleados.

En entrevista con EL VOCERO, Rivera Santiago expresó que de persistir la tendencia de poco interés de las personas en la Isla a las convocatorias de empleo, es real la posibilidad de que se replique la experiencia de la finca en Guánica, particularmente en las áreas de restaurantes, turismo, la manufactura y otras.

“Definitivamente esto puede ocurrir si no trabajamos con la situación y —si de alguna manera no buscamos promover el empleo— pudiese darse y por eso es que estamos tomando todas estas medidas para hacer una reinserción al mercado laboral ya paulatino, a pesar de que es el 4 de septiembre que acaban las ayudas (disponibles para los desempleados)”, expresó Rivera Santiago.

Añadió que es urgente “comenzar a trabajar para que se haga una transición adecuada al mercado laboral” luego de las experiencias que dejó entre los trabajadores la pandemia de covid-19.

De acuerdo con el titular del Trabajo, ya ha habido acercamientos de representantes de diferentes sectores para plantearle la posibilidad de que surja la necesidad de tener que buscar “mano de obra” fuera de Puerto Rico.

Previo a la pandemia, los sectores de la construcción ya advertían que tendrían que importar trabajadores para realizar las obras de reconstrucción, ya que la Isla se ha quedado con poco personal diestro, en parte debido a la migración tras los huracanes Irma y María, en 2017.

“He tenido ya acercamientos de casi todos los patronos preguntando sobre esa posibilidad, en lo que es la industria del turismo, hoteles, restaurantes y compañías de limpieza. Todo tipo de patrono ya está viendo esa posibilidad lamentablemente. Es una realidad y lo están considerando, pero queremos evitar que eso llegue”, sostuvo Rivera Santiago.

Explicó que existe la percepción de que la falta de trabajadores está impactando principalmente el área de restaurantes y servicios, y recalcó que no es así. “También hay compañías bien remuneradas como farmacéuticas y en la manufactura —donde los empleados ganan sobre los $60,000 anuales— que ante la carencia de personal técnico están ya algunos buscando personas en el extranjero”, detalló el funcionario.

A preguntas de este medio, Rivera Santiago reconoció que Puerto Rico experimenta el momento más dramático en su  historia en cuanto a la necesidad de llenar puestos vacantes y que los trabajadores no responden.

Otra situación, indicó, es la corta duración de las personas en los nuevos puestos cuando son contratados. Informó que en ocasiones trabajan semanas y deciden abandonar el empleo, lo cual trastoca las dinámicas de producción y servicio en los centros de trabajo en las diferentes industrias y sectores.

Los detonantes

Rivera Santiago señaló que la disponibilidad de beneficios para mitigar el golpe económico de la pandemia sobre las familias, los trabajadores y las empresas, ha provocado que muchas personas permanezcan en sus hogares y no busquen oportunidades de empleo. Los beneficios que más se solicitaron durante la pandemia de covid-19, admitió, son el seguro por desempleo —que ha tenido varias extensiones y ampliaciones— y sobre todo el programa de Asistencia por Desempleo Pandémico (PUA).

Los últimos números del DTRH reflejan que hasta la última semana había 88,000 beneficiarios del PUA activos en Puerto Rico, y 55,000 beneficiarios del programa de desempleo regular.

Cerca el fin de beneficios

El panorama actual podría cambiar hacia finales de año, advirtió Rivera Santiago, cuando se agoten los beneficios disponibles y los programas de rescate y asistencia económica lleguen a su fin.

Informó que los fondos del PUA se agotarían el 4 de septiembre, y la millonaria inyección económica ya no llegará al bolsillo de los desempleados por la pandemia. Como ejemplo, indicó que en lo que va de junio solamente, el DTRH ha distribuido aproximadamente $31.3 millones entre los beneficiarios del PUA y $24 millones a los beneficiarios del desempleo regular.

Una situación que analizan es —si una vez se agoten las principales ayuda— los patronos ya habrán llenado las plazas vacantes con trabajadores de la Isla o importados, y se queden miles de personas sin opciones de empleo. Entienden que la situación redundaría en una demanda extendida de servicios de gobierno, por ejemplo de salud y bienestar social, entre otros.

“Este momento es la oportunidad dorada en el sentido de que hay una variedad de oportunidades de empleo en casi todos los lugares y son salarios por encima del salario mínimo. Así que es la oportunidad de todas las personas que estén buscando un empleo que lo vayan haciendo desde ahora y no esperar hasta el 4 de septiembre”, destacó Rivera Santiago.

Detalló que al presente abundan las convocatorias de empleo para hoteles, restaurantes, compañías de limpieza, construcción y otras funciones de ‘handy man’.

“No sabemos si de aquí hasta allá haya empresas que desaparezcan porque no han podido contratar y tendrán que dejar de operar. Tal vez otras logren contratar el personal y cuando la persona entre a buscar trabajo pues no haya la plaza”, abundó.

Iniciativa de reclutamiento

Desde esta semana el DTRH realizará ferias de empleo en toda la Isla. “En esas ferias de reclutamiento primero vamos a citar a las personas con puntos controvertibles”, sostuvo Rivera Santiago, y luego a todas las personas.

La primera será el 25 de junio, en Cabo Rojo y otra el 29 de junio, en el Centro de Convenciones de San Juan, con empleos en el sector de los restaurantes. Habrá otra feria en Cataño, el 8 de julio y otra en el Centro de Convenciones, entre el 20 y el 22 de julio.

Gerente de Asignaciones