Karla Mercado Rivera

Mercado indicó que la ASG también ofrecerá educación al sector privado.

Hacer negocios con el gobierno de Puerto Rico puede ser una gestión engorrosa, no solo por la cantidad de documentación que se exige, sino por la dilación de los procesos. Dentro de la estructura gubernamental puede presentirse que cualquier gestión tardará meses, y fuera de ella, en ocasiones, se cometen actos de corrupción para acelerar ciertos procesos que, generalmente, tardan mucho tiempo en ser descubiertos.

Este escenario es inaceptable, y para atajarlo, la Administración de Servicios Generales (ASG) ya no quiere trámites de meses ni duplicidad de esfuerzos, sino agilidad, y por ello está volcando sus esfuerzos en cambiar del papel carbón y los quintuplicados de ayer a la tecnología de hoy.

La educación comienza en casa, y por eso la ASG inauguró ayer su propia academia, mediante la cual estarán adiestrando a los empleados públicos a cargo de los procesos de compras, bienes y servicios del estado sobre las mejores prácticas, la utilización de la tecnología y el manejo adecuado de fondos públicos, a tenor con la Ley 73 del 2019.

El anuncio lo hizo la administradora de la ASG y principal oficial de compras del Gobierno, Karla Mercado Rivera, junto con personal del Departamento de Justicia, el Negociado Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés), la Oficina del Contralor, la Oficina de la Inspectora General (OIG), la oficina de Ética Gubernamental y el Tribunal Supremo.

“Vimos la necesidad de adiestrar internamente sobre los nuevos procesos a todos los empleados y dar a conocer en la industria privada cómo se manejan ahora los procesos de compra y subasta del Gobierno para ganar la confianza que se perdió con el pasar de los años”, explicó Mercado Rivera en entrevista telefónica con EL VOCERO.

“También vamos a estar dando educación continua a los empleados gubernamentales, desde los compradores hasta los abogados, y esa educación estará disponible para la industria privada; allí podrán aprender cómo licitar en un requerimiento de propuestas (RFP, por sus siglas en inglés) y aprender sobre los cambios a las distintas legislaciones”, detalló.

La administradora explicó que la academia va a contar con cursos fijos de adiestramiento sobre compradores, especialistas de subasta, educación jurídica sobre proceso de contratación gubernamental, y cursos especiales dependiendo de la demanda con recursos fijos o candidatos especiales. “Próximamente, vamos a estar dando el catálogo del curso, para que esté abierto a toda la comunidad”.

Los errores más comunes que cometen los jefes de agencia en las contrataciones, de acuerdo con Mercado Rivera, son falta de orden y lentitud.

“En servicios no profesionales, básicamente donde se falla es en plasmar lo que la agencia necesita para poder salir a la industria y decir lo que requerimos comprar. Se trabaja con mucha reactividad; se espera al último minuto y eso genera errores”, explicó la administradora. “Además, internamente se está atrasando el proceso de peticiones y se atrasa el proceso de adquisición de cualquier bien o servicio; a veces pasan hasta meses”.

Mercado Rivera ejemplificó estos retrasos diciendo que hay trámites de entidades gubernamentales que, en vez de pasar por la plataforma de ASG, “van por siete oficinas y se tardan un mes. Lo que estamos intentando es uniformar el proceso dentro de las entidades gubernamentales, garantizando los controles, y quien único puede garantizarlo es la implementación de la tecnología que logra la agilidad y el control del manejo de fondos públicos”.

Lo más importante, para la administradora, es centralizar los esfuerzos. “Si hay contratos centralizados, lo que tardaba 20 días está saliendo en 15 a 20 minutos”, aseguró.

Esta uniformidad de procesos y capacitación de personal, entre otros, previenen la corrupción y aseguran la sana administración pública, de acuerdo con el secretario del Departamento de Justicia, Domingo Emanuelli.

“A través de la ASG, se ha establecido un modelo más eficiente para la compra de bienes, obras y servicios por parte del gobierno, enmarcado dentro de los principios de transparencia, uniformidad y sana competencia. Para asegurar el cumplimiento de estas nuevas disposiciones es sumamente importante proveer la capacitación adecuada a los empleados públicos. De esa forma se logrará la ejecución certera y efectiva, así como la fiscalización en todos los niveles y operaciones gubernamentales”, dijo el secretario de Justicia.

Mientras, el director del FBI en Puerto Rico, Joseph González, indicó que “un ciudadano no puede reportar lo que no reconoce como delito. Un contratista no puede defenderse de prácticas ilícitas, si realmente no entiende el proceso. Es difícil saber cuándo se ha cruzado la raya, si la raya no está claramente delineada o visible. Por eso, felicito a la ASG por esta iniciativa e invito a otros colegas a seguir este ejemplo. No me cabe la menor duda de que, si todos nos ponemos de acuerdo y continuamos haciendo esfuerzos como este, podemos hacer una gran diferencia”.

Recibe más información sobre esta y otras noticias. Pulsa aquí si eres usuario de Android o de iPhone.