camioneros
El área de los muelles se mantuvo ayer cerrada debido al paro de los camioneros. >Carlos Rivera Giusti/EL VOCERO

Aunque los transportistas mantienen detenida la mayoría del acarreo de carga de manera indefinida, parte del sector comercial tenía un plan de contingencia en marcha y todavía no ha apretado el botón de pánico, esperanzado en que se alcance una resolución esta misma semana.

Puerto Rico despertó ayer, un miércoles en pleno verano y temporada de huracanes, con preocupación por el abasto de suministros, como gasolina y alimentos. La negativa de la Junta de Control Fiscal (JCF) de poner en vigor el reglamento propuesto por el Negociado de Transportación y otros Servicios Públicos (NTSP), que incluye nuevas tarifas para regir el pago a los transportistas, impulsó al Frente Amplio de Camioneros de Puerto Rico a decretar un paro.

“La Junta colonial lo que quiere es proteger los intereses de los ricos para obligarnos a aceptar la reducción de las tarifas y no lo vamos a permitir. Ya los camioneros no aguantamos más. Cuando aumenta la luz, el gas y la canasta básica de alimentos, la Junta no dice nada”, exclamó Edwin Marrero, presidente de la Asociación de Camioneros de Arrastre.

“Cuando hace falta proteger a los trabajadores con un aumento razonable de la tarifa o el salario, entonces la Junta se entromete para favorecer a los ‘colmillús’ del País”, añadió Marrero.

El paro, según los transportistas, no incluye la entrega de diésel para los hospitales, las medicinas, el correo ni emergencias que involucren servicios de salud.

camioneros 2
Líderes de los transportistas se congregaron ayer frente a la zona de los muelles para hacer sus planteamientos en cuanto a la situación con las tarifas. >Carlos Rivera Giusti/EL VOCERO

En el sector automotriz, el portavoz Ricardo García indicó que solo algunos concesionarios no habían podido recibir piezas durante el primer día del paro, además de carros. Sin embargo, “no hemos hecho nada público, porque esperamos que se resuelva. El ‘bottom line’ es que necesitamos que se resuelva lo más pronto posible”, expresó.

Aunque el cese de labores comenzó a las 12:01 de la madrugada del miércoles, otros comercios habían retirado su carga la noche antes, según Manuel Reyes, vicepresidente ejecutivo de la Cámara de Mercadeo, Industria y Distribución de Alimentos (MIDA).

“Nosotros ya estábamos teniendo dificultad supliendo por la pandemia, hay una escasez global por la pandemia, así que cualquier interrupción es preocupante, pero nosotros hicimos gestiones ayer (martes) para sacar la mercancía del muelle y los camioneros han estado trabajando”, aseguró Reyes Alfonso a EL VOCERO.

Por su parte, Iván Báez, presidente de la Asociación del Comercio al Detal, aseguró que contratarán compañías privadas de acarreo “para no dejar desamparado al pueblo de Puerto Rico”.

Tanto Reyes como Báez aseguraron a este rotativo que estaban a favor de la revisión de tarifas, pero eso no podía incluir a los contratistas privados.

“Los contratos privados, nuestra interpretación es que no están regidos por el Negociado. Sería un malísimo precedente que el Gobierno intervenga”, argumentó Báez.

Negociado busca consenso

El presidente del NTSP, Jaime Lafuente, reconoció que uno de los puntos en controversia es la regulación de tarifas a los contratistas privados, ya que el NTSP tiene el deber de regular a los transportistas en general.

Sin embargo, busca una solución para complacer tanto a la Junta Fiscal como a los transportistas.

“Tenemos unas alternativas a discutir con los transportistas. La idea es abrir una discusión a ver de qué manera podemos complacer a todo el mundo. Todos cediendo algo a ver si llegamos a algo”, expresó Lafuente a EL VOCERO.

El ingeniero prefirió no abundar sobre los pormenores, pero aseguró que quería resolver el asunto lo más pronto posible. Sostuvo reuniones con un grupo de transportistas el miércoles en la tarde para discutir un posible borrador. De funcionar, lo presentaría a otro gremio de transportistas.

“No la considero suficientemente madura para decirla a viva voz… Si me dicen que lo que se va a presentar es razonable, me quedo trabajando para presentarla a la Junta”, reiteró Lafuente, quien, además, hizo un llamado a la “cordura” a la ciudadanía para no agotar los suministros disponibles.

Se estima que hay alrededor de 42,000 transportistas en Puerto Rico. Las tarifas no se revisaban desde 2005, pero en diciembre de 2020, el NTSP dio paso al aumento. La JCF concluyó que la regulación propuesta no cumplía con el Plan Fiscal y, por consiguiente, con la Ley Promesa.

Lafuente explicó que sería imposible eliminar las tarifas de la noche a la mañana, tal como propone el ente financiero, y “si quieren eso, tendrían que trabajarlo, pero ahora el ‘issue’ es modificar unas secciones”.

En declaraciones escritas, el gobernador Pedro Pierluisi Urrutia solicitó ayer que las tarifas y regulaciones vigentes se mantuvieran “hasta tanto tengamos un reglamento final, por lo que el Negociado se mantendrá fiscalizando el cumplimiento de estas, así como los demás aspectos bajo su jurisdicción”.

Pierluisi Urrutia, quien se encuentra de vacaciones fuera de la Isla, también exhortó a los camioneros a desistir del paro.

“Siguen en vigor”

Pese al cese de labores, los transportistas asumen que las tarifas nuevas continúan en vigor. Por eso algunos grueros removieron los rótulos viejos de sus vehículos, ya que portar una factura previa es motivo de multa.

“Si me están diciendo los inspectores del Negociado de Transporte que ponga las tarifas nuevas, quiere decir que están en vigor”, afirmó Luis Rodríguez, presidente de la Asociación de Grueros.

Para los transportistas, la revisión de las tarifas es una medida necesaria para combatir la larga lista de costos que tienen que incurrir para mantener su negocio. Para las grúas, el nuevo cargo es de $44: $40 por el enganche y el restante es el cobro por milla.

El costo ha aumentado diez dólares desde la revisión anterior hace casi dos décadas.

“Mira, yo te diría que no es una cosa que sea del otro mundo, pero estamos conforme. Estábamos primero a tres pesos cada milla y ahora estamos a cuatro dólares. Pues ahí a nosotros, por lo menos al gasto de combustible, gasto de los peajes, pues el peso nos hace mucha falta”, explicó Rodríguez.