ASES

El gobernador Pedro Pierluisi anunció hoy los nombres de los profesionales de la industria de la salud que componen el grupo de trabajo multisectorial que preparará propuestas y estrategias de trabajo ante el gobierno federal para lograr trato igual en los programas Medicaid y Medicare.

Pierluisi designó como miembros del grupo al presidente del Colegio de Médicos Cirujanos de Puerto Rico, doctor Víctor M. Ramos Otero, y al presidente de la Asociación de Hospitales de Puerto Rico, Jaime Plá Cortés.

También, al presidente de la Asociación de Productos de Medicaid y Medicare de Puerto Rico y presidente de Triple- S, Roberto García Rodríguez; al director ejecutivo del Sistema de Salud Menonita, Ricardo Hernández Rivera; a la directora regional de relaciones gubernamentales para Puerto Rico-Arizona-Nevada-Nuevo México e Islas Vírgenes de Estados Unidos de la farmacia Walgreens, Coral Cummings-Pino; al presidente de la Asociación de IPAS, Jorge Hess; y al presidente de FIDE, el licenciado Luis Pizarro Otero.

El grupo multisectorial es presidido por el secretario del Departamento de Salud, Carlos Mellado, y copresidido por la directora ejecutiva de la Administración de Asuntos Federales de Puerto Rico (Prfaa), Carmen Feliciano. También forman parte del mismo, la comisionada residente en Washington, Jenniffer González Colón; el director ejecutivo de la Administración de Seguros de Salud (ASES), Jorge Galva y el director ejecutivo de la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf), Omar Marrero.

“Agradezco la disponibilidad de cada uno de los miembros de este excelente grupo de trabajo multisectorial. Nuestra meta en conjunto es contribuir y mejorar a la salud de cada uno de los residentes en Puerto Rico, logrando trato igual en los programas de Medicare y Medicaid, y un mejor acceso a la salud para todos en la Isla”, sostuvo el gobernador.

El grupo buscará que la implementación de Medicaid y Medicare en la Isla sea igual que en Estados Unidos.

En la actualidad, el programa Medicaid de Puerto Rico difiere de los programas en Estados Unidos en varios aspectos importantes. El sistema de salud público (incluido Medicaid) no proporciona servicios de atención a largo plazo. Además, Medicaid funciona mediante un sistema de salud completamente integrado verticalmente, es decir, las decisiones del programa se toman en el nivel superior del gobierno y descienden hasta las raíces del programa, aunque existe cierta delegación de poderes en niveles inferiores.

Asimismo, entre las diferencias en el trato que reciben los estados y Puerto Rico en el programa de Medicaid está la aportación del gobierno federal, el tope de los fondos asignados, la cantidad de beneficios aplicados a la Isla y el por ciento en que se basa el nivel de pobreza.

Aproximadamente la mitad de los 3.5 millones de habitantes de Puerto Rico dependen del sistema de salud público para su atención médica.

Medicare vs Medicaid: las diferencias

Medicare es el programa de cobertura de salud administrado por el gobierno Estados Unidos que provee atención médica a personas mayores de 65 años sin importar su historial médico o ingresos. Entró en vigencia en 1965 como parte de una enmienda a la ley de Seguro Social para hacer frente a lo que en ese entonces era una falta de cobertura médica para muchas personas mayores.

Según datos oficiales de ese entonces, antes de que se creara el programa, menos de la mitad de la población de la tercera edad tenía seguro médico.

Al principio, Medicare consistía de dos partes. El Plan A (seguro hospitalario) y el Plan B (servicios no cubiertos por el Plan A, como citas médicas). En el 1997, se sumó el Plan C (Medicare Advantage) para darles a los beneficiarios la posibilidad de recibir atención bajo planes privados de salud. Casi una década más tarde, en 2006, se incluyó Plan D o plan de medicamentos recetados.

Medicaid es el programa de salud para personas y familias de bajos recursos. Fue creado en el 1965 bajo la misma enmienda a la ley de Seguro Social que estableció el programa Medicare. Bajo Medicaid, el gobierno federal desembolsa los fondos de una parte del programa y los estados deben hacerse cargo de la diferencia. En el caso de Puerto Rico, el gobierno federal paga un 30% del costo y el gobierno de la isla paga el resto bajo el Plan Vital.

Al igual que el programa de Medicare, los beneficiarios de Medicaid que son residentes en Estados Unidos deben cerrar su plan antes de mudarse a Puerto Rico y solicitar nuevamente en Puerto Rico poder recibir beneficios bajo el Plan Vital. Lo mismo ocurre a la inversa, si los puertorriqueños se mudan de la isla al continente.