mellado
Mellado indicó que ha enfocado en apelar al conocimiento médico de los congresistas para que entiendan la realidad y las necesidades de la ciudadanía de la Isla. > Archivo / EL VOCERO

Una delegación salubrista culminó ayer una jornada de reuniones con congresistas en Washington DC para abogar por enmiendas al acuerdo bipartita logrado la semana pasada que propone asignar fondos al programa Medicaid para Puerto Rico y otros territorios.

Aunque ven con buenos ojos el pacto, anunciado por la comisionada residente Jenniffer González, la delegación entiende que otras áreas se verían afectadas —como limitaciones en el Porcentaje de Asistencia Médica Federal (FMAP, por sus siglas en inglés), que sería de 76% en lugar del 83% actual por la emergencia pandémica— y el hecho de no poder expandir la cubierta médica como se esperaba, según expresó a EL VOCERO Edna Marín, directora ejecutiva del programa Medicaid en Puerto Rico, el cual financia el plan de salud del gobierno (Vital).

“Vino acá a Washington una delegación adicional para continuar educando al Senado (federal) sobre la necesidad que tiene Puerto Rico de que dentro del espacio del tiempo que existe, se puedan realizar unas enmiendas adicionales al proyecto anunciado”, destacó Marín.

“En efecto, no es que el acuerdo sea un mal acuerdo. Pero en Puerto Rico estamos un poco preocupados porque el acuerdo al que se llegó en cuanto al porcentaje del FMAP podría tener un impacto negativo en cuanto a la cualificación y participación de algunos de los participantes dentro del programa”, abundó. “Lo que estamos tratando es de educar al Congreso para que podamos mantener el 83% actual”, agregó.

Informó que se estuvieron reuniendo con senadores, entre ellos los republicanos Marco Rubio y Mitch McConnell y que también sostuvieron reuniones en la Administración de Asuntos Federales de Puerto Rico (Prfaa, por sus siglas en inglés).

La funcionaria entiende que es necesario “mantener no solamente a los elegibles que han entrado al programa, sino expandir la elegibilidad a una población que todavía sufre de no tener los ingresos necesarios para poder pagar un plan de salud privado”.

Indicó que actualmente el País tiene de 150,000 a 200,000 ciudadanos que no pueden costear un plan médico privado.

Marín afirmó que esta ha sido la información que les han ofrecido a los congresistas y considera que han tenido una respuesta “muy positiva”.

Lleva la perspectiva médica

El secretario del Departamento de Salud, Carlos Mellado, es parte de estas gestiones. Sostuvo que su labor ha estado enfocada en apelar al conocimiento médico de los congresistas para que entiendan la realidad y las necesidades de la ciudadanía de la Isla.

“Hemos estado empleando la parte médica. Una de las cosas que hemos estado diciendo es que tenemos 17% de diabetes en la población de Puerto Rico, tenemos 44% de hipertensión y tenemos las enfermedades cardiovasculares en un 7%”, detalló Mellado.

Agregó que el objetivo es “expandir el programa (de Medicaid)”. Insistió en que se debe dejar el pareo de fondos de 83% que se otorgó por la emergencia del coronavirus (covid-19).

 “Ha habido una excelente recepción. Ellos entienden la problemática en Puerto Rico y no tuvimos ningún no de los congresistas. Hoy (ayer) culminamos las reuniones, pero seguiremos en contacto con ellos”, sostuvo el titular de Salud.

El acuerdo bipartita que se alcanzó en el Comité de Energía y Comercio de la Cámara de Representantes federal asigna a Puerto Rico aproximadamente $3,000 millones en fondos del programa Medicaid durante los próximos cinco años. 

Sin embargo, no provee paridad de fondos en comparación con los estados —que era la solicitud del gobierno al Congreso—, por lo que conocedores de la industria médica en la Isla sostienen que podrían quedarse sin los recursos que entienden que la población necesita.

Periodista y asistente en Mesa de Información.