Familia, Justicia.

El nuevo Código Civil aprobado en verano entra en vigor hoy con todos los cambios que implica en la vida cotidiana y en los procesos civiles que lleguen a los tribunales del País.

Asuntos cotidianos como la relación entre vecinos, la herencia y la relación familiar, y temas más particulares como la reproducción asistida, entre otros, tendrán ahora reglas de juego diferentes a las que han imperado por casi un siglo.

Debido a los numerosos cambios, organizaciones como el Colegio de Abogados y el Comité Amplio para la Búsqueda de la Equidad (CABE), reclaman que no ha habido esfuerzo educativo.

La presidenta del Colegio de Abogados y Abogadas, Daisy Calcaño López, envió una carta a la gobernadora Wanda Vázquez urgiendo más tiempo para implementar el nuevo código. En su misiva, pide utilizar una próxima sesión extraordinaria para dar seis meses adicionales a la implementación del nuevo ordenamiento civil para que el proceso de implementación “se haga de manera ordenada y con suficiente oportunidad de que todos y todas comprendamos el nuevo ordenamiento jurídico antes de que el desconocimiento conlleve la pérdida de derechos y sanciones jurídicas innecesarias”. La misiva fue enviada el pasado martes.

El asesor de La Fortaleza en asuntos legislativos, Alex López, declaró que la solicitud es tardía y que una vez aprobado el Código Civil hubo 180 días para entrar en vigor hoy.

“Entendemos que ha habido tiempo suficiente y hemos sido testigos del sinnúmero de cursos de educación continua que han ofrecido distintos proveedores de cursos para profesionales del derecho con el fin de conocer la nueva ley. Ahora bien, posponer la vigencia conllevaría enmendar el Código aprobado hace casi seis meses”, sostuvo López.

Por su parte, el abogado de derechos civiles y portavoz del CABE, Osvaldo Burgos relató que hay asuntos tan básicos como las relaciones entre vecinos que ahora tendrán un nuevo marco legal. Por ejemplo, mencionó que si una persona tiene placas solares en su techo y el vecino construye o siembra un árbol que tape el sol a las placas, el vecino que construye es responsable de costear la diferencia en el costo de energía de su vecino o poner las placas solares en su casa y garantizar la energía para la casa vecina.

De igual forma, alertó que también cambian las complicadas reglas de sucesión, provocando, por ejemplo, que la persona viuda herede junto a los hijos de la persona fallecida.

“Este código fue aprobado de manera atropellada y se le dio un término para entrar en vigor en seis meses. Mi preocupación —a parte de que es poco tiempo para que la comunidad jurídica se ponga al día de todos los cambios— me preocupa más que el gobierno no ha hecho nada para educar al País y decirle cuáles son los cambios y las nuevas directrices en sucesiones, obligaciones, contratos y manejo de la propiedad”, afirmó Burgos.

El nuevo Código Civil se aprobó en mayo luego de extensa controversia y caldeadas vistas públicas. La gobernadora Wanda Vázquez lo firmó en junio y entra en vigor hoy. La Legislatura ha discutido por décadas la necesidad de aprobar un nuevo Código Civil. La exrepresentante y ahora acusada a nivel federal, María Milagros Charbonier, fue quien encaminó el proceso de vistas públicas en la Cámara.

“Esa orientación le corresponde al Estado. Hay una responsabilidad compartida con la comunidad jurídica que tiene una obligación con la sociedad. Hay una obligación ética de informarle a la ciudadanía, pero al día de hoy muchos abogados tampoco se han puesto al día de los cambios porque este código tiene tantos cambios que es estudiar Derecho de nuevo”, expresó Burgos. “Derecho de familia, sucesiones, obligaciones y contratos, hipotecario, sucesiones, todo eso lo aprendimos en el viejo código y ahora cambia”, alertó.

Al igual que el Colegio de Abogados, Burgos expresó que el tiempo para implementar el código debió ser mayor, ya que coincidió con las elecciones y con la pandemia de Covid-19 que mantuvo al gobierno —y a los tribunales— cerrados.

En veremos las gestiones de la nueva Legislatura

Tanto el senador popular José Luis Dalmau como el representante popular Rafael Hernández Montañez dijeron que la posibilidad de cambiar nuevamente el código ya aprobado es algo que habría que discutir con los legisladores que conformarán la Legislatura a partir de enero. Dalmau y Hernández Montañez fueron seleccionados para presidir el Senado y la Cámara, respectivamente, a partir de enero.

“Hay que recordar que la delegación popular le votó en contra a este código. Al haber un gobierno compartido, será difícil que haya un planteamiento de cambiar las disposiciones del nuevo código”, expresó Hernández Montañez. “Lo primero que tiene que haber es un diálogo y ver cuáles son las posiciones de todas las partes. Hay que ver cómo queda el reglamento, pero como está actualmente, los temas religiosos no van a caucus”, explicó.

Dalmau, por su parte, indicó que existe una comisión conjunta para revisar el Código Civil y que esta continúa trabajando. “Yo supongo que la comisión estará revisando cualquier medida, porque cualquier legislador puede presentar una medida y se llevará a cabo la evaluación correspondiente”, precisó Dalmau, quien rechaza que se pueda dar más tiempo para implementar esta nueva legislación. “Es el tiempo que se dio. Se aprobó en verano y ahora entra en vigor”, sentenció.

El Código Civil tiene seis libros que rigen las leyes en asuntos como familia, relaciones jurídicas, contratos, derechos reales, obligaciones y sucesiones.

Sobre el acta de nacimiento, no autoriza enmiendas y exige que haya una orden del tribunal para que se realice una “anotación al margen de la inscripción original del sexo de la persona cuando proceda una enmienda debido al cambio o modificación posterior del sexo”.

EL VOCERO solicitó una reacción al Departamento de Justicia, pero al cierre de esta edición no hubo respuesta.