Mayra Olavarría

Mayra Olavarría se mostró complacida con la actitud de los rectores durante las manifestaciones y cierres. > Archivo/EL VOCERO

La próxima semana, el diálogo entre la comunidad universitaria y los rectores, debe continuar avanzando para alcanzar acuerdos en los recintos de la Universidad de Puerto Rico (UPR) que quedan en huelga y así dar por terminada esta etapa.

No obstante, la presidenta interina de la UPR, Mayra Olavarría, espera que los canales de diálogo que se establecieron durante este proceso con líderes estudiantiles continúe en lo sucesivo como una medida para seguir implementando mejoras en el sistema.

“Esta semana, o como tarde, la próxima, ya podríamos culminar con esto. Tengo esperanzas de que podamos superarlo”, dijo la catedrática en entrevista con EL VOCERO.

El lunes, será la asamblea virtual de estudiantes del Recinto de Mayagüez, donde se espera que se ratifiquen los acuerdos alcanzados. Mientras que aún están en pie las negociaciones en los recintos de Cayey, Humacao y Bayamón. En el resto de los recintos se levantó la huelga de estudiantes.

“Estamos trabajando con todos para poder abrir lo antes posible. Lo que falta es levantar esos paros y manifestaciones y estamos dialogando para llevar esto a un buen término”, agregó Olavarría.

La también psicóloga dijo que una de las claves para que la huelga no se extendiera más tiempo, fue la implementación de las mesas de diálogo que entiende, permitieron que se lograra avanzar y su intención es que esas estructuras también continúen funcionando.

“Los comités de diálogo deben permanecer a través del año, porque a través de esos comités, como hay representantes de todos los sectores de la comunidad universitaria, vamos viendo antes de que se convierta en un problema cuáles son las inquietudes y preocupaciones”, expuso la experta en salud mental.

“Adicional a eso, me van dando una medida de qué cosas podemos ir trabajando a nivel sistémico. Ellos nos dan ideas a nosotros. Precisamente, es la comunidad universitaria la que debe alimentar el conocimiento de la presidencia y de los rectores de lo que está pando porque humanamente es imposible saberlo todo”, indicó.

De esta manera, trataría de evitar que asuntos que empiezan como quejas leves se conviertan en problemas mayores, si se hablan y se le buscan soluciones a tiempo. Señaló que cada comité debe determinar cuántas veces se reunirá.

La presidenta interina también se mostró complacida con la actitud de los rectores durante las manifestaciones y cierres.

Recordó que hay exigencias de los estudiantes que están fuera de sus manos, como la aprobación de una Reforma Universitaria o el Plan de Ajuste a la Deuda que -de aprobarse en el Tribunal Federal de Quiebras con los acuerdos que se hicieron entre los poderes Ejecutivo, Legislativo y la Junta de Control Fiscal (JCF)- evitaría nuevos recortes del presupuesto que sale del Fondo General del gobierno.

No obstante, dijo que su compromiso “inquebrantable” es seguir tocando puertas y buscando nuevas fuentes de fondos que ayuden en el manejo de la institución educativa.

“Lo que sí está en nuestro poder se ha hecho. Se están cambiando cosas”, afirmó.

Entre los cambios aprobados están usar el sistema ‘pass and fail’ como evaluación en las clases en lugar de las notas. Además, se proveerá información sobre las acciones en contra del hostigamiento sexual, así como de las finanzas.

En el caso del Recinto de Río Piedras, se incrementará un 54% las clases presenciales para el próximo semestre, se extenderá el horario de varias bibliotecas, se atenderá la escasez de hospedajes para estudiantes, mientras que el rector Luis A. Ferrao se comprometió a expresar públicamente su rechazo a los recortes presupuestarios, al plan fiscal y al cierre de unidades.

Olavarría señaló que la preocupación de los estudiantes por las finanzas es genuina y lo que busca es que se siga trabajando en conjunto para manejar los problemas.

En esa línea dijo que el martes estarán haciendo un llamado a las aportaciones como parte del ‘Giving Tuesday’, la iniciativa que se conmemora cada martes luego de Acción de Gracias y que promueve la filantropía. La idea es impulsar que exestudiantes y la comunidad en general puedan hacer sus donaciones a través de la página www.upr.edu/donaciones.

La huelga estudiantil surgió cerca de dos meses después de que Olavarría asumiera la presidencia interina de la UPR. Para la profesora, si alguna lección dejó este proceso, fue que hay que estar “bien pendiente” y escuchar siempre a la comunidad universitaria.

“Y hay que ser flexible en las decisiones que tomamos”, afirmó al tiempo en que dijo que las mentes deben trabajar juntas para que la UPR vuelva al lugar de excelencia en el que siempre debe estar.

“Otra lección para el pueblo de Puerto Rico, no sólo para mí como presidenta, es que nuestros jóvenes están heredando una situación bien difícil en términos económicos y sociales. Por eso debemos acercarnos y ayudarlos para que la realidad sociocultural y económica en el futuro de Puerto Rico sea mejor”, destacó.