Maricarmen Mas Rodríguez

Maricarmen Mas Rodríguez, representante del PNP.

Con el propósito de defender las causas de los menores de edad en la Isla, la representante Maricarmen Mas Rodríguez anunció la radicación de un proyecto de ley que crea una nueva procuraduría, la Oficina del Procurador de Menores de Puerto Rico.

Según explicó la representante por el distrito 19 de Mayagüez y San Germán, la nueva procuraduría tendrá el deber de implementar como política pública que los menores de edad tienen derecho a la vida, a una buena calidad de vida y a un ambiente sano, en condiciones de dignidad y goce de todos sus derechos en forma prevalente.

“En aras de garantizar esta atención particular, a través de los años se han creado procuradurías cuyo fin es defender y proteger los derechos de cada uno de los sectores poblacionales, con excepción de los menores edad. Tomando en consideración que las procuradurías han resultado ser una herramienta sumamente valiosa en la protección de los derechos de sectores poblacionales marginados, resulta necesario crear una oficina especializada en defender las causas de los menores de edad en la Isla. Esta oficina tendrá el deber de fiscalizar la implantación de la política pública relacionada a los menores de edad que residen en Puerto Rico, de manera que esta población alcance un desarrollo socioeconómico pleno”, sentenció Mas Rodríguez.

El cargo de Procurador de Menores será por un termino de 10 años. El gobernador someterá ante la Cámara de Representantes y el Senado el nombramiento para la aprobación.

Asimismo, la Procuraduría del Menor fiscalizará que en todas las esferas gubernamentales y privadas se establezca una política pública orientada hacia el desarrollo pleno de los menores. Estos esfuerzos deberán incluir apoyo a las familias de los menores, fundamentados en la prevención de la violencia y en la promoción de los valores que permiten una convivencia cimentada en el respeto a la dignidad humana y al valor de la paz.

Además, la oficina tendrá la encomienda de asegurar que los menores de edad sean protegidos contra todas las acciones o conductas que les causen o puedan causar la muerte, daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico. Muy particularmente, que reciban protección contra el maltrato o cualquier tipo de abuso por parte de sus padres, de sus representantes legales, de las personas responsables de su cuidado, así como de los miembros de su grupo familiar, escolar y comunitario.

De igual modo, la oficina tendrá que garantizar que todos los menores reciban una educación de calidad mundial. La educación es pieza fundamental en el desarrollo pleno de todo ser humano. Un ser educado posee las herramientas necesarias para ser exitoso y convertirse en un ciudadano de bien.

“Esta oficina estará dotada de funciones educativas, investigativas, fiscalizadoras, de reglamentación y cuasi-judiciales, con el propósito de que se investiguen y se provean los remedios y las actuaciones correctivas que sean necesarias ante acciones u omisiones que lesionen los derechos de los menores de edad. También estará facultada para actuar por sí, en representación de menores de edad en su carácter individual o como clase para la defensa de sus derechos, así como para aprobar reglamentación para fiscalizar y velar que las agencias gubernamentales y las entidades o instituciones privadas cumplan con la política pública y los objetivos de esta ley”, comentó la también presidenta de la Comisión para el Desarrollo Integrado de la Región Oeste.

El procurador tendrá la facultad de imponer y cobrar multas administrativas hasta un máximo de $10,000 por acciones u omisiones que lesionen los derechos de los menores de edad en la Isla.

Además, rendirá, no más tarde del 31 de enero de cada año, un informe completo y detallado al gobernador y a la Asamblea Legislativa, sobre sus logros, peticiones, querellas radicadas y atendidas, datos estadísticos, uso de recursos y actividades realizadas por la oficina durante el año fiscal precedente a la fecha de radicación.

“Este es un paso histórico en la lucha para detener el maltrato de menores en Puerto Rico y ofrecer un solución real para la defensa de los derechos de nuestros niños. No existe cantidad económica que se pueda colocar para ese fin. Esta procuraduría es necesaria, es importante y buscamos que la medida se apruebe esta sesión y se convierta en una realidad para el bienestar de nuestros niños, el futuro de Puerto Rico”, concluyó.