José Reyes

José Juan Reyes, ayudante general de la Guardia Nacional.

El ayudante general de la Guardia Nacional, José Reyes, no descartó la posibilidad de que se imponga nuevamente un cierre más restrictivo para atender la pandemia del Covid-19. Los casos han seguido en aumento y hoy el Departamento de Salud reportó ocho muertes adicionales.

Reyes participa en una reunión en La Fortaleza con la gobernadora Wanda Vázquez en la que se busca atender el aumento de casos positivos. A su llegada, se le preguntó si es una opción regresar a un cierre más restrictivo, a lo que contestó que “hay que ser más estricto en observar esta orden y eso está sobre la mesa. La Policía está presentando un plan de trabajo de cómo van a ejercer esta orden y ser más rigurosos”.

Según se informó, esta reunión es con funcionarios federales y estatales y se espera que mañana se reúna con los miembros del grupo asesor médico.

Reyes reiteró que el inventario de reactivos para realizar las pruebas es limitado y que, por lo tanto, deben restringirse las pruebas a las personas que las necesitan.

“Los inventarios de pruebas rápidas y moleculares son limitados. Tenemos que enfocarlo en grupos críticos como son los envejecientes y el personal de primera respuesta”, expresó. “Hemos observado las situaciones en la zona turística, con turistas desobedeciendo la orden. Nos hemos estado reuniendo y hemos dado las recomendaciones”.

Reiteró que la opción de restringir el toque de queda “es una de las alternativas que se ha trabajado. Se ha discutido cerrar el aeropuerto, pero eso está en la jurisdicción federal y es una prerrogativa del presidente (de Estados Unidos, Donald Trump). Se le solicitó a la FAA (Agencia Federal de Aviación) que se disminuyan los vuelos desde los “hot spots” pero esa contestación no ha llegado”.