Campos

Campos destacó la necesidad de las nuevas restricciones informadas ayer por la gobernadora. 

Los nuevos requisitos de entrada a Puerto Rico para los visitantes que llegan por avión fueron favorecidos por representantes del sector de la hospitalidad para mantener en control al coronavirus (Covid-19).

La nueva orden ejecutiva de la gobernadora Wanda Vázquez exige pruebas moleculares y cernimiento a la entrada a la Isla, e impone periodos de cuarentena de hasta 14 días a quienes se tengan que realizar pruebas aquí o en caso de que arrojen un resultado positivo a Covid-19, entre otras medidas.

Jesús Ramos, presidente de la Asociación de Dueños de Paradores, se mostró de acuerdo con la responsabilidad de obligar a los huéspedes a ejecutar los protocolos para evitar la propagación del virus. Hasta ahora se han registrado tres brotes en la Isla asociados a visitantes que llegaron e interactuaron con locales.

“No estamos en contra de la responsabilidad de los paradores para hacer cumplir las medidas de seguridad, en absoluto. La gente que se hospede con nosotros se puede sentir segura. Avalamos el uso de mascarillas en un 100%. Las restricciones en el aeropuerto son justas y necesarias. Los grandes contagios son de gente que ha venido de afuera de Puerto Rico, por lo que había que buscar mecanismos de prevención y control”, reaccionó Ramos.  

Carla Campos, directora ejecutiva de la Compañía de Turismo, destacó la necesidad de las nuevas restricciones informadas ayer y expresó que “son medidas medulares que avalaron infectólogos y epidemiólogos para tener una apertura sostenible del sector turístico y posicionarnos como un destino seguro”.

En el caso de la Asociación de Hoteles y Turismo de Puerto Rico (Prhta, por sus siglas en inglés), avaló los cambios que serán efectivos a partir del 15 de julio en el Aeropuerto Internacional Luis Muñoz Marín.

“Traer certificados de pruebas negativas es lo más razonable y lo están haciendo en el Caribe en Bahamas y Aruba, además de Hawái y Alaska. No creemos que esto vaya a afectar la llegada de turistas, porque el que tiene que viajar lo hará comoquiera. Nosotros sabíamos que esta decisión era algo que se estaba evaluando y les preguntamos sobre esta posibilidad a visitantes de ocio y la respuesta fue muy positiva. Entienden que son acciones para mantener la seguridad”, comentó Clarissa Jiménez, presidenta de la Prhta.

Sobre este tema, Discover Puerto Rico (DPR) confirmó que ya están preparados para anunciar los nuevos protocolos para visitar la Isla.

“Estamos listos para transmitir el mensaje sobre las medidas de salud y seguridad a futuros turistas, asesores de viajes, organizadores de reuniones y periodistas. Como la Organización de Mercadeo del Destino (DMO), comunicamos los procedimientos para preparar a los viajeros para la experiencia que encontrará cuando lleguen al aeropuerto”, declaró Brad Dean, principal oficial ejecutivo de DPR.

Mientras, Emilio Colón, miembro del ‘task force’ económico, declaró que “la decisión de pedir una prueba (a los visitantes) es un paso en la decisión correcta para no perder el terreno que hemos ganado, porque la capacidad hospitalaria no aguantaría un brote como en otros países”.

No obstante, mencionó que el tema que le preocupa es la fiscalización de los hoteles.

Abogan por comerciantes

En los comercios –como los que venden bebidas alcohólicas y alimentos, y frecuentados tanto por locales y visitantes del exterior- la gobernadora estableció que habrá penalidades para los propietarios cuyos clientes no accedan a cumplir con las medidas de seguridad y el uso de mascarilla. En las pasadas semanas se ha observado aglomeración de clientes en establecimientos –principalmente de bebidas y en zonas turísticas- sin que siempre se guarde el distanciamiento social y el uso de mascarillas.

“La responsabilidad de cumplir con la mascarilla es del ciudadano y no del comerciante, que puede advertirle al cliente, pero no es un policía para penalizar al que viole la ley. No es justo que multen a los comerciantes que pueden decirles a las personas que cumplan con los protocolos, pero no pueden ponerse a pelear con ellas”, reaccionó Jorge Argüelles, presidente del Centro Unidos de Detallistas (CUD).

Dijo que los comerciantes sí tienen la responsabilidad de poner letreros e informar los protocolos a los consumidores. Pero las demás exigencias que podrían desembocar en la imposición de multas o cierre de establecimientos no las consideró apropiadas.