"June" Rivera será nombrado secretario del PNP

Representante Rafael 'June' Rivera. 

El representante Rafael “June” Rivera reveló hoy que la Comisión de Educación Especial y Personas con Discapacidad, que preside, encontró serias deficiencias en el Programa de Asistencia Tecnológica de Puerto Rico (PRATP), adscrito a la Administración Central de la Universidad de Puerto Rico (UPR).

El PRATP debe atender las necesidades de las personas con impedimentos mediante la implantación de planes de acción y proyectos que promuevan cambios en los sistemas y actividades de apoyo y defensa para proveer equipos y servicios de asistencia tecnológica a estas personas.

Este programa es la única entidad en la isla que trabaja en los procesos de cambios de sistemas para que las personas con impedimentos tengan acceso y utilicen la tecnología especializada o la asistencia tecnológica, para que este sector de la población sea más independiente y productivo en y para la sociedad.

Sin embargo, en el informe de 46 páginas sometido hoy al pleno de la Cámara de Representantes, el representante June Rivera y los miembros de la Comisión concluyen que, lejos de su misión, el PRATP no rinde todas las funciones para las que fue creada.

De hecho, el último informe de la directora del programa María Miranda Castro, que ocupa una posición de confianza, al vicepresidente de la UPR, su supervisor inmediato, se hizo en 2016, luego de que se le eximiera de rendir informes mensuales porque su labor alegadamente “se reflejaba en las actividades realizadas por el PRATP”.

Por otro lado, de las varias patentes que llegó a inscribir PRATP, no se recibió un solo centavo porque nunca fueron comercializadas. La comercialización y mercadeo de patentes en la UPR le corresponde a su Oficina de Propiedad Intelectual y Transferencia de Tecnología.

“Los hallazgos muestran un programa con graves deficiencias en el manejo administrativo y grave desidia en la protección de los valiosos equipos para personas con necesidades especiales. La forma indolente en que se dispuso de todo ese material, que muchos en Puerto Rico necesitan tan urgentemente, hiere la sensibilidad y nos hacer reaccionar con coraje. Estamos hablando de un sector de nuestra población a los que les estamos negando su derecho a vivir de manera independiente en la medida que sea posible. Ahora nos corresponde legislar de tal manera que impidamos que esto vuelva a ocurrir”, aseguró el representante.

Una inspección ocular de la Comisión en marzo de las facilidades que desde octubre de 2017 ocupa ese programa en el Jardín Botánico en Río Piedras, reflejó un caos de equipo amontonado, deteriorado, cuando debió ser utilizado para las personas con impedimento necesitadas. A este momento, agregó el representante June Rivera, la UPR evalúa todavía a qué lugar se relocalizará el programa.

Luego del huracán María se relocalizó el personal, pero no así el equipo, abandonado en estructuras afectadas por el temporal y otros expuestos a los elementos de la naturaleza. También fueron colocados en los baños, pegados a inodoros. Más aún, se encontró materiales nuevos tirados en el piso, entre ellos, donaciones recibidas de organizaciones exteriores para los afectados por el huracán, como andadores, pañales y otros. La investigación del representante arrojó que tampoco se tiene un inventario del equipo.

En la parte externa de esas oficinas en deterioro, se colocaron cuatro vagones que, a simple vista, estaban en grave estado de abandono y repletos de que equipo asistivo. También se colocó equipo expuesto a los elementos de la naturaleza. A la Comisión no se le pudo decir cuándo se relocalizará el equipo.

Los funcionarios de PRATP le dijeron al representante June Rivera y a los demás miembros de la Comisión que los equipos para uso de personas con discapacidades, y expuestos a ratas y sabandijas, solo se desinfectarían previo a ser entregados.

Según el informe de la Comisión, la UPR tampoco cumplió con su obligación de tener preparado y en funcionamiento un reglamento para establecimiento de un Proyecto Permanente de Reciclaje, Préstamo y Reúso del equipo. La Junta de Gobierno de la UPR tiene bajo su consideración un borrador hace dos años.

Además, surge de la investigación que el Consejo Asesor del PRAPT incluye entre sus miembros a integrantes de otros Consejos y organizaciones que administran fondos federales para luchar contra lo que estaba sucediendo en el PRAPT.

Ante los graves hallazgos, el representante June Rivera recomendará enmendar la Ley 264-2000 (Ley del Programa de Asistencia Tecnológica de Puerto Rico) para transferir el PRATP al Recinto de Ciencias Médicas de la UPR, y que le provea de una ubicación permanente en una infraestructura adecuada, seguridad, mantenimiento, servicios administrativos, apoyo a la red de telecomunicaciones y tecnología de información, entre otros asuntos vitales.