policia 1
El violento incidente ocurrido en la tarde del lunes fue precedido de un fin de semana con varias muertes e incidentes violentos en la Isla. >Carlos Rivera Giusti/EL VOCERO

 

La escena se repite una y otra vez: ocurre un crimen que estremece al País y el gobierno responde con reuniones de emergencia, convoca a la alta oficialidad en el tema de seguridad y anuncia planes para aumentar la cantidad de policías y reemplazar el equipo de protección con el que trabajan los uniformados.

Por años esa ha sido la respuesta, sin que haya implicado una reducción en las estadísticas del crimen, opinaron conocedores en temas de criminalidad y conducta social, quienes advirtieron a EL VOCERO que el País ha estado antes en la misma situación sin que se logren los resultados esperados.

Desde que en los 90 se acuñó la Mano dura contra el crimen —como norte de política pública—  los gobiernos han tenido alguna variante de lo que se considera la misma propuesta.

Al décimo día de haber llegado al poder, el gobierno de Pedro Pierluisi tuvo el lunes su primera prueba de fuego con el asesinato de tres policías y otro herido, en lo que analistas catalogan de reflejo directo de la crisis de seguridad. El gobernador admitió ayer que es preciso buscar alternativas a largo plazo, pero también habló de aumentar la cantidad de policías, mejorar el equipo e incluso reducir la edad para entrar a la academia de la Policía a los 18 años.

Entre el viernes de la semana pasada y ayer se reportaron 17 asesinatos en Puerto Rico, y otra cantidad de personas con heridas de bala.

Los profesores en criminología Gary Gutiérrez y José Raúl Cepeda —observadores de las tendencias del crimen y sus efectos en la sociedad— recordaron que otros gobiernos se han movido a la opción de transformar la Policía, pero en la dirección contraria: reduciendo su presupuesto y sus armas y reemplazándolo con opciones como la contratación de trabajadores sociales y otros profesionales capacitados en atender reyertas que se resuelven mejor con la mediación que con mollero.

Ambos coincidieron en que la respuesta no está en más armas, sino en más recursos sociales: educación, salud, mejores oportunidades laborales, terminar la desigualdad social y atajar de raíz el machismo y la inequidad de género.

“Esa parte de la sociedad que depende del gobierno y no reciben lo que necesitan, van a seguir luchando por sobrevivir y muchas veces van a recurrir a la violencia como único remedio a sus problemas y eso no se resuelve con más policías, se resuelve atendiendo la salud, la educación y con salarios dignos”, expresó Cepeda. “La muerte de esos policías, la sangre está en el gatillero y está en manos de esos políticos que han saqueado el gobierno y no han puesto los recursos en crear empleos, en garantizar derechos laborales y eso lo que provoca es violencia”, añadió.

Tras incidentes de violencia en Estados Unidos que exponen el racismo institucional que enfrenta la población negra, varios estados comenzaron a discutir la posibilidad de reducir el presupuesto de la Policía para poner los recursos en otras organizaciones que puedan atender los problemas sociales.

“Esto está pasando en otras partes de Estados Unidos, donde las políticas están empezando a dirigirse a mover esos fondos y redirigir los recursos”, explicó Cepeda. “Pero eso aquí no se toca ni con un palo largo”, señaló.

Gutiérrez, por su parte, destacó que incluso el perfil de los criminales ha cambiado —ahora son personas de más edad— sin que se hayan alterado los planes oficiales.

“No hay ningún plan contra el crimen. No existe. Es muy fácil decir que hay un plan y no te lo voy a enseñar. Los planes contra el crimen se limitan a mover recursos de un sitio a otro y cambiar coroneles de un sitio a otro. Así es que no existe tal cosa”, sentenció. “La Policía no es una herramienta para manejar la criminalidad”, puntualizó.

Al igual que Gutiérrez, la presidenta del Colegio de Trabajadores Sociales, Mabel López Ortiz, hizo un llamado a tener cuidado con una respuesta represiva por parte del gobierno ante el asesinato de los policías.

“Una de las cosas que nos preocupa con esta situación es que el furor lleve a más respuesta punitiva y a convertir este asunto en un asunto federal, y se convierta en un empuje porque la ciudadanía va a ver con buenos ojos que intervengan porque se perdieron tres vidas y cualquier vida que se pierda es importante”, expresó.

“No es que uno tenga una solución mágica”

Pierluisi manifestó ayer que la respuesta a la criminalidad debe ser “holística” y que incluya mejorar la educación, la salud y las oportunidades de desarrollo. Pero a estas expresiones añadió los mecanismos ya tratados, como aumentar la fuerza policíaca y el equipo que disponen.

policia 2
Las autoridades de seguridad analizaron el lunes una escena compleja y amplia donde fueron atacados los policías fallecidos en Carolina. >Carlos Rivera Giusti/EL VOCERO

 

“El año pasado tuvimos una reducción sustancial en el número de asesinatos. Yo mismo fui secretario de Justicia y vi unas cantidades de asesinatos extraordinarias, uno de ellos mi propio hermano. La criminalidad es un asunto complejo. La raíz de la criminalidad es compleja y hay razones que tienen que ver con la desigualdad económica, la falta de educación, condiciones de vida insostenible y parte de la solución es a corto plazo y parte es a largo plazo”, expresó.

Pierluisi habló de atender problemas como la extrema pobreza y las condiciones de salud mental, y añadió que desarrollará un “plan coordinado” para atender el crimen.

“Si me dejo llevar por lo que ocurrió en las últimas 24 horas —que son 10 asesinatos en 24 horas— lo primero que uno ve es que ocurrieron por muchos sitios en Puerto Rico. No es que vimos una criminalidad concentrada en un área en particular”, destacó Pierluisi. “La realidad es que hay que aumentar el número de policías. Sí quiero reducir a los 18 años la edad para entrar a la academia. Quiero que todo el que pase por la academia tenga un grado asociado, preferiblemente en justicia criminal. La Policía tiene que tener mejor equipo”, destacó.

El gobernador expuso su intención de darle prioridad al uso de la tecnología, que las armas de los uniformados sean las de reglamento y que las patrullas estén en buen estado.

“Alguien que está exponiendo su vida, hay que darle ese apoyo. Son preguntas amplias y la contestación es amplia porque no es que uno tenga una solución mágica aquí”, sentenció.