poste Yabucoa

Al igual que en Yabucoa, en el resto de la Isla hubo una gran destrucción del sistema eléctrico. (Archivo/EL VOCERO)

El huracán María causó grandes estragos en el sistema de energía eléctrica y como consecuencia el País se quedó a oscuras. Después del paso del ciclón el 20 de septiembre de 2017, en las comunidades se observaban postes partidos y derribados y la maraña de cables del tendido eléctrico.

Hoy, cuatro años más tarde, el servicio continúa inestable y el sistema de transmisión y distribución ya no es manejado por la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), sino por la compañía LUMA Energy, que asumió la operación desde el 1ro de junio pasado.

“El huracán María básicamente destruyó gran parte de la transmisión y distribución de la Isla, por no decir todo. Las unidades generatrices no fueron afectadas con igual intensidad. Sí hubo daños en las unidades, hubo unas torres que se dañaron y unas cosas que se dañaron, pero realmente no hubo impacto grande en la generación”, expresó el director ejecutivo de la AEE, Efran Paredes, en declaraciones a EL VOCERO.

Enfatizó que cuando el huracán pasó, la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) inyectó un “montón” de fondos federales para restablecer el sistema energético en el periodo de emergencia.

“Estábamos completamente apagados y la emergencia es establecer el sistema para darle electricidad a todas las personas y por eso es que se restablece o se reconstruye todo de una manera rápida y segura, elevando las estructuras o moviéndonos a unos códigos y estándares mayores para poder sobrellevar y subsistir un futuro impacto”, subrayó.

Posterior a este periodo de emergencia, según agregó, comenzaron las mejoras permanentes en el sistema, con un estimado de los daños causados por el huracán. “Entonces se llega a los $10,000 millones que todos conocemos. Esos $10,000 millones están básicamente circunscritos a que tenemos que tener unos códigos y estándares actualizados que nos permitan manejar algo parecido a lo que pasó con María, si se diera el caso de que volviera a pasar”, explicó Paredes. 

De los $10,000 millones, $8,000 millones son para la transmisión y distribución de energía, mientras que el restante es para trabajos en hidroeléctricas, represas, embalses y canales de riego.

Sin embargo, Paredes no precisó ayer la cantidad de los fondos que ha recibido la agencia por reembolso luego de las mejoras realizadas.

Indicó que de la parte de transmisión y distribución no tenía detalles porque esa parte del sistema la trabaja LUMA, y sobre la generación afirmó que los reembolsos han sido “mínimos”.

Aseguró que los daños causados por el huracán en la parte de la generación eléctrica han sido arreglados y que están en el trámite de solicitar los reembolsos. “Esto nos da una oportunidad única de poder reconstruir y poder atemperar el sistema de transmisión y distribución”, apuntó el titular de la AEE.