Agricultura

En el sector agrícola las pérdidas mayores están en los cultivos de farináceos, como plátanos y guineos. >Suministrada

El paso de la tormenta Isaías no solo causó daños en la agricultura —que preliminarmente se estima sobrepasan los $100 millones— sino que coloca en evidencia la necesidad de recursos para reforzar el desarrollo de este sector que se vulnera ante las periódicas emergencias que ocasionan en la Isla la llegada de eventos atmosféricos.

El presidente de la Asociación de Agricultores, Héctor Cordero Toledo, dijo que aún siguen colectando información sobre las pérdidas que dejó Isaías, así como la ubicación de las siembras afectadas por los vientos y las inundaciones. “A gran escala hay sobre 70% de las plantaciones que quedaron destruidas, siendo en este caso el plátano y el guineo como los principales cultivos mayormente afectados a través de toda la Isla. Claro está, la montaña —por ser una región más alta donde las ráfagas se sintieron más fuertes— pues el sector del café tuvo unos efectos negativos al igual que las plantaciones de chinas —en las zonas de Utuado, Lares, Adjuntas, Las Marías y Maricao— que se vieron grandemente afectadas”, dijo.

Aclaró, sin embargo, que ayer algunos agricultores no habían podido llegar a sus fincas y que seguían abriendo camino para poder inspeccionar los daños. Opinó que los daños no fueron similares a los del huracán María, pero que “a nivel de cultivos los daños fueron significativos”.

“Lo que no afectó los vientos, pues el agua lo afectó. Todavía en la región suroeste, específicamente el área que va desde Cabo Rojo a San Germán está intransitable. Hay fincas en esa área a donde no se ha podido llegar y varios agricultores hicieron reconocimiento por las fincas por medio de los drones, pero hasta que no se llegue al campo no se podrá tener una proyección más clara”, enfatizó.

Cordero Toledo dijo que al momento han recibido información de 100 a 200 agricultores cuyos daños alcanzan los $2 millones. “Estamos hablando de menos del 5% de los agricultores totales, y pues estamos hablando que sobrepasan los $100 millones y un poco más, cuidado si llega a los $250 millones. Todavía estamos muy temprano para poder determinar un número bastante cerca”, señaló.

“Hay muchas de esas plantaciones que estaban en momento de cosecha y que se podría salvar y sacar al mercado en los próximos días, pero hay que contabilizar las demás plantaciones que estaban en distintas etapas de crecimiento y conforme a la etapa de crecimiento se determina el valor aproximado de esa plantación. Así que es bien preliminar”, abundó el agricultor, quien emplazó a los agricultores a someter información sobre daños a través de la página de internet de la asociación o de las redes sociales.

Señaló que dicha información será utilizada para “solicitar y agilizar” ayudas federales. “Sabemos que es con lo único que podemos contar”, expresó.

Por su parte, el Departamento de Agricultura anunció que un grupo de agrónomos salió ayer hacia las fincas en diferentes municipios para preparar un informe preliminar de daños.

El secretario Carlos Flores detalló a EL VOCERO que las siembras más afectadas fueron las del plátano y el guineo, aunque también el café y algunas hortalizas. Advirtió, sin embargo, que puede que haya una “escasez momentánea” de plátano y guineo, pero aseguró que “no tardaría más de dos a tres meses”.

Además, el funcionario reconoció que “no existe ni nunca ha existido” un fondo de emergencia en el presupuesto de Agricultura para apoyar a los agricultores durante fenómenos atmosféricos. “Ni lo hay ni ha existido nunca. Así que de manera administrativa y fiscal no tenemos ese pote”, informó.

Afirmó además, que los agricultores tampoco tendrán acceso a los seguros que provee la Corporación de Seguros Agrícola, ya que estos pueden activarse únicamente cuando se trata de un huracán. “Como no pueden cubrir las pérdidas por el seguro, sí el departamento tiene programas para ayudarlos en el alquiler de maquinarias para limpiar los caminos, también programas para la compra de semillas y otros programas que se le dan incentivos para la compra de abono. Así que la prioridad ahora a través de todas los regiones es con los agricultores que soliciten ayuda porque sufrieron pérdidas”, dijo.

Flores instó a los agricultores a comunicarse con los agrónomos de área para que llenen la solicitud de los incentivos. “Estamos comenzando el año fiscal y el presupuesto lo tenemos completo; así que es el mejor momento para solicitarlo”, expresó.

Periodista destacada en la Legislatura de Puerto Rico.