La Fortaleza, gobernadora, wanda vazquez, angel perez, ramon luis rivera, felix el cano delgado, catano, bayamon, guaynabo

El alcalde de Cataño, Félix “El Cano” Delgado, deberá comparecer el próximo lunes ante la División de Drogas Metro por su detención en medio de un operativo realizado por la Policía en una gallera clandestina de la barriada Juana Matos, confirmó el teniente coronel Rafael Rosa, director del Negociado de Drogas, Armas de Fuego y Control del Vicio. 

Rosa dijo a EL VOCERO que el alcalde tiene cita “por el Artículo 8 de la Ley 98 del 2007 (Ley de Gallos de Puerto Rico del Nuevo Milenio). Ese artículo como tal habla del juez de valla, de los que apuestan y hasta de los espectadores”.

El Artículo 8, conocido como Desafíos de Gallos, establece que quedan prohibidas las peleas de gallos que se celebren fuera de las galleras debidamente autorizadas, y que toda persona que lleve a cabo este tipo de actividad fuera de las galleras oficiales o que forme parte de ellas como dueños de gallos, juez o espectador será culpable de delito menos grave y condenado a pagar una multa no menor de $500 ni mayor de $5,000 o cárcel por un período máximo de seis meses, o ambas penas a discreción del tribunal. 

Rosa confirmó a este medio que la intervención ocurrió en una gallera clandestina. “Es un terreno en la barriada Juana Matos, que tiene una carpa, unas sillas, una barra, que venden bebidas y no es una gallera como tal como la de Isla Verde”, explicó el teniente coronel. Agregó que el alcalde no fue esposado.

“Pero, ¿la Policía llegó a este lugar tras confidencias de que el alcalde se pasaba en esta gallera clandestina?”, preguntó este medio. “No, información de que había una gallera clandestina ahí. La información se había estado investigando”, respondió.

Por su parte, Delgado había indicado en declaraciones escritas que visitó el lugar como parte de su campaña política y que no estaba participando de peleas de gallos, aunque las favorece.

“Asimismo, deseo aclarar que no andaba con escolta ni con un guardaespaldas armado. Sobre sillas de propiedad del municipio que se encontraban en el lugar, debo decir que fueron solicitadas por un ciudadano para ser utilizadas como parte de un evento privado”, agregó entonces.

EL VOCERO intentó contactar al abogado de Delgado, Harry Padilla, pero al cierre de esta edición no se obtuvo respuesta.