Edwin Crespo Soler

Residentes y titulares de una decena de urbanizaciones del área metropolitana de San Juan, que recogieron 1,201 firmas en rechazo al Mapa de Calificación de Suelos propuesto por la Junta de Planificación, solicitaron a la gobernadora Wanda Vázquez Garced que detenga su implantación.

Los reclamantes entregaron el pasado 5 de septiembre sendas cartas, acompañada de la firma en La Fortaleza y en la Alcaldía de San Juan, y al día siguiente lo hicieron en la Junta de Planificación.

Durante varios días, residentes de las urbanizaciones El Paraíso, El Paraíso Oeste, Río Piedras Heights, El Remanso, El Escorial, Alturas del Remanso, Villas de Paraná, Paraná, Quintas de Cupey y Quintas de Cupey Gardens se dieron a la tarea de analizar el impacto del propuesto mapa en sus comunidades.

Posteriormente, difundieron ese análisis entre vecinos, para luego pedirles que firmaran una carta solicitando que se detenga la aprobación del propuesto Mapa de Calificación de Puerto Rico.

“Las comunidades residenciales de San Juan endosan la planificación profesional y ordenada bajo las leyes del Estado Libre Asociado de Puerto Rico. Por décadas hemos participado de vistas públicas, reuniones comunitarias, foros de todo tipo y una ordenación democrática del entorno físico del municipio”, establecieron en su carta a la gobernadora Vázquez Garced.

Advirtieron que “a pesar de nuestro endoso a la planificación racional, esta acción apresurada de la Junta de Planificación nos obliga a demandar que el procedimiento en progreso se detenga y se sustituya con uno transparente y con plena participación de los ciudadanos afectados por usos irracionales del terreno”.

La carta enumera nueve reclamos del grupo de firmantes en torno a deficiencias y descuidos del propuesto Mapa de Calificación que constituyen las bases de su petición.

El grupo reclama que la participación ciudadana no ha sido efectiva, pues “el proceso ha sido atropellado y no se le ha dado el tiempo adecuado a la ciudadanía para aportar y participar”.

“No se han hecho disponible los documentos necesarios para que el público pueda analizar cuidadosamente la propuesta de la JP y no se han provisto los recursos mínimos necesarios a la ciudadanía para participar del proceso”, indicaron los vecinos.

Reclamaron que los mapas disponibles al público solo demuestran lo propuesto sin presentar lo existente, lo cual hace difícil, por no decir imposible, que se puedan ver los verdaderos cambios propuestos por la Junta de Planificación.

El grupo señaló que a través de los cambios a los distritos contenidos en el Reglamento Conjunto de junio de 2019 se compromete la habitabilidad de sus casas y vecindarios, trastocando los usos permitidos dentro de sus comunidades, sin que se les haya consultado o hayan sido notificados adecuadamente.