salud
Evaluarán el comportamiento del virus para determinar si habrá más restricciones en la próxima orden ejecutiva. 
 
 

El secretario del Departamento de Salud (DS), Lorenzo González Feliciano, afirmó ayer que aún evalúan los datos sobre la pandemia de coronavirus en la Isla —incluyendo patrón de muertes y contagios, así como la utilización de camas de intensivo y la tasa de positividad en los municipios— para ver si amerita que se tomen mayores restricciones en la próxima orden ejecutiva.

El secretario indicó que la semana pasada se reportaron tres días consecutivos con un alto número de muertes -18, 12 y 11-, para 41 decesos en total. Mientras que esta semana se ha observado un patrón distinto. Pero faltando aún semana y media para la entrada en vigor de una nueva orden ejecutiva, Puerto Rico tenía ayer 42,600 casos de Covid-19 —entre confirmados y probables— y 617 muertes.

También había 54 municipios con una tasa de positividad mayor a 10% y la utilización de las camas de intensivo rondaba el 67%. Ante el panorama, el titular de Salud dijo que “les compete a los científicos analizar los datos, traer recomendaciones, generar consenso. Puede haber personas que no estén de acuerdo, reconozcamos eso”.

“La semana pasada —reconociendo que estábamos utilizando el marco de referencia de la estrategia que se tiene— estábamos en el área naranja. Se habló de la posibilidad de mayor restricción y en adición a eso se habló de que si esto sigue así, incrementalmente, pudiéramos llegar al área roja, que es crítica, donde se presume el cierre total o ‘lockdown’”, advirtió González.

“Hay que tener en consideración que cuando hicimos la orden ejecutiva la semana pasada, fue tan solo la primera semana de la orden ejecutiva. Tenemos esta, la segunda semana. Tenemos la semana próxima. Así que se siguen analizando. La semana pasada vimos una tendencia. No son concluyentes. Tenemos que ver cómo se comporta esto esta semana y la semana próxima”, precisó.

El titular de Salud indicó que estarían convocando a los grupos científicos —el Fideicomiso de Ciencia, Tecnología e Investigación de Puerto Rico (Fctipr); el Instituto de Estadísticas, la Coalición de Salud Comunitaria (Cosaco) y el ‘task force’ médico de la Universidad de Puerto Rico (UPR)— para “ver su análisis conforme a los datos que se presentan en el DS y poder llegar a consenso para después discutirlo con el grupo económico”.

Anuncian comisión evaluadora

Las declaraciones de González surgieron durante la conferencia de prensa en la que se anunció que Puerto Rico se convirtió en el primer territorio de Estados Unidos en contar con una Comisión de Evaluación de Pruebas Diagnósticas (PRoDTEC, por sus siglas en inglés), que le da la capacidad a la Isla de agilizar la revisión y aprobación del uso de pruebas de diagnóstico ‘in vitro’ para detectar el virus SARS-CoV-2, responsable de la enfermedad Covid-19. El grupo trabajaría en colaboración con la Administración de Alimentos y Medicamentos federal (FDA, por sus siglas en ingles).

El PRoDTEC está compuesto por ocho miembros, incluyendo al doctor Marcos López Casillas, gerente de investigación en el Fctipr dentro del programa del Instituto de Salud; la licenciada Agnes A. Rodríguez Soto, consultora senior de Sistemas de Calidad en Business Excellence Consulting y al doctor Federico Goodsaid Sanjurjo, CEO de la compañía MBQ Pharma.

El doctor José Rodríguez Orengo, director ejecutivo del Puerto Rico Public Health Trust (Prpht), un programa del Fctipr, explicó que con la creación de la comisión se espera que se agilice el proceso de autorización del uso de pruebas “para tener un panorama completo de la epidemia y proveer mayor apoyo para el rastreo de contactos, que es tan importante en estos momentos”.

En tanto, el catedrático de la Universidad de Yale y síndico del Fctipr, Daniel Colón Ramos, reafirmó que PRoDTEC le da la autonomía de poder —con agilidad, pero con rigurosidad— evaluar las pruebas que se están desarrollando en Puerto Rico en colaboración con la FDA para que se establezca su uso con mayor rapidez.

“El doctor González habló de rapidez en términos de meses. Hay que reconocer que en una pandemia —donde una infección te dura dos semanas y esas dos semanas pueden ser la diferencia entre estar en intensivo o estar tranquilo en tu casa—, meses representa un sinnúmero de vidas. Entonces, esta agilidad es muy importante en el contexto de la pandemia que estamos viviendo”, subrayó Colón.