Lersy Boria

En la foto, la actual procuradora de las Mujeres, Lersy Boria.

El Senado aprobó ayer unas enmiendas a la Ley 20-2001 de la Oficina de la Procuradora de las Mujeres (OPM) para que, en caso de una vacante permanente, la sucesora sea nombrada a ocupar el cargo por un nuevo término de diez años, en lugar de completar el periodo vigente.

La medida establece que la procuradora, con consulta previa al gobernante, podrá nombrar a una procuradora auxiliar y delegarle cualquiera de las funciones dispuestas en la ley, excepto la de nombrar el personal y adoptar los reglamentos necesarios para cumplir con los propósitos del estatuto.

Asimismo, menciona que la procuradora auxiliar deberá reunir todos los requisitos que exige la ley para el cargo de procuradora y asumirá todas las funciones, deberes y facultades de la procuradora en caso de enfermedad, incapacidad, ausencia temporal o cuando surja una vacante, hasta tanto su sucesora sea designada y tome posesión del cargo.

“Cuando el cargo de procuradora quede vacante de forma permanente, antes de expirar el término de su nombramiento, la sucesora será nombrada por el gobernador de Puerto Rico, con el consejo y consentimiento del Senado y la Cámara, y ocupará el cargo por un término de 10 años hasta que su sucesora sea nombrada y tome posesión del cargo”, lee la medida.

El Proyecto de la Cámara 2261, presentado por el representante José “Pichy” Torres Zamora, fue aprobado ayer con 15 votos a favor y 10 en contra de las minorías del Partido Popular Democrático (PPD) y el Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), así como del senador independiente José Vargas Vidot y el senador Abel Nazario.

Sin embargo, la medida regresará a la Cámara, ya que el Senado aprobó eliminar la enmienda que disponía que el nombramiento en propiedad de la procuradora de las Mujeres también debía contar con el consentimiento de ambos cuerpos legislativos.

Expresan oposición

Durante la sesión ordinaria del Senado, el senador popular Eduardo Bhatia condenó los cambios a la ley. “Se puso una posición a 10 años para que el procurador de la Mujer no fuera escogido por razones político partidistas. Para que esa posición se viera un poco independiente de los vaivenes políticos”, comentó en el hemiciclo de la cámara alta.

“Eso básicamente destruye el término por lo cual un gobierno escoge una persona por un término. Eso disloca la esencia de lo que era el propósito de cubrir a los procuradores del vaivén político. Destruye la independencia política que estas instituciones deberían tener”, mencionó Bhatia.

Mientras, el senador popular Cirilo Tirado indicó que “en la mayoría de la leyes habilitadoras de funcionarios a términos de más de cuatro años se establece claramente que un nuevo nombramiento vendría por el término que le corresponde ejercer (al predecesor). Pero quieren ahora hacer un nuevo mandato de si renuncia la persona, en vez de ser confirmada otra persona por el periodo que le compete, vamos 10 años nuevos. Eso no creo que sea lo correcto”.

Tirado criticó que las enmiendas permitan que la procuradora auxiliar pueda asumir, en caso de una vacante permanente, la dirección de la OPM indefinidamente sin el aval de la Legislatura.

En tanto, el portavoz de la mayoría novoprogresista, Carmelo Ríos, expresó que “la Constitución le da capacidad de consejo y consentimiento al Senado en todos los nombramientos excepto lo que la Constitución dispone (como excepciones): secretario de Estado y uno o dos más que tienen que pasar por Cámara y Senado”.

“Esta enmienda clarifica que la intención de los compañeros y compañeras de la Cámara no procede y que es el Senado que decide el consejo y consentimiento”, puntualizó.