Filas Coronavirus

Los galenos propusieron dividir la reapertura en cuatro etapas que deben durar 21 días cada una

El grupo de asesores médicos creado por la gobernadora Wanda Vázquez ante la pandemia de Covid-19 presentó algunas objeciones con los planes de apertura económica y favorecieron otras de las propuestas, como añadir actividades acuáticas y la reapertura de restaurantes, al menos los que cuentan con salones al aire libre.

En un informe presentado el martes por el grupo de médicos del Recinto de Ciencias Médicas de la Universidad de Puerto Rico – y quienes no estuvieron presentes durante el anuncio de ayer- se especifica que la Isla no ha cumplido con los pasos mínimos para garantizar una reapertura.

“En Puerto Rico no se han cumplido los cuatro criterios recomendados por la Escuela Bloomberg de Salud Pública de la Universidad Johns Hopkins para considerar reapertura de los sectores económicos: disminución en los contagios por 14 días consecutivos; disponibilidad de pruebas; rastreo adecuado de contactos y suficiente capacidad hospitalaria para atender nuevos casos”, reza el informe. “Hasta el 19 de mayo de 2020, el único de los cuatro criterios que entendemos se cumple es el de capacidad hospitalaria y resaltamos que, aunque la utilización de ventiladores se mantiene al 25%, ha habido un aumento en la utilización de camas a 50%, así como en la utilización de las unidades de cuidado intensivo a 65%. Cabe señalar que este aumento ocurre principalmente por condiciones no relacionadas a Covid-19”, dijo el grupo.

En cuanto a los restaurantes, por ejemplo, recomendaron continuar con la entrega y recogido de comidas, así como la posible apertura de restaurantes con salones al aire libre. De acuerdo con este informe, las áreas que deben abrir en esta fase son bienes raíces y rentas, comercios al por mayor, finanzas y seguros, arte y entretenimiento, agencias de gobierno no esenciales y transportación, almacenamiento y utilidades. Ante la realidad del contagio, dijeron, enmendaron esta propuesta para sugerir entonces la reapertura total o parcial de estas áreas: informática, entretenimiento y recreación, en la que sugirieron la posible apertura de áreas recreativas en urbanizaciones y rechazaron por completo los conciertos y eventos deportivos multitudinarios a los que la gobernadora tampoco le dio paso en esta nueva fase. Sobre los restaurantes, propusieron permitir servicio en el salón de los que tengan espacios al aire libre y manteniendo el distanciamiento social.

“La reapertura debe ocurrir por etapas escalonadas. La decisión sobre cuáles segmentos incluir debe ser guiada por criterios objetivos que incluyan el análisis de riesgo y beneficio”, indicaron.

Propusieron dividir la reapertura en cuatro etapas que deben durar 21 días cada una. Sobre los alojamientos, favorecieron que operen a la mitad de su capacidad y que se permita la operación de los restaurantes en estos alojamientos, como anunció que hará la gobernadora.

“En vista de que Puerto Rico tiene una disparidad abismal en el número de pruebas en comparación con otras jurisdicciones federales y otros países que no cuentan con un sistema eficiente de rastreo de contactos y sabiendo que el sistema de salud es muy frágil, para poder evitar un colapso en los sistemas hospitalarios, dependemos prácticamente de forma exclusiva de un monitoreo constante de la cantidad de camas de hospital”, informaron.

El grupo sí recomendó, como acogió la gobernadora, extender las actividades físicas hasta las 7:00 p.m. e incluir actividades acuáticas. Recomendaron además una reapertura escalonada.

“Los centros comerciales deben permanecer cerrados en esta etapa”, indica el informe.

Los médicos no incluyeron las iglesias en la lista de centros y actividades que podrían abrir en la nueva fase de la cuarentena.

Preocupación por el uso de playas

Por su parte, el presidente del Colegio de Médicos Cirujanos, Víctor Ramos, dijo estar preocupado por al menos una de las aperturas: el uso de playas. Dijo que tanto en los restaurantes como en los centros comerciales al menos se puede exigir el distanciamiento social y hay personas encargadas de hacerlo. En una playa, sin embargo, ni siquiera se ha identificado quién velará por el cumplimiento de la nueva orden ejecutiva que permitirá ejercitarse allí, pero no realizar pasadías.

Ramos mencionó que el número de hospitalizaciones se han mantenido estables, lo que implica que se puede proceder con la reapertura de ciertos sectores, vigilando que los números de contagio no vuelvan a subir, como ha sucedido en otros países que han optado por abrir su economía.

“Lo más que me preocupa es lo de las playas en gran medida porque no sabemos quién va a hacer cumplir esto”, indicó Ramos. “Hasta en los centros comerciales el dueño es responsable y el que tiene que hacer cumplir. Pero hay playas municipales, hay playas que no son balnearios, hay playas de Recursos Naturales. Hay como 80 responsables y las playas son públicas. Me preocupa que las playas se empaqueten de gente y no haya nadie para sacarlos. De todos los anuncios es el más que me preocupa porque no veo cómo lo van a hacer cumplir”, sostuvo.

Al hacer el anuncio, Vázquez recabó otra vez la responsabilidad de cada ciudadano y admitió que no puede tener policías en cada esquina playera. Afirmó que los balnearios continuarán cerrados.