Senado, Camara, Capitolio, Presupuesto, Ciencias Forenses, Maria Conte Miller
Conte Miller dijo que el ICF se ha visto afectado en los pasados años por la recesión económica en la Isla. >Josian E. Bruno Gómez / EL VOCERO

El Instituto de Ciencias Forenses (ICF) solicitó un aumento de $1.5 millones en la partida de nómina del presupuesto para el próximo año fiscal para subir los salarios y evitar el éxodo de los patólogos forenses y otros profesionales vitales para esclarecer circunstancias de muerte y otros delitos.

La directora ejecutiva del ICF, María Conte Miller, sometió una ponencia ayer ante las comisiones de Hacienda de la Cámara y el Senado como parte de la discusión legislativa del presupuesto para el próximo año fiscal.

“Aunque no menos importante, el ICF requiere de un plan de clasificación y retribución que ofrezca salarios atractivos a nuestros peritos, garantice la retención laboral y evite la fuga de talento que impacta negativamente la cantidad de análisis científicos necesarios para resolver las controversias judiciales, provocando el fracaso de la justicia y la reducción en el esclarecimiento de los actos delictivos”, expresó Conte Miller.

El presupuesto recomendado por el ICF para el próximo año fiscal totaliza $16.7 millones, cifra que coincide con las recomendaciones presupuestarias del gobernador Pedro Pierluisi y de la Junta de Control Fiscal. La partida de nómina en las distintas versiones de presupuesto es de $11.3 millones.

“Un aumento recurrente por concepto de gastos de nómina de aproximadamente $1.5 millones garantizaría el aumento requerido”, expuso.

Dijo que el ICF se ha visto afectado en los pasados años por la recesión económica en la Isla. “Esto ha ocasionado la pérdida de recursos profesionales en las distintas áreas del ICF, en particular de las clases de patólogos forenses, investigadores forenses, técnicos de balística, químicos forenses, serólogos, entre otros puestos de difícil reclutamiento”, manifestó.

El actual reto del ICF es el reclutamiento de personal de servicio directo de las áreas de investigadores forenses, laboratorio de criminalística y otros servicios esenciales por su naturaleza y complejidad de funciones.

“Estimamos que el costo de reclutamiento puede rondar la cifra de $500,000”, afirmó la funcionaria.

Advirtió que podrían perder a un patólogo forense debido a que no ha recibido respuesta a una solicitud de exención contributiva de 4% a la que tiene derecho. “Esta situación afecta adversamente la posibilidad de contratación de nuevos patólogos forenses, imprescindibles para garantizar la entrega en tiempo oportuno de los cadáveres a sus familiares”, dijo.

Conte Miller sugirió también que la partida presupuestaria de materiales y equipos sea mayor.

Nuevos ingresos

Con la intención de generar nuevas fuentes de ingresos para el ICF, Conte Miller le pidió al Ejecutivo y a la Legislatura que se estudie la posibilidad de allegar recursos adicionales por el producto de las confiscaciones que realiza el Negociado de la Policía.

“Ciertamente, el ICF es vital para el esclarecimiento de crímenes y resulta razonable que reciba recursos producto de las confiscaciones a organizaciones criminales. Esta idea surgió en la discusión de la vista ejecutiva que tuvo el Comité de Transición (del gobierno entrante) con la dirección del ICF”, expresó.

Periodista destacada en la Legislatura de Puerto Rico.