Camara de Representantes, Rafael Tatito Hernandez, Capitolio

El presidente de la Cámara de Representantes, Rafael “Tatito” Hernández, destacó que mantiene buena comunicación con el gobernador Pedro Pierluisi. 

A tres meses y medio desde que se inició en la presidencia de la Cámara de Representantes, Rafael “Tatito” Hernández asegura que ha “cumplido” a corto plazo con parte de su encomienda y no reciente las críticas por darle atención prioritaria a temas de estatus político y de índole electoral en un trimestre marcado por la pandemia de covid-19.

En entrevista con EL VOCERO, Hernández aseguró que por parte de la Cámara “no hay controversias con el gobernador” y sostuvo que las negociaciones relacionadas con la confirmación de Larry Seilhamer como secretario del Departamento de Estado y de Manuel Torres Nieves a la Oficina del Contralor de Puerto Rico son “políticas” y tradicionales en el sistema de gobierno republicano.

¿Cómo considera la gestión del presidente de la Cámara de Representantes en su primer trimestre?

You voted:

“Hemos cumplido a corto plazo, pero nos falta mucho”, expresó Hernández, acompañado por el vicepresidente de la Cámara, José “Conny” Varela y el portavoz la mayoría del Partido Popular Democrático (PPD) en la Cámara, Ángel Matos.

En el récord de la Cámara —dominada por el PPD y con mayor diversidad política— figura la aprobación de 18 proyectos de ley y Hernández espera que antes de que termine la sesión legislativa el 30 de junio se pueda concretar el trámite de proyectos de envergadura. Eso incluiría el proyecto para derogar la reforma laboral, otro sobre el aumento al salario mínimo, una nueva reforma electoral, cambios al Código de Incentivos, protección para los trabajadores que requieren del cannabis medicinal, la creación del registro de cabilderos del gobierno y los cambios a la sombrilla del Departamento de Seguridad Pública (DSP).

“Hay que reconocer que nosotros recibimos una Asamblea Legislativa colapsada a todos los niveles en términos de credibilidad, sin imagen y sin estructura. Si uno reconoce la magnitud de la situación pues nosotros tenemos que reconocer que el trabajo que tenemos que realizar toma mucho tiempo y no podemos tener la expectativa de que en 100 días la mentalidad cambie”, sostuvo.

El líder cameral justificó además las razones para dedicar los esfuerzos iniciales al tema del estatus político y al debate sobre los cambios en el sistema electoral, cuando aún faltan varios años para las elecciones del 2024.

“Este es el tema controversial y hay que sacarlo del medio rápido para enfocarnos en lo que realmente es importante que es la creación de empleos, la participación del sector empresarial, la educación del país, las reformas estructurales, llegar a un acuerdo con los acreedores y salir de la quiebra... pero hay que sacarlo del medio”, insistió.

Afirmó que es una realidad que el tema del futuro político de Puerto Rico ha tomado auge en Washington y que “hay gestiones corriendo”. “Aquí hay una agenda institucional donde estamos interviniendo en asuntos federales”, agregó.

Defendió que los esfuerzos no se quedarán en el estatus, y reiteró que es un asunto que requiere atención.

“Dime una expresión del gobernador electo que haya planteado en contra de la Cámara sobre el asunto del estatus. No las hay porque él sabe —como nosotros sabemos— que él tiene que defender su punto de vista y nosotros el nuestro. De hecho, no ha sido materia de discusión en nuestras reuniones (…) No hemos tenido ningún dime y direte entre el gobernador y la Cámara en el asunto del estatus”, respondió.

Interpelaciones e investigaciones

Hernández anticipó que en los próximos meses se avecina la interpelación en sesión total a la jefatura de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE). Igualmente habrá citaciones en las comisiones legislativas sobre investigaciones relacionadas al Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA) y el Departamento de Transportación y Obras Públicas (DTOP).

