vr-11-19-010-cioft.jpg

El contrato de Glorimar Ripoll Balet, la encargada de la tecnología en el gobierno, ha aumentado unos $30,000 en los tres años que lleva en la presente administración.

Ripoll Balet comenzó en 2017 bajo el gobierno de Ricardo Rosselló con un contrato de $114,000 anuales. Recientemente firmó un tercer contrato que estará vigente hasta junio de 2020 y es por $144,000.

Ripoll Balet es la principal oficial informática del gobierno, además de la directora ejecutiva del Servicio de Tecnología e Innovación (Prits, por sus siglas en inglés), creado por el entonces gobernador Rosselló en enero de 2017.

Luego del primer contrato firmado en 2017, al año siguiente firmó otro, esta vez por $126,000. Según consta en el registro de contratos de la Oficina del Contralor, este contrato vigente por $144,000 es para “consultoría relacionada a sistemas de información”.

Establece que Ripoll Balet debe proveer “servicios de consultoría multidisciplinaria para encaminar la reforma digital de Puerto Rico”.

Este contrato es con la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf). En declaraciones escritas a través de un portavoz, se informó que el aumento en el contrato corresponde a su designación como directora de Prits.

“Ante esta nueva responsabilidad y bajo al incumbencia de Rosselló Nevares, se aumentó la cuantía al añadir nuevas responsabilidades y funciones a la funcionaria, como liderar la reforma digital para transformar los servicios al ciudadano de manera digital”, se informó. “Así también, liderar la estrategia de datos del gobierno para mejorar la transparencia entre otros aspectos relacionados a la evolución de los sistemas de informática del Gobierno”.

Prits, se informó, está en proceso de recibir un presupuesto asignado, por lo cual el pago de este salario se hace a través de Aafaf.

“Una vez la oficina tenga su presupuesto, la misma absorberá el pago del salario que se asigne en ese momento a la directora ejecutiva”, se informó.

EL VOCERO solicitó entrevistar a Ripoll Balet, pero al cierre de esta edición no se obtuvo respuesta.