Jeiden Elier

El pasado 12 de agosto se realizaron en Cidra los actos fúnebres del niño Jeiden Elier Santiago Figueroa. >Nahira Montcourt/ EL VOCERO

Cuatro funcionarios del Departamento de la Familia que intervinieron con el caso del niño Jeiden Elier Santiago Figueroa, que en medio de una disputa sobre su custodia, fue asesinado alegadamente por su padre, fueron referidos al Departamento de Justicia ante la posibilidad de que hayan cometido actos delictivos.

Según una investigación administrativa de la dependencia, estos cuatro funcionarios fallaron en alguna de las siguientes instancias: atrasos en la entrega de informes escritos sobre la intervención en el caso y que fue requerido por el tribunal, incumplimiento del Protocolo de Intervención y una supervisión inefectiva.

Como medida cautelar las cuatro personas fueron removidas de sus puestos en lo que culmina el proceso disciplinario administrativo.

La secretaria rechazó identificar los nombres de las personas referidas. Tampoco quiso establecer los posibles delitos que identificaron y que se detallaron en el referido a Justicia.

“Yo asumo la responsabilidad por la ejecutoria de todo mi equipo de trabajo”, dijo la titular de la agencia, Carmen Ana González Magaz en una rueda de prensa, en la que, sin embargo, afirmó que no renunciará al cargo.

La secretaria agregó que la conclusión del trabajador social que intervino en el caso era que el menor debía regresar con su madre, a quien se le había retirado temporalmente la custodia tras una denuncia sobre presunto abuso sexual por parte de un tío materno.

Si el tribunal que intervino en el caso le hubiese permitido rendir un informe oral, eso hubiese dicho el empleado, dijo la funcionaria. En cambio, se postergaron varias vistas a la espera de un informe escrito. 

A la fecha de su asesinato, el niño de ocho años estaba bajo la custodia de su padre y la compañera sentimental del individuo. El mismo día en que se debía definir quién mantendría su custodia Jeiden fue llevado a un hospital donde se certificó su muerte. 

El padre del menor, identificado por la Policía como Jonathan Santiago Cortés, se encuentra sumariado tras no prestar una fianza de $600,000 tras ser acusado por el asesinato del niño, en la modalidad de maltrato.

Santiago Cortés llevó a su hijo a una institución hospitalaria donde luego fue declarado muerto. Allí alegó que el niño sufrió una caída en su hogar en Vistas de Jagueyes en Aguas Buenas.

Un informe del Instituto de Ciencias Forenses (ICF) concluyó que el cuerpo del menor mostraba hematomas y quemaduras, por lo que su fallecimiento se catalogó como homicidio.

El acusado había recibido la custodia provisional del niño aproximadamente dos meses antes del incidente, cuando un tribunal se la otorgó, ya que Jeiden alegó que un tío materno lo agredió sexualmente.

Poco después, personal del Departamento de la Familia concluyó que el niño podía regresar con la madre, pero ante la supuesta falta de informes escritos, las vistas fueron suspendidas en al menos dos ocasiones.

Por otra parte, la secretaria mencionó que el Departamento de Familia reforzará el cumplimiento de sus protocolos y procedimientos para el manejo de los casos que son investigados y se implementarán esfuerzos adicionales en la supervisión constante y directa en los casos.

“El resultado de la investigación nos permitió identificar las áreas de oportunidad, tanto en los procesos administrativos, como en los investigativos”, destacó.

En tanto, la abuela de Jeiden, Elizabeth Centeno, dijo que esperan que ahora el Departamento de Justicia "haga su trabajo". 

"Queremos justicia para Jeiden porque nos fallaron. El Departamento de Justicia tuvo mucho que ver [en la muerte de Jeiden] y se pasaron el caso como una papa caliente", dijo la mujer muy conmovida tras conocer la noticia en una entrevista con Telemundo.