EPA asigna $149,000 para proyectos en Caño Martín Peña

Archivo/EL VOCERO

A partir de este próximo miércoles y durante un año, se llevarán a cabo los trabajos de reparación en el puente sobre el Caño Martín Peña, a la salida del túnel de Minillas, en dirección a Bayamón, a un costo de $8 millones.

Esta fase que se inicia el miércoles, provocará el cierre del carril izquierdo del puente durante ocho semanas.

Durante una rueda de prensa, el director de operaciones de Metropistas, Jorge Veci, junto al gerente de infraestructura, el ingeniero Iván Múnera, detalló que durante un año el puente será cerrado en cinco fines de semana.

Múnera precisó que se cerrará el puente completamente durante cinco fines de semana -que se anunciarán posteriormente- para la colocación del hormigón en la losa. Explicó que el cierre total del puente se debe a que el hormigón que será colocado necesita reposo. “Si no lo hiciéramos (cerrarlo), estaríamos perdiendo la inversión porque la vibración afecta la unión del hormigón con el acero y duraría poco tiempo”, afirmó.

Veci manifestó que durante esta fase permanecerá cerrada la rampa de acceso desde la PR-1, viniendo desde Hato Rey. Como alternativa, se puede cambiar el sentido en el enlace con el expreso Kennedy y subir de nuevo a la PR-22 por el Natatorio.

Los vehículos que transitan por el expreso De Diego en dirección hacia Bayamón, únicamente tendrán cerrado el carril izquierdo. Los carriles restantes serán más estrechos de lo habitual, para proveer el espacio necesario para realizar los trabajos de forma segura.

Veci indicó que las obras se realizarán en siete fases para minimizar el impacto sobre el tráfico. Señaló que trabajan con el contratista Del Valle Group para intentar reducir el plazo.

Detalló que se repararán en profundidad las losas, con vertido de hormigón y reposición de acero de refuerzo, ademas de reparaciones en los asientos de las vigas y otras zonas. Como acabado final, se cubrirá la totalidad del puente con una capa fina de superficie polimérica que mejorará el confort de la carretera.

“Este puente lleva 40 años de servicio y le toca ir al médico para rehabilitarse”, expresó Veci.

Entre los defectos encontrados en el puente figuran: área con delaminaciones en el pavimento marcadas en el carril derecho; área con desprendimientos superficiales de hormigón y reparaciones asfálticas, área con desprendimientos en junta; agrietamiento superficial de la losa; área con desprendimientos y patrón de grietas y zona deteriorada y exposición de armaduras de la losa.

Múnera dijo que el puente #2088 es la arteria de mayor circulación de tráfico en todo Puerto Rico. El tráfico promedio es de más de 100,000 vehículos diarios.