VR02212016_GOBIERNO_CEE_CG1
La Legislatura tiene hasta la semana próxima para actuar sobre los nominados a la CEE. >Archivo/EL VOCERO

De ser confirmado por la Asamblea Legislativa como presidente de la Comisión Estatal de Elecciones (CEE), el juez superior Jorge Rivera Rueda tendrá como prioridad devolverle al País la confianza en el proceso electoral.

Rivera Rueda y el juez superior Edgar Figueroa Vázquez —quien aspira a convertirse en presidente alterno de la CEE— llegaron ayer hasta el Capitolio para reunirse con el presidente del Senado, José Luis Dalmau.

Más temprano, Dalmau había adelantado en conferencia de prensa que tendría la reunión con ambos candidatos. “En el caso de la CEE, la nominación para presidente y para presidente alterno tiene una fecha límite, que es la semana que viene. En o antes del día limite yo estaré haciendo expresiones sobre ese particular, porque estamos decidiendo qué curso vamos a tomar con eso; o sea, si le vamos a hacer vistas públicas o no”, adelantó el líder senatorial.

En un aparte con periodistas, Rivera Rueda afirmó que siempre ha estado dispuesto a ocupar cargos donde pueda ayudar al pueblo y desempeñarse a cabalidad.

“Yo con mucho gusto estoy disponible para el beneficio de la ciudadanía. Para mí esto es un reto, un reto profesional y estoy disponible. Obviamente los cuerpos (legislativos) determinarán”, sostuvo el juez a su llegada a la reunión con el presidente senatorial.

Cuestionado sobre el señalamiento de que en las elecciones generales de noviembre pasado votó en el pueblo de Cidra a pesar de que residía en Caguas, Rivera Rueda aceptó que no había cambiado su domicilio electoral.

“Una cosa es la residencia y otra lo que es el domicilio electoral. Para efecto de las elecciones, mi domicilio electoral estaba en Cidra. Al día de hoy y al momento de las elecciones, residía en Caguas”, indicó Rivera Rueda.

“Me llamaron a la caja de bateo”

Figueroa Vázquez, por su parte, considera que tiene mucho que aportar a la CEE y destacó su carrera como servidor público. Informó que ocupó el cargo de juez municipal por un periodo de seis años y que es juez superior desde hace dos años.

“Mi carrera como servidor público está ahí y como servidor público (puedo hacer) una analogía como en la pelota: uno siempre está en el ‘dugout’ y me llamaron a la caja de bateo. Así que estoy disponible. De no ser confirmado, pues al otro día estaré en mi sala en el Tribunal de Carolina sirviendo al pueblo de Puerto Rico”, aseguró.

Desde sus funciones como juez municipal, Figueroa Vázquez agregó que ha trabajado de cerca con las Juntas de Inscripción Permanente (JIP). “Parte de las funciones de un juez municipal es presidir las juntas de comisiones locales, uno trabaja como presidente de esas juntas —lo que son las llamadas JIP— y uno ve de primera mano en el ‘field’ lo que es el evento electoral”, detalló el juez superior.

La semana pasada, el gobernador Pedro Pierluisi sometió a la Asamblea Legislativa los nombramientos de Rivera Rueda y Figueroa Vázquez, luego de que los comisionados electorales no pudieran ponerse de acuerdo sobre los candidatos que había designado el primer ejecutivo.

La Legislatura tiene 15 días para actuar sobre las designaciones a la CEE. Este fecha límite vence la próxima semana.

Si la Cámara de Representantes y el Senado no avalan los nominados a dirigir el organismo electoral, la selección recaerá en los jueces del Tribunal Supremo.