Jenniffer González

Jenniffer González, comisionada residente en Washington. 

La comisionada residente, Jenniffer González, anunció hoy que con la aprobación del paquete de ayudas de $2.2 trillones en el Congreso de Estados Unidos y que ahora pasa a la firma del presidente estadounidense Donald Trump, se garantiza que toda persona que tenga un número de seguro social y que cobre menos de $75,000 pueda recibir un pago de $1,200.

González indicó que el proyecto que aprobó la Cámara federal sufrió cambios y que Trump podría firmarlo esta tarde. En el tema de los $1,200, dijo que la pieza se enmendó y que ahora los ciudadanos recibirían un solo pago con esa esa suma o para la que cualifiquen de acuerdo a su salario. El lenguaje anterior establecía que el pago de los $1,200 se haría mediante dos pagos.

La funcionaria explicó que el Departamento de Hacienda jugará un rol importante en la distribucción de estos fondos a ciudadanos que tengan un número de seguro social. “El mecanismo para esto lo va a determinar el Departamento de Hacienda en conjunto con el Departamento del Tesoro federal”, dijo.

Mencionó que Hacienda tendrá que establecer unas guías para la aplicación del mandato federal en la Isla. Dijo que el Departamento de Hacienda será el encargado de identificar a las personas que cualifican para recibir el incentivo y localizar a los jubilados que se pueden beneficiar. “Hacienda y el IRS deberán implementar un plan para estas guías y hay que hacerlo público”, expresó.

Explicó que para el incentivo de $1,200 cualifica “cualquier persona que tenga un número de seguro social válido y que resida legalmente en Estados Unidos”. Aclaró, sin embargo, que la persona no tiene que haber rendido planilla federal. Entre los ciudadanos que podrían beneficiarse de este incentivo se encuentran pensionados, retirados, empleados del sector privado y del sector público, trabajadores por cuenta propia, contratistas y entre otros.

Opinó que la mayoría de los puertorriqueños cualificarían para un cheque total de $1,200. Explicó que el cheque podría ser menor de $1,200 para aquellos ciudadanos cuyos ingresos superen los $75,000 y que quienes cobren más de $99,000 no cualifican para el incentivo.

Adicional, la medida aprobada por el Congreso destina $377 millones para un programa que aplica a pequeños y medianos comerciantes afectados por el coronavirus en Puerto Rico y en los demás territorios estadounidenses. González estimó que en la Isla hay 48,000 personas que han perdido su empleo o que se han visto paralizadas sus labores a consecuencia del coronavirus. “El gobierno federal debe estar emitiendo la semana que viene las guías de lo que tiene que ver con bancos y pequeños negocios”, indicó.

Además, mencionó que el proyecto incluye un programa de asistencia temporal por desempleo que aplica a Puerto Rico. “Esa parte incluye pagos para personas que no son elegibles para el desempleo y que ahora pueden cualificar como son las organizaciones sin fines de lucro”, expuso.

Explicó que como parte del desempleo se proveerán $600 a todos los trabajadores afectados por el coronavirus durante cuatros meses. “Esto es adicional a los beneficios que se reciben a nivel estatal”, sostuvo.

Detalló además que la pieza federal concede 13 semanas adicionales para beneficio del desempleo.

Si la pieza llega a convertirse en ley también daría acceso al Departamento de Educación a $30,000 millones para educación en línea. También se otorga dinero para que el Departamento de Veteranos de Estados Unidos haga arreglos en los hospitales, incluyendo el del Puerto Rico.

Estos son algunos de los detalles que explicó la comisionada residente sobre el nuevo paquete de ayudas que se aprobó esta tarde en el Congreso estadounidense.

Periodista destacada en la Legislatura de Puerto Rico.