Noelia García
La secretaria de la Gobernación, Noelia García, señaló que el valor añadido por el nuevo operador tendrá un costo para los turistas que visiten las islas municipio. >Josian E. Bruno Gómez / EL VOCERO

Hasta que todas las embarcaciones de la Autoridad de Transporte Marítimo (ATM) no estén arregladas no se completará la transición a la empresa HMS Ferries para la operación del transporte con las islas municipio de Vieques y Culebra y entre Cataño y San Juan.

Sin embargo, el gobierno insiste en que la privatización del servicio por los próximos 23 años es la mejor opción para mejorar todo el sistema. Sostienen que pasaban los años y seguían los problemas, las quejas y el servicio no estaba funcionado.

Según la secretaria de la Gobernación, Noelia García, tener una nueva oportunidad para intentarlo era no aprender de los errores.

“El gobierno tiene que reconocer cuándo le toca operar y cuándo le toca fiscalizar y cuándo le toca hacer las dos”, expuso ayer García en un aparte con EL VOCERO.

La funcionaria enfatizó en que no había control de los gastos en la agencia y la burocracia no le permitía avanzar.

Sobre la responsabilidad del gobierno de imponer mejores garras para controlar el gasto y la eliminación de procesos innecesarios que refuerzan la burocracia, García expresó que “el gobierno siempre será gobierno” y está limitado.

La secretaria de la Gobernación elogió una y otra vez la gestión que por los pasados seis meses ha realizado el director de Transporte Marítimo, Jorge Droz, y aseguró que la situación de las lanchas disponibles y el itinerario se ha estabilizado sustancialmente.

Hasta ayer suman 81 días consecutivos sin atrasos en las lanchas. García señaló que un servicio tan esencial no puede depender de que haya un director nuevo con cada cambio de gobierno.

“Hasta ahora la pluma estaba abierta para la prestación de estos servicios, o se cerraba o nunca se iba a resolver, porque estaban mal administrados”, aseguró la funcionaria.

Se informó que cada año el gobierno ha gastado entre $45 millones y $55 millones en la operación de las lanchas. Los recaudos por concepto de venta de boletos rondan los $5 millones. El resto es subsidiado mayormente por fondos federales.

El contrato con HMS Ferries es por $32 millones anuales. La empresa apuesta a que con el peritaje en el manejo del servicio de lanchas en uno de los lugares turísticos más visitados, la Estatua de la Libertad, o del servicio turístico en las cataratas del Niágara, logrará mejoras y cambios sustanciales.

Según el subdirector de la Autoridad para las Alianzas Público Privadas, Nelson Pérez, la privatizadora tendrá ganancias sin que los viequenses y culebrenses se queden sin servicio bajo ninguna circunstancia y sin que se aumente arbitrariamente la tarifa para los residentes.

Detallan el asunto de las tarifas

Para que haya cambio en las tarifas, la empresa tiene que obtener la aprobación del gobierno, de la Federal Transportation Authority (FTA) y de la empresa misma. Si se justifica el cambio y las tres entidades están de acuerdo, entonces sí podría haber un aumento.

El precio en el servicio para turistas tendrá otro rumbo. El aumento en esa tarifa no hay quien lo despinte.

Autoridad de Transporte Marítimo
Jorge Droz, director de la Autoridad de Transporte Marítimo.>Josian E. Bruno Gómez / EL VOCERO

“La intención nunca va a ser aumentar la tarifa a los residentes. Esto es un sistema que se subsidia de fondos federales y para, inclusive, aumentar la tarifa de turistas tiene que haber aprobación de HMS, de ATM y del gobierno federal, pero la intención nunca va a ser aumentar la de residentes. Ahora, llevar a market value el turista, seguro. ¿Por qué no?, si estamos elevando y exponenciando la calidad del servicio. Además, tiene que ser costo-efectivo y atractivo para el operador. Así que ahí es donde el operador maximiza sus posibilidades y también genera ingreso, en las concesiones que integra a las tarifas de turistas”, declaró García.

Pérez agregó que en el contrato con HMS se tomaron medidas “para proteger a los residentes”.

“No es un aumento que lo solicita una parte y se da. Tiene que solicitar, hay unas evaluaciones, tiene que cumplir con un proceso federal. La FTA tiene que aprobarlo y el Estado tiene que aprobarlo. Es un derecho que el Estado tiene también… se ha protegido en el contrato para que no haya aumentos arbitrarios para los residentes”, indicó Pérez.

En cuanto a las tarifas que se impondrán a maestros, policías, médicos y otro personal que trabaja asignado en las islas municipio, así como los comerciantes bonafide, se han discutido múltiples opciones y alternativas, pero hasta ahora no ha habido un consenso de cómo se va a tratar, dijo la portavoz de prensa de la Gobernación, Sandra Gutiérrez.

Sobre la preocupación de que el contrato tenga lagunas mediante las cuales la empresa pueda solicitar cobros adicionales a los estipulados inicialmente, Pérez reconoció que el documento provee para un límite de “cosas no contempladas”.

“Un ejemplo: a mí se me contrató para vender comida y me pidieron: ‘sirve solamente arroz, habichuelas y pollo’, y de momento empiezo a pedir: ‘dame un rib eye’. Yo, cuando sometí mi propuesta no era para un rib eye, te puedo dar el servicio de rib eye porque tengo la capacidad, pero tenemos que sentarnos y llegar a un acuerdo para someter ese servicio y esas cosas adicionales que yo como Estado solicito y lo tengo que pagar”, describió el subdirector de la AAPP.

“Hay unas cláusulas que proveen para servicios adicionales fuera de ‘schedule’, servicios extraordinarios de ‘mira, necesito un servicio adicional para esto’. En el contrato establece que en el mes tienes hasta ocho semanalmente. Tienes unas cantidades. Y otros (servicios adicionales) se puede dialogar y llegar a unos acuerdos, pero si tú te sales de ese marco que tú apostaste y estás pidiendo servicio adicional, tienes que pagar porque tú te comprometes a un contrato y tienes que cumplir el contrato”, detalló.

Para García, el control de gastos se dio en ese contrato ya firmado por menos de lo que le cuesta ahora al gobierno la operación de las lanchas.

Todo por fases

De la fase 1 para la transición ya se completó la evaluación de las instalaciones y se espera que a finales de este año ya estén en control de HMS, dijo Pérez. Luego toca seguir evaluando las embarcaciones y el mantenimiento y arreglos que requieran. Según las embarcaciones estén completamente arregladas se irán terminando los contratos actuales de alquiler y las embarcaciones van pasando a la operación de HMS.

La fase 2 se tiene prevista para arrancar en enero de 2024, aunque puede ser antes.

“Hasta ahora todo va en calendario”, dijo Pérez.

Mientras, alrededor de 15 empleados que son parte de ATM ya han pasado a HMS. Según estén listas las embarcaciones también debe ir aumentando la cantidad de trabajadores que pueden solicitar a HMS, o puede pedir jubilación o traslado a otra agencia de gobierno.