luma
El director ejecutivo de la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf), Omar Marrero, compareció ayer a la vista en el senado. >Brandon Cruz González/EL VOCERO

En la Cámara de Representantes surgieron nuevas preocupaciones sobre el millonario contrato entre la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) y la empresa LUMA Energy, por una cláusula de “fuerza mayor” que permitiría que esa empresa desista del acuerdo contractual en caso de que un evento atmosférico impacte a la Isla y deje gravemente averiado el sistema eléctrico.

El director ejecutivo de la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf), Omar Marrero, admitió en una vista pública de la Comisión de Energía de la Cámara que el contrato con LUMA tiene una puerta de salida para la empresa.

El presidente de la Comisión cameral de Energía, Luis Raúl Torres, entregó ayer a Marrero una copia con una parte del contrato con LUMA para que le diera un vistazo a la definición de “fuerza mayor” y le advirtió que estaba bajo juramento.

“Le pregunto si esa parte del contrato le permite a LUMA, en caso de un huracán como María, agarrarse de esa cláusula de fuerza mayor y puedan cancelar ese contrato sin ninguna consecuencia, irse de Puerto Rico y dejarnos el sistema”, preguntó Torres.

“Sujeto a lo que dice el contrato sí. Si se da el evento de causa mayor —sujeto a lo que dice el contrato— pudiese darse la circunstancia donde LUMA como parte del contratante estuviese excusada de su cumplimiento en el contrato”, respondió Marrero.

“¿En el caso de un huracán?”, insistió el representante.

“En el caso de una fuerza mayor que claramente incluye lo que pudiese ser un huracán”, aseveró el funcionario.

“¿Eso está ahí para que LUMA se pueda excusar y no tenga que responderle al pueblo?”, cuestionó Torres nuevamente.

“Se da como un mecanismo para, ante un evento extraordinario —que Dios no quiera— se pudiese excusar del cumplimiento”, respondió Marrero, y agregó que este lenguaje es “típico de estos contratos”.

El representante popular confrontó a Marrero indicándole que Fermín Fontanés, director de la Autoridad de las Alianzas Público-Privadas (APP), había dicho en una pasada vista pública que la cláusula de fuerza mayor excluía a los huracanes.

“¿Quién me dijo lo correcto Fermín o usted?”, preguntó Torres.

“Creo lo que dice el contrato”, respondió Marrero.

Al concluir la vista, Marrero —quien también es miembro del Comité Timón para la fiscalización del contrato con LUMA— informó que estudiaría las preocupaciones de los representantes y que entregará a la comisión un análisis legal de la citada cláusula.

“Nos comprometimos con estudiarlo más a fondo para asegurar que cualquier preocupación de los legisladores se atienda, pero nos preocupa el que se interprete de manera aislada… Todo proyecto de ejecución de obra incluye una cláusula de ejecución de obra mayor en caso de que sea ese evento mayor”, agregó.

Dice que LUMA no se irá

Fontanés declaró a EL VOCERO que “el contrato habla por sí solo. No es un asunto de interpretación. Los huracanes no caen bajo definición de fuerza mayor”.

En la vista, específicamente se aludió a los Artículos 1—(que incluye la definición de fuerza mayor— y al Artículo 14 del contrato con LUMA. “No solo tienes que probar que pasó el apocalipsis, sino que el apocalipsis no te permitió trabajar. Estamos sacando esto de contexto de manera apocalíptica”, insistió Fontanés.

Añadió que tal vez Marrero llegó a una conclusión “a lo mejor por la forma en que le hicieron la pregunta y porque no tenía el contrato a la mano”.

“No podemos mirar las cláusulas en el aire porque esto es un rompecabezas que se está alimentando y si hay una declaración de emergencia, ahí es que vienen los fondos federales, pero eso no es suficiente. Tiene que haber una declaración de emergencia que no te permita ejecutar por 18 meses consecutivos. Es sumamente oneroso para ellos (para LUMA) levantar eso como un incumplimiento y si lo pueden hacer tendremos una preocupación como país, si nuestros trabajadores no pueden salir a la calle en 18 meses”, apuntó.

Mencionó, incluso, que el contrato “habla de cosas que ellos (LUMA) tienen que hacer con los huracanes”.

“Esto no se le pasó a nadie y eso está hecho ahí consciente de que pueden venir huracanes. LUMA tiene la potestad para irse solo bajo la razón de que ocurrió un evento de fuerza mayor y de que pasaron 18 meses sin que sus trabajadores hayan podido salir a la calle a trabajar”, repitió.

Dudas de los representantes

Torres explicó que su preocupación es que en Puerto Rico ocurra lo mismo que en Texas con las tormentas de nieve, donde las empresas de servicio eléctrico se fueron a quiebra en medio de las inclemencias atmosféricas.

“Esa cláusula hay que volarla de ese contrato como está redactada porque eso lo pusieron ahí para proteger a LUMA, pero todo el mundo sabe que si algo es previsible es que en cualquier año nos puede azotar un huracán categoría 5”, advirtió.

Señaló que el contrato se contradice en distintas instancias y que debe ser enmendado.

“Habla de fuerza mayor, de cosas que vienen por causa de Dios y todo ese tipo de cosas, pero luego abajo clarifica que si el gobierno federal o el gobierno de Puerto Rico declara zona de desastre, LUMA lo puede reclamar e irse”, agregó.

El legislador Denis Márquez, del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), señaló que Marrero “reconoció bajo juramento en su ponencia que luego de un huracán, LUMA podría recoger los bártulos y desaparecerse del País dejándonos a Puerto Rico con toda una situación de reconstrucción del sistema eléctrico. Si esa es la interpretación que bajo juramento él hace —y le dije incluso que LUMA utilizaría incluso su testimonio para argumentar en corte— es una situación indignante y terrible para el País”.

En tanto, la AEE ni LUMA respondieron los pedidos de reacción.

Periodista destacada en la Legislatura de Puerto Rico.