Además, agregó que a largo plazo la Cámara impulsará una nueva reforma educativa, reformas constitucionales y elevará a rango de ley el proceso de transición en la Legislatura luego de las elecciones en 2024.

Hernández planteó que aspira a mantener -como hasta ahora- buena comunicación con el gobernador Pedro Pierluisi, aunque reconoció que el tema del estatus no es negociable. Destacó también que busca desarrollar más diálogo con los alcaldes y más participación de las minorías en la Cámara.

“Para poder tener desarrollo económico hay que tener estabilidad política y queremos mantener una buena relación con el gobernador de Puerto Rico. Hay que honrar la realidad de que es el gobernador de todos los puertorriqueños. Queremos mantener una buena relación con los ayuntamientos, tanto con la Asociación de Alcaldes como con la Federación de Alcaldes. También mantener una buena relación con todas las delegaciones”, expresó al indicar que parte de sus metas al momento de “rediseñar el proceso legislativo” fue darle mayor participación a las minorías en la Cámara.

“Me siento que la relación que hay entre el Ejecutivo y el Legislativo es mejor profesionalmente de la que se ha dado en propios partidos del mismo gobierno del Partido Nuevo Progresista (PNP) y el PPD”, agregó.

En cuanto a Seilhamer y Torres Nieves, Hernández aseguró que “en el tema de los nombramientos estamos trabajando y la única controversia no negociable es el asunto del estatus. No puedo identificar ahora mismo una controversia con el gobernador. Para mí ese es el proceso natural de lo que es un sistema republicano de gobierno”.

“Todo está en ‘play’”

Al ser cuestionado sobre el ritmo de trabajo entre la actual legislatura y otras en el pasado, Hernández contestó que no es cuestión de ‘box score’ sino de “calidad” en la legislación. Estimó que en los pasados 100 días han realizado más de 141 vistas públicas y han aprobado 18 proyectos de ley, aunque ninguno de administración. Hasta ahora, el gobernador Pierluisi ha enviado 13 medidas legislativas.

Hernández entiende que “este gobierno no tiene la necesidad de mucha legislación” porque, a su juicio, “todo está en ‘play’” con la quiebra y el sinnúmero de legislación que se aprobó bajo el PPD y el PNP en los últimos años. “Si no hubiera sido por la situación del covid (en el Capitolio) hubiésemos tenido sobre 35 medidas aprobadas, aunque no creo en el ‘box score’ y hay que estar claros de que esto es calidad y no cantidad”, puntualizó.

Entre los proyectos aprobados en la Cámara y que a juicio de Hernández son de trascendencia, resaltó el Proyecto de la Cámara 2, que elimina las restricciones existentes para garantizar el derecho a la protesta y ejercer la libertad de expresión; el Proyecto de la Cámara 120, para establecer la Ley de Retiro Digno; y el Proyecto de la Cámara 21, que proponía derogar la elección de cabilderos a favor de la estadidad y la ley que permite que el gobernador convoque consultas de estatus político sin el aval de la Legislatura. Este proyecto de ley fue vetado por el gobernador y las primeras dos esperan por acción del Senado.

Hernández destacó como logro los hallazgos de la investigación al contrato entre la AEE y la empresa LUMA Energy para la transmisión y distribución del sistema eléctrico.

En términos del proceso legislativo, declaró que ha podido dar mayor participación a las minorías legislativas y que no han utilizado el mecanismo de descargue de proyectos. También se atribuyó como logro haber reducido los gastos para cumplir con las deudas millonarias de la Cámara y el no haberles recortado presupuesto a las oficinas de los legisladores de minoría.

“Nunca se habían aprobado proyectos de minoría en los primeros 100 días, nunca un compañero de minoría había presidido una comisión, nunca se habían publicado los salarios y los contratos de los empleados en tiempo real y nunca se habían compartido los borradores de los reglamentos ni del Código de Ética con las minorías antes de aprobarlo”, destacó Hernández.

Periodista destacada en la Legislatura de Puerto Rico.