Negociado de Ciencias Forenses

La recién confirmada comisionada del Negociado de Ciencias Forenses (NCF), María Conte Miller, quien recibirá un salario de $210,000 anuales por su puesto de patóloga III y un diferencial por trabajo administrativo, anunció hoy una baja en los casos pendientes de autopsia.

Asimismo, mencionó que se está trabajando para verificar el salario base de los especialistas del negociado; que no han recibido solicitudes para el ingreso de nuevos patólogos y; que se enviaron 750 “SAFE kits” para evaluación a los Estados Unidos. 

“Tengo un sueldo patóloga, que es el sueldo de patólogo III, que son $210,000 (anuales