AEE

La AEE tiene un presupuesto operacional de unos $306 millones. >Archivo/EL VOCERO

CANÓVANAS — El contrato firmado con el consorcio Genera PR para administrar las 17 unidades de generación de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), y cuyos detalles se espera que se informen oficialmente hoy en conferencia de prensa, le costará al País unos $100 millones anuales por los próximos 10 años, según supo EL VOCERO.

Sin embargo, ayer el gobernador Pedro Pierluisi indicó que el acuerdo de alianza público privada —que describió como un nuevo paradigma— no conlleva aumento en la factura a los consumidores.

“Realmente el costo de la electricidad en Puerto Rico, primordialmente, emana del costo de combustible que utiliza la Autoridad de Energía Eléctrica. La entidad contratada por vía de esta alianza, su función es operar y mantener las unidades generatrices de la AEE. El objetivo de esto es, al revés, tener una generación más eficiente, que cumpla con todos los requisitos de ley y la optimización de la compra de combustible”, aseguró cuando se le preguntó sobre las consecuencias para los abonados.

Según el mandatario, todavía sus asesores en La Fortaleza estaban revisando que el contrato cumpla con las leyes estatales y federales y que sea “justo y razonable”.

Descartó que fuesen a solicitar enmiendas, porque otras entidades —incluyendo la Junta de Directores de la Autoridad para las Alianzas Público Privadas (AAPP), la Junta de Gobierno de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) y el Negociado de Energía, que es el ente regulador— pasaron juicio sobre los acuerdos.

“El propósito de esta alianza público privada es hacer valer la Ley de Política Pública Energética, que requiere que tengamos alianzas público privadas a cargo de la transmisión y distribución de energía y a cargo de la generación de energía en Puerto Rico. Lo que se está haciendo es cumpliendo con esa ley. Por otro lado, la ley básicamente exige que el gobierno transforme el sistema para cada vez más usar energía renovable”, señaló en el aparte con medios de prensa.

En la medida en que haya más generación de fuentes renovables —transición que aseguró está encaminada con proyectos en construcción en una primera etapa que añadirían 1,000 megavatios al sistema— “algunas plantas” o unidades generatrices que funcionan con combustibles fósiles no se necesitarán y se decomisarán, abundó el gobernador.

“Pero eso tiene que ser un proceso ordenado”, para no desestabilizar el sistema, puntualizó.

Pierluisi no detalló en qué momento la Junta de Control Fiscal daría el visto bueno al contrato, pero explicó que el ente federal se quiere cerciorar de que el acuerdo final sea “consistente con su visión”.

Indicó que las críticas sobre la secretividad del proceso y la falta de transparencia “quedaron atrás” cuando los representantes del interés público ante la Junta de Gobierno de Alianzas Público Privadas, Liza Ortiz y Eduardo Ferrer “elogiaron” que en esta ocasión tuvieron acceso a todos los documentos relacionados al acuerdo y se atendieron sus planteamientos.

“El único que no votó a favor de esto es (Tomás Torres Placa), el representante de los consumidores ante la Junta de Gobierno de la Autoridad de Energía Eléctrica y más bien su planteamiento fue a los fines de que el sistema está estable y no ve la necesidad del cambio, pero eso es una voz. Todos los demás estuvieron a favor”, afirmó.

El gobernador expuso que cumplirán con proteger los derechos de los empleados y que como parte del proceso de reestructuración de la deuda de la AEE está “comprometido a defender las pensiones de las personas retiradas de la Autoridad”.

El presupuesto operacional de la AEE es de $306 millones. Luego de oficializado el contrato, la corporación pública seguirá manejando otras propiedades como las plantas hidroeléctricas, los canales de riego, los embalses y el Sistema de Retiro de los Empleados.

Ante la inminencia del anuncio, una fuente de EL VOCERO describió el ambiente en la corporación pública como el de una persona que “le toca preparar su propio funeral”.

El senador independiente Luis Raúl Torres, informó que tiene listos los requerimientos de información para fiscalizar el proceso de evaluación y concesión del contrato y aseguró que los someterá tan pronto se anuncie la firma.

Stensby negocia su salida

EL VOCERO también supo que al interior de LUMA Energy se han agudizado los conflictos, porque el presidente de Quanta Services, Earl “Duke” Austin, está impulsando la salida de Wayne Stensby del cargo como presidente y principal oficial ejecutivo de la privatizadora.

Según se informó, Stensby, quien además es accionista de la otra empresa matriz, Atco Group, está condicionando su salida a que lo sustituya Mario Hurtado, vicepresidente de asuntos regulatorios de LUMA.

Austin estuvo en Puerto Rico en agosto del año pasado, luego de que se intensificaron las protestas contra LUMA debido a las múltiples interrupciones en el servicio, cuando todavía no se había firmado la extensión del contrato suplementario para el manejo del sistema de transmisión y distribución. En ese momento, el gobernador expresó que LUMA estaba “en probatoria” y pidió cambios en la alta gerencia.

En diciembre, luego de que se extendiera el contrato suplementario —sin fecha de expiración y condicionado a que se reestructure la deuda de la AEE— el gobernador indicó que seguía esperando por los cambios.

Las tensiones entre Quanta y ATCO se intensificaron cuando el año pasado, ATCO acordó pagar la multa de $31 millones impuesta por la Comisión de Servicios Públicos de Alberta (AUC), en Canadá, porque en el 2018 violó las reglas internas y gubernamentales al otorgar un contrato de fuente única a uno de sus socios, a pesar de haber recibido una oferta más baja, y luego trató de trasladar los costos a los contribuyentes.

Stensby, entonces jefe de la división eléctrica de ATCO, aprobó ese contrato y fue uno de los miembros de la alta dirección que se alega ocultó “deliberadamente información crítica con el fin de ocultársela a la Comisión”, según publicó ayer CBC News.

A la pregunta de cómo se podrían ver afectadas las operaciones mientras se resuelve este conflicto, LUMA declaró por escrito que “los sobre 3,000 hombres y mujeres de LUMA, incluyendo a nuestro director general, Wayne Stensby, se mantienen enfocados en un mejor futuro energético para el pueblo de Puerto Rico. A pesar de la magnitud de los retos, Wayne y nuestro increíble equipo han hecho avances significativos e irrefutables, y continuaremos edificando sobre el progreso que ya hemos logrado durante los próximos meses y años”.

Recibe más información sobre esta y otras noticias. Pulsa aquí si eres usuario de Android o de iPhone.