Trabajo

El secretario del Departamento del Trabajo y Recursos Humanos (DTRH), Carlos Rivera. >Brandon Cruz González / EL VOCERO

 

El Departamento del Trabajo y Recursos Humanos (DTRH) ha comenzado a recibir cheques de personas que entienden no son elegibles para los fondos del Programa de Desempleo por Pandemia (PUA, por sus siglas en inglés), el cual es objeto de investigaciones por presuntos casos de fraude.

Las informaciones de arrestos en las últimas semanas, asociadas a personas que han intentado cambiar cheques con identificaciones falsas, y los señalamientos de investigaciones por agencias locales y federales ha causado temor, incluso de personas que han recibido la ayuda luego de solicitarla.

Así lo expresó el secretario del DTRH, Carlos Rivera Santiago, a preguntas de EL VOCERO, quien aseguró cooperan con las autoridades locales y federales en investigaciones que han producido arrestos, pero no la presentación de cargos contra los imputados.

Hasta ahora, según ha reseñado este medio, se han producido 38 arrestos por fraude al PUA, 34 querellas y $199,950 en fondos federales recuperados. Esa era la cifra hasta ayer.

“Sí puedo decirte que de manera diaria aquí se devuelven muchos cheques, pero son por ciudadanos que sí solicitaron y entienden ahora que no les corresponde el beneficio o que entienden que no son acreedores del beneficio”, expresó Rivera Santiago.

En redes sociales y personas que se han comunicado a este medio, también han denunciado que no han solicitado los fondos del PUA y han recibido la ayuda. Por el contrario, existen miles de casos con los llamados “puntos controvertibles” que no han podido beneficiarse del programa, aunque en principio podrían ser elegibles.

Rivera Santiago señaló que internamente están tomando controles para custodiar los sistemas y la documentación para que nadie, además de los empleados, tenga acceso y evitar cualquier situación que ponga en riesgo los fondos y la información de los solicitantes.

Cifras en crecimiento

Las cifras preliminares de querellas ante el Negociado de la Policía por robo de identidad relacionado al PUA suman 12 y se distribuyen en las áreas policiales de San Juan, Carolina, Bayamón, Caguas y Rincón, según el teniente de la División de Robos y Fraude a Instituciones Bancarias, José Ayala.

“Ellos (los querellantes) están alegando que están entrando a la página del Departamento del Trabajo y solicitan los servicios y el sistema los deniega porque ya tienen una solicitud con información de ellos. Hemos arrestado varias personas con ese modo de operación y de robo de identidad para cambiar los cheques”, expresó.

pua 2

Miles de desempleados aguardan por resolver "puntos controvertibles" en sus solicitudes para poder acceder al PUA.

A ello, el secretario comentó que “aquí (en el Trabajo) ocurre de igual manera que ocurre en las instituciones bancarias, si alguien coge y le roba la identidad a alguien pues pudiese aplicar a instituciones bancarias, tarjetas de créditos y en el caso del Departamento del Trabajo no es distinto”, sostuvo.

Explicó que en el caso de PUA los solicitantes contestan formularios bajo juramento so pena de perjurio y que, además, someten otros documentos oficiales, como el Formulario 480, la planilla o el registro de comerciante.

“De la misma forma que se hace el robo de identidad con cuentas bancarias y muchas transacciones con tarjetas de crédito. La persona puede entrar y usar la información de otra persona o solicitar documentación falsa. De la misma forma que ocurre, cuando hay personas que han utilizado licencias de conducir falsas para cambiar cheques. Hay distintas modalidades”, detallo.

Dijo que “lamentablemente, organizaciones criminales usan el ingenio algunas personas para defraudar o cometer algún tipo de delito”, y -en parte- es lo que se ha evidenciado con el PUA, lo cual también ha sucedido en otras jurisdicciones de Estados Unidos.

Ayala, por su parte, destacó que su llamado a los ciudadanos es que estén pendiente siempre a su información personal. “Además, que verifiquen, llamen al Trabajo vía Internet o personalmente y que luego hagan una querella relacionada a robo de identidad”, agregó.

La situación con el PUA es tal que agentes del Negociado de Vehículos Hurtados (NVH) intervinieron esta semana en una vivienda del barrio Campanillas, Toa Baja, donde ocuparon unos 60 expedientes con solicitudes fraudulentas al programa. También se ocuparon computadoras y una impresora para falsificar licencias de conducir, las cuales eran usadas para el cambio de los cheques.

Esa intervención se produjo luego el recibo de confidencias. En la vivienda fue arrestado un hombre de 50 años, que había sido convicto por un caso en el foro federal.

¿Fallas internas?

Ante la situación que ha ido en aumento con los arrestos y las quejas de personas que entienden cualifican y no reciben la ayuda, EL VOCERO cuestionó si se han detectado fallas internas en la agencia en el manejo del PUA.

Rivera Santiago dijo que no han identificado fallas internas en la agencia que propicien algunas de las dificultades con el programa de ayuda a los desempleados.

Mientras tanto, sigue al pendiente el caso de menores que también habrían solicitado los beneficios del programa con identificaciones falsas. En ello se cuenta la información que ha trascendido de supuestos estudiantes del Colegio San Ignacio de Loyola. Sobre esto se espera por la acción de las autoridades para identificar a posibles participantes en esta situación.

Periodista destacada en la Legislatura de Puerto Rico.