Cámara de Representantes

Sesión ordinaria de la Cámara de Representantes de Puerto Rico. (Brandon Cruz González / EL VOCERO)

En el Día Internacional de los Trabajadores, la Cámara de Representantes aprobó la medida que incluye enmiendas a la Reforma Laboral, convertida en ley bajo la administración de Ricardo Rosselló Nevares.

El Proyecto de la Cámara 3 fue aprobado con 27 votos a favor y 3 votos en contra. Ahora el proyecto pasa al Senado.

La delegación del Partido Nuevo Progresista (PNP) —con excepción del representante José Enrique “Quiquito” Meléndez— se abstuvo de votar sobre la medida. El portavoz del PNP, Carlos “Johnny” Méndez, denunció que poco antes de la votación se les entregó 69 páginas de enmiendas que no tuvieron la oportunidad de evaluar.

“Nuestra intención durante la tarde de hoy era precisamente escuchar este debate, para poder tomar una decisión sobre cómo íbamos a votar”, sostuvo en el hemiciclo de la Cámara. El PNP dio paso a la Reforma Laboral el pasado cuatrienio.

Uno de los votos en contra fue el de la representante del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC) Mariana Nogales, quien argumentó que “la media en discusión no restablece todos los derechos laborales del siglo 20”.

“Estamos hablando de leyes laborales del siglo 20 y estamos en el siglo 21, y me parece que debemos actuar todos y todas a tenor con los nuevos tiempos”, planteó.

También votaron en contra el representante independentista Denis Márquez y su homólogo por el MVC, José Bernardo Márquez.

El proyecto original presentado por el Partido Popular Democrático (PPD) pretendía derogar la Ley 4 de 2017, que afectó los derechos de los trabajadores del sector privado. Sin embargo, esta intención cambió durante las vistas públicas de la Comisión cameral de Asuntos Laborales.

El Proyecto de la Cámara 3 restituye los 15 días de vacaciones y enfermedad de forma uniforme al año para empleados a tiempo completo y permite a empleados a tiempo parcial acumular días. También reduce el periodo probatorio a tres meses, en lugar de entre los nueve a 12 meses que imponía la Reforma Laboral.

La medida también rebaja de 1,350 a 700 horas las horas mínimas trabajadas en un año para cualificar para el Bono de Navidad.