Covid-19, variante

Al igual que en el resto del mundo, la comunidad científica en Puerto Rico está atenta al desarrollo de la nueva variante del covid-19. La Organización Mundial de la Salud (OMS) denominó ayer esta variante como ómicron y la catalogó como altamente transmisible y preocupante.

De acuerdo con Marcos López Casillas, gerente de investigación del Fideicomiso de Salud Pública del Fideicomiso de Ciencia, Tecnología e Investigación, conocer sobre la variante es importante aunque los casos se han reportado en otros lugares, particularmente en África.

“Primero, no sabemos cuál va a ser su comportamiento porque no se han hecho los estudios. También porque está surgiendo de un proceso que se está dando en Sudáfrica, donde acaban de salir de una ola de casos con la variante delta. Allí solo el 24% de la población está vacunada contra el covid-19 y las mutaciones que han acumulado son bastante altas”, explicó.

“Hay que continuar con las mismas medidas: vacunación, mascarilla, distanciamiento, prudencia y estar pendientes a lo que está saliendo sobre esto para saber cuál debe ser el rol a nivel personal para evitar que, si llega a Puerto Rico, podamos enfrentarlo. Yo espero que no tengamos que enfrentarlo”, sostuvo López.

En declaraciones escritas, el secretario de Salud, Carlos Mellado, comunicó que “el sistema de vigilancia genómica del covid-19 se mantiene activo ante la nueva variante B.1.1.529, nombrada ómicron. En colaboración con laboratorios, la academia y los CDC continuamos la secuenciación e investigación de los casos. Mientras tanto, el llamado sigue siendo el mismo: reforzar las medidas de mitigación y prevención como el uso de mascarillas, áreas ventiladas, vacunación, aislamiento y cuarentenas”.

El funcionario agregó que “si se identificara en la Isla la nueva variante, se evaluarán las características epidemiológicas de los casos y lo haremos saber. Los mantendremos informados a través de https://covid19datos.salud.gov.pr/#vigilancia”.

En Puerto Rico se han reportado casos identificados con diez variantes del covid-19. La variante más común en la Isla, según las estadísticas del Departamento de Salud, es la delta.

En el comunicado circulado ayer, la OMS informó que el grupo de asesores técnicos que evalúa las variantes del covid-19 determinó clasificar a ómicron como una variante de preocupación. El organismo mundial indicó que esta variante fue reportada por primera vez en Sudáfrica el 24 de noviembre. El primer caso se identificó el 9 de noviembre.

“Esta variante tiene muchas mutaciones, algunas de las cuales son de preocupación. La evidencia preliminar sugiere un aumento en el riesgo de reinfección con esta variante al compararla con otras variantes”, advirtió la OMS. “El número de casos de esta variante aparenta estar en aumento en prácticamente todas las provincias de Sudáfrica”, puntualizó.

Las variantes de un virus pueden agruparse en varias categorías. Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés) definen la variante de preocupación como una “para la cual existe evidencia de una mayor transmisibilidad, casos más graves de enfermedad, reducción significativa en la neutralización por anticuerpos generados durante una infección anterior o la vacunación, menor efectividad de los tratamientos o las vacunas, o fallas en el diagnóstico”.

La variante delta también está clasificada como una variante de preocupación.

La declaración de la OMS provocó ayer que cayera la bolsa de valores de Wall Street y regresaran las restricciones a los vuelos aéreos en varios países. Se indicó que países de la Unión Europea acordaron prohibir temporalmente los vuelos con salida y destino al sur de África. Mientras que Alemania, Italia, Países Bajos, España y Francia ya habían adoptado la suspensión de vuelos aun antes del anuncio de la OMS.

No hay casos en EE.UU.

Anthony Fauci, principal experto en enfermedades infecciosas en Estados Unidos, informó que no han detectado un caso de la variante ómicron en este país.

Aun así, Estados Unidos anunció ayer tarde que restringirá los viajes desde Sudáfrica y otras siete naciones a partir del lunes. La restricción aplica a Botsuana, Zimbabwe, Namibia, Lesotho, Suazilandia, Mozambique y Malaui. Según se informó, los ciudadanos norteamericanos que viajen desde estos países tendrán entrada, pero deben mostrar la prueba negativa al covid-19.

López Casilla explicó que la variante ómicron “se detectó principalmente en Sudáfrica. No significa que es de allá, pero por lo menos han secuenciado 77 casos en Sudáfrica, cuatro en Botsuana y uno o dos más en Hong Kong y Bélgica. Algunos de estos casos han sido en personas no vacunadas. En Botsuana fueron personas vacunadas, pero no sabemos qué vacuna, porque en estos países hay diferentes tipos de vacuna. Obviamente se estima que hay muchos más de los 77. Esos son los que se han secuenciado”.

La preocupación con esta variante, añadió, surge porque ha demostrado tener muchas mutaciones “que levantan bandera porque son mutaciones que la gran mayoría de los casos han estado asociados algunos de ellos con evasión de la respuesta inmune y transmisibilidad”.

“No sabemos cuál va a ser su comportamiento porque no se han hecho los estudios. Esto se está dando en Sudáfrica, donde acaban de salir de una ola de casos delta. Solo el 24% de la población está vacunado y las mutaciones que ha acumulado esta variante son bastante altas”, agregó López Casillas, también miembro de la Coalición Científica que asesora al gobernador Pedro Pierluisi en asuntos relacionados al covid-19.

Ojo al nivel de transmisión

Víctor Ramos, presidente del Colegio de Médicos Cirujanos, sostuvo que hay que mirar de cerca la variante ómicron por lo que ha significado otras variantes al nivel de contagios del virus en la Isla.

“Hay que ver el nivel de transmisibilidad y el nivel que pueda tener de evadir la vacuna. Sabemos que tiene 30 mutaciones en la espiga y 20 en otros lugares del virus y está compitiendo con delta en Sudáfrica”, abundó Ramos.

“Delta ha sido una variante tan agresiva que desplazó a todas las demás, incluyendo la original que era mu, que se desarrolló en Colombia y era la variante previa con muchas mutaciones en la espiga del virus. Hay que esperar a ver el nivel de transmisibilidad (de la variante ómicron) y el nivel de evasión de la vacuna. Eso es lo más que preocupa”, afirmó.

Para tener más data científica, sostuvo, es preciso esperar a que se realicen los estudios y la variante se enfrente a países con un mayor número de personas vacunadas.

“Estamos empezando. Hay que observar y ver los reportes que saca la OMS para saber cuánto puede evadir la vacuna”, indicó.

En Puerto Rico no se reportaron muertes ayer por el coronavirus. Desde que se declaró la pandemia en la Isla —en marzo de 2020— se han reportado 3,266 decesos a causa del virus. La tasa de positividad está actualmente en 2.71%.

Recibe más información sobre esta y otras noticias. Pulsa aquí si eres usuario de Android o de iPhone.