Yellow Fever, Malaria or Zika Virus Infected Mosquito Insect Bite Isolated on Black Background

En medio de la pandemia del covid-19, cuando el gobierno implementa distintas estrategias de vacunación a fin de alcanzar la ansiada inmunidad de rebaño con el 70% de la población inoculada, ha pasado desapercibido el aumento en los casos de dengue.

Según el más reciente Informe Semanal de Enfermedades Arbovirales publicado por el Departamento de Salud, en lo que va de año los casos confirmados de dengue suman 279 (por prueba molecular), 16 casos probables (por prueba serológica) y dos fatalidades. EL VOCERO supo que uno de los decesos corresponde a una mujer de 42 años, de la zona metropolitana, el cual ocurrió en el pasado mes.

De los casos confirmados y probables, 167 (56.61%) corresponden a hombres y 128 (43.39%) a mujeres. El renglón de edad con más casos reportados es de cinco a nueve años, con 61.

Además, se han notificado 15 casos de dengue severo y de 108 personas contagiadas que han requerido tratamiento hospitalario. De igual manera, se han reportado 14 casos probables de zika, aunque no hay casos confirmados. En el caso del chikungunya, a la fecha no hay casos confirmados ni probables, según el reporte de Salud, que contiene datos actualizados hasta el 13 de mayo.

Tanto el dengue como el virus del zika y el chikungunya son transmitidos por el mosquito Aedes aegypti.

Viene la peor época

“Para los meses de verano, los casos bajan un poquito y tiende a verse un aumento súbito en los meses de más lluvia, que típicamente son agosto, septiembre, octubre y noviembre y ahí es que vemos el aumento en casos dramáticamente y eso es lo que dicen las estadísticas del año pasado”, dijo la doctora Iris Cardona, principal oficial médico de Salud, en declaraciones a EL VOCERO.

Sin embargo, los datos publicados por Salud -cuando se comparan con las cifras reveladas para la misma fecha en 2020- reflejan un aumento de 51 casos. Hasta el 12 de mayo de ese año se había reportado 228 casos confirmados, 15 probables, 87 hospitalizaciones y ocho casos severos de dengue.

“El dengue es lo que se llama endémico en Puerto Rico. Eso quiere decir que típicamente, según la historia, cada tres a cinco años se esperan epidemias asociadas a dengue o alguno de los tipos de dengue. No obstante, desde el año 2014 hasta el 2020 no vimos muchos casos de dengue. Eso tiene que ver porque llegaron muchos arbovirus: el chikungunya en el 2014 y el zika en el 2016”, explicó Cardona.

En ese sentido, agregó que en ese periodo los casos de dengue bajaron porque “teníamos epidemia activa en el 2014 de chikungunya y en el 2016 hasta el 2018 actividad grande por el virus del zika”. Sin embargo, Cardona mencionó que en el año pasado se comenzó a observar un patrón de aumento de casos de dengue.

De hecho, los datos publicados por Salud revelan que 2020 cerró con 859 casos confirmados y 63 probables. Asimismo, hubo 332 personas contagiadas que requirieron atención médica y 32 casos severos. Aunque no se reportaron casos confirmados de zika ni chikungunya, Salud reportó el año pasado 89 casos probables de zika.

Los síntomas

“El dengue es una enfermedad tropical. Es causada por el virus del dengue, del cual sabemos que hay cuatro tipos. Usualmente, el periodo de incubación puede durar desde tres días hasta dos semanas, pero es una semana en promedio. Los síntomas son típicamente fiebre bien alta, dolor de cabeza, que en la mayoría de los casos es intenso, molestoso y un signo característico es que ese dolor de cabeza se pone peor o molesta cuando se mueven los ojos”, mencionó Cardona, quien es pediatra.

Otros de los síntomas, según dijo, pueden ser dolor en el cuerpo, dolor articular y después de varios días hay una aparición de una erupción o ‘rash’.

“Una persona con fiebre, dolor de cabeza, malestar general, que le duele más de 48 horas, debe buscar ayuda médica, debe buscar ser evaluado por un médico”, indicó la principal oficial médico de Salud, quien agregó que la mayoría de los casos de dengue ocurre entre las edades de cinco a 19 años y que la región metropolitana tiene una incidencia más alta.

Según la información publicada por Salud, el Aedes aegypti es un mosquito urbano, lo que significa que vive cerca de la gente, en las residencias y se encuentra presente en las comunidades pues “prefiere lugares sombreados y frescos”. Este tipo de mosquito se cría en cualquier envase o recipiente que pueda llenarse con agua, ya sea por las personas o por agua de lluvia, por lo que es importante que se eviten los lugares que puedan servir de criaderos de mosquitos, como las decenas de miles de gomas usadas que se han acumulado por los pasados meses en las gomeras de la Isla.