ventiladores

 

Ante la propagación del coronavirus (Covid-19), los hospitales veterinarios a nivel mundial están donando mascarillas, batas y respiradores para ayudar a los médicos a combatir la expansión de esta novel enfermedad que causa tos, fiebre y dificultad respiratoria. 

Hay países que están comprobando si los respiradores utilizados para tratamiento veterinario también podrían ser válidos para los seres humanos, incluso si solo sirven algunas partes de los aparatos. Esto se debe a que los respiradores artificiales se han convertido en un elemento indispensable para lograr reducir el número de fallecidos por coronavirus. 

En el caso de Puerto Rico, el gobierno informó el pasado 17 de marzo que en la Isla hay unos 888 ventiladores. Sin embargo, se desconoce cuántos de estos están en uso y se ha planteado que no serían suficientes para atender la emergencia.

EL VOCERO indagó con el Colegio de Médicos Veterinarios de Puerto Rico, sobre la posibilidad de que sus asociados también puedan hacer disponible equipos -como ventiladores- en caso de que sean necesarios en los hospitales de la Isla, y si esto es viable.

“La mayoría de los ventiladores —si no es que todos los ventiladores— que usamos en el lado animal, la mayoría son de humanos. Hay que tomar en cuenta que puede haber ciertas especificaciones de esos ventiladores para ver si en realidad como están preparados puedan utilizarse en el lado humano”, explicó la presidenta del Colegio, Frances Piñero. 

La necesidad de este equipo ha llamado la atención luego que trascendieran las gestiones del Departamento de Salud (DS) para adquirir ventiladores a un costo de $14 millones, compra que se desconoce si finalmente se efectuó. La exsecretaria interina del DS, Concepción Quiñones de Longo, había detenido el trámite porque la entrega de los equipos tardaría meses.

Ante la necesidad de alternativas para ampliar el inventario local, Piñero explicó que en Puerto Rico los ventiladores no son algo que se utilice de forma común en las clínicas veterinarias. “Sí se utiliza en casos bien especiales y en casos extremadamente críticos”, comentó.

Indicó que la Veterinary Medical Association Executives está haciendo una recopilación de datos a nivel nacional. A tales fines, se envió una encuesta a todos los veterinarios para que entonces ellos pudieran decir qué tipo de protección es necesaria, qué tienen disponible, incluyendo una parte sobre ventiladores, explicó.

“Estamos en la espera de saber cuántos hay aquí en Puerto Rico disponibles. Esa información nosotros la tendremos pronto”, subrayó Piñero, quien añadió que no es común que las clínicas veterinarias tengan respiradores artificiales, ya que típicamente se utilizan en hospitales veterinarios que atienden emergencias.

 “No es algo que exista en todas las clínicas veterinarias. Si hay alguno disponible, se pudiese comunicar con estos hospitales para ver si ellos lo pudieran tener disponible”, mencionó.

Al momento, indicó que “no hay una necesidad crasa de estos ventiladores”, porque prevé que con las recomendaciones que se han hecho a los ciudadanos para que se queden en sus hogares, se minimice el número de pacientes que realmente llegue a tener la necesidad de ventiladores, a los fines de que “no tengamos esa preocupación tan grande como se ha estado teniendo”.

Dijo, además, que no ha recibido una comunicación oficial del gobierno donde les hayan solicitado ventiladores.  

Sobre la posibilidad de que los veterinarios puedan donar algunos de sus equipos, comentó que “definitivamente es algo que pudiera ser, pero… nosotros mismos estamos teniendo dificultad en tener acceso a ese equipo”.

“No es algo que podamos donar porque ni nosotros mismos estamos teniendo acceso a eso. Ha sido bien limitado. Ha sido bien escaso. Hemos tenido poco a poco una distribución de eso, pero no es que estamos teniendo nosotros un acaparamiento de esos materiales porque ni nosotros mismos estamos teniendo buen acceso a eso”, manifestó.

Precisamente, hospitales veterinarios de Raleigh, la ciudad capital de Carolina del Norte, donaron máquinas de respiración artificial, mascarillas, batas y otros equipos a los hospitales, apuntando a que no hay diferencia con los utilizados por humanos.

El decano del Colegio de Medicina Veterinaria de la Universidad Estatal de Carolina del Norte, Paul Lunn, entregó dos ventiladores de servicio completo, 500 trajes de protección y 950 máscaras para uso en hospitales, reseñó ABC News.

En Estados Unidos, las escuelas de medicina veterinaria de al menos 26 estados han identificado más de seis docenas de ventiladores que podrían utilizarse en humanos.

Mientras que en Italia han tenido que utilizar desde respiradores para animales reutilizados en los seres humanos hasta ventiladores fabricados por impresión 3D, para tratar a los pacientes graves infectados por el coronavirus, reportó El Confidencial.

De igual manera, se ordenó hacer un inventario urgente de los respiradores en clínicas y hospitales veterinarios para que —teniendo en cuenta la emergencia del coronavirus— se pueda comprobar si es posible utilizarlos en humanos, según reportó el medio italiano Adnkronos, el 18 de marzo.

En Francia, donde la enfermedad ha alcanzado a más de 45,000 personas, el ministerio de Salud se vio obligado a pedirles a los veterinarios que presten los respiradores que utilizan en los animales para poder asistir a las personas de mayor riesgo.

Proyección en Estados Unidos 

 La Sociedad de Medicina de Cuidado Crítico de Estados Unidos ha proyectado que aproximadamente 960,000 personas necesitarán un respirador artificial en algún punto durante la pandemia, pero hasta el lunes solo contaban con unos 200,000.

En búsqueda de alternativas, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, emitió una orden que obliga al fabricante de autos General Motors a producir respiradores artificiales para pacientes con coronavirus, amparado en la Ley de Producción para la Defensa.

Mientras, la Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) autorizó esta semana el uso en centros de atención médica de ventiladores, máquinas de anestesia de gas modificadas para utilizarse como ventiladores y dispositivos de respiración de presión positiva modificados también para usarse como ventiladores.

 EL VOCERO intentó sin éxito una reacción de La Fortaleza.