Mientras el tiempo se acorta y la fecha de expiración del contrato suplementario de LUMA Energy se acerca, los ejecutivos del consorcio ayer no ofrecieron detalles sobre las condiciones con las que tendrán que cumplir para permanecer en la Isla.

Daniel Hernández, director de Proyectos Renovables de LUMA, aseguró que no se van, pero no informó cómo será la relación de negocios del consorcio con Puerto Rico.

“LUMA se queda. LUMA va a estar aquí trabajando y va a estar trabajando por muchos años”, expresó Hernández.

El directivo declinó detallar qué están negociando a través de la Autoridad para las Alianzas Público Privadas (AAPP) para permanecer operando una vez llegue la fecha límite el 30 de noviembre.

“Los abogados se encargarán de trabajar con ese tema”, respondió.

LUMA opera bajo un contrato suplementario de 18 meses, sujeto al proceso de quiebra que atraviesa la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE).

Debido a que no se ha reestructurado la deuda de la AEE, y dentro de ocho días se expira el contrato, el gobierno y el consorcio deben llegar a un acuerdo, ya sea para extender el contrato suplementario o para dar paso al contrato base de 15 años.

Bajo el contrato suplementario, LUMA no tiene que cumplir con todas las métricas y recibe una compensación más alta. El contrato base es por una cuantía menor y permite que se impongan penalidades o que reciba bonificaciones, según el desempeño.

En caso de que las partes no lleguen a un acuerdo en los próximos ocho días, se daría paso al proceso de transición y el gobierno debe buscar otro operador privado, debido a que así lo exige la Ley Para Transformar el Sistema Eléctrico de Puerto Rico (Ley 120 de 2018).

Cuando EL VOCERO insistió en conocer información adicional sobre el futuro del acuerdo, una vez vencido el contrato suplementario vigente, el portavoz de LUMA, Hugo Sorrentini, sostuvo que “ya hemos contestado eso”.

“En su momento se dará el anuncio que se tenga que dar, pero yo creo que ya todo el mundo se ha expresado alrededor de ese contrato”, señaló el representante de LUMA, quien no indicó en qué momento podrían anunciarlo.

“¿Nos vamos a enterar después de que ya esté (firmado el acuerdo)?”, insistió EL VOCERO.

“Nosotros estamos en la misma plana de seguir trabajando con ustedes”, respondió Sorrentini.

Los representantes del interés público ante la junta de directores de la AAPP, Liza Ortiz y Eduardo Ferrer, dijeron por separado que hasta ayer no habían recibido ningún pedido de evaluar un posible nuevo acuerdo.

Para que un contrato de ese tipo se pueda firmar, los integrantes de la junta de directores de la AAPP tienen que votar de manera unánime a favor.

“No tengo absolutamente nada de (la AAPP) P3 (en inglés), cuando llegue ya lo veré. Las negociaciones que ellos tengan hay que verlas en su totalidad y las enmiendas, si es que traen alguna enmienda, pero ahora no puedo adelantar si tengo alguna preocupación en específico porque no sé qué es lo que están negociando ni los aspectos desde el punto de vista legal que se puedan renegociar. No he recibido nada”, indicó Ortiz en entrevista telefónica.

El lunes el gobernador Pedro Pierluisi, mencionó que su administración estaba haciendo “todo lo posible” para que LUMA se quedara. A su juicio, no se puede volver a que todo el manejo del sistema eléctrico esté administrado bajo una corporación pública, sino que se tiene que mantener bajo un ente privado.

El gobernador también ha dicho que cambiar de operador implicaría un atraso en los proyectos de reconstrucción del sistema eléctrico afectado por los huracanes Irma, María y Fiona.

Varios sectores han criticado la falta de transparencia en el proceso por entender que ha propiciado un contrato injusto y oneroso para los abonados.

Mientras de aquí al 30 de noviembre hay varias manifestaciones convocadas por grupos que reclaman que el servicio de LUMA es deficiente y se debe ir.

Recibe más información sobre esta y otras noticias. Pulsa aquí si eres usuario de Android o de iPhone.