Emfermeros

La legislación que pasa a la firma de la gobernadora Wanda Vázquez para concederles un aumento salarial a los profesionales de la enfermería del sector público y privado no entraría en vigor de manera inmediata, y deja fuera del alza a aquellos que tienen estudios universitarios de maestría y doctorado.

Las dos medidas sujetas a la firma de la mandataria tienen aciertos y desaciertos, según la presidenta del Colegio de Profesionales de la Enfermería, Ana Cristina García. Aun así la directiva del gremio considera buenas las propuestas legislativas del representante novoprogresista José Enrique Meléndez, e instó a la gobernadora a firmarlas porque suponen un alza salarial de $500 para los enfermeros con bachillerato y experiencia del sector público y privado.

La última vez que estos profesionales recibieron una modificación de escala salarial fue hace 15 años y ahora se encuentran en la primera línea de respuesta a la emergencia del Covid-19. En el caso de los enfermeros del sector público, la legislación provee para que los administradores de hospitales establezcan el aumento por etapas y se termine de implementar en 2022. Mientras que el patrono de enfermeros privados tendrá un periodo de transición de 18 meses, disponiéndose que en junio de 2023 todo el personal de enfermería esté ubicado en la escala correspondiente.

“No, no es un aumento inmediato. En un momento dado el asesor de La Fortaleza me mencionó que estaban tratando de que fuera cónsono (la implementación) con el sector público y el privado para llevarlo al 2022 en lugar de al 2023, de modo que fueran todos al mismo año. Eso no va a pasar porque pasó la sesión extraordinaria. Ambas son unas fechas en que no vamos a ver un aumento salarial de inmediato. Eso a nosotros no nos beneficia, pero es lo que ellos aprobaron”, expresó García en entrevista con EL VOCERO.

“Hice todo mi esfuerzo para que fueran todas las categorías con y sin experiencia, pero me parece que los administradores de hospitales tienen que haber hecho su presión y ellos decidieron darnos el aumento condicionado para un tiempo”, sostuvo.

García admitió que el gremio aún tiene espacio para luchar y presionar al gobierno para que también conceda aumentos a los enfermeros con maestría y doctorado. Del total de 37,000 enfermeros que hay en la Isla, 7,000 tienen maestría o doctorado. Los salarios actuales, para ambas categorías, rondan entre $3,200 a $3,500 para los de maestría y de $4,200 a $4,500 para los de doctorado.

“Nosotros hicimos unas recomendaciones y hasta llegamos a reunirnos con los asesores de La Fortaleza, pero el Senado solamente aprobó escala salarial para los grados de enfermeros prácticos, grado asociado y bachillerato, no consideró las maestrías ni los doctorados. Pienso que a pesar de que no logramos que se dieran las escalas que recomendamos, esto significa comoquiera un logro porque es un comienzo de justicia laboral y un comienzo de mejorar las condiciones laborales de los miles de enfermeros. Si no estamos a favor, pues entonces no cogemos nada”, expresó.

Las escalas

Las escalas propuestas para el sector público comienzan en $1,800 para un enfermero práctico sin experiencia y alcanzan hasta los $3,000 para enfermeros de bachillerato con experiencia. Mientras que las del sector privado inician en $1,750 para enfermeros prácticos sin experiencia y terminan en $3,000 para enfermeros de bachillerato con experiencia.

Si se convierten en ley, los enfermeros prácticos, los de grado asociado y los de bachillerato que tengan experiencia —ya sea en el sector público o privada— notarían un alza salarial de $500, según García. “Eso es bueno porque la mayoría de los enfermeros en la Isla tiene bachillerato y en público y en privado la hicieron igual (la escala). No hay diferencia”, expresó.

La gobernadora anticipó ayer que firmaría ambas medidas aprobadas el último día de la sesión extraordinaria.

Periodista destacada en la Legislatura de Puerto Rico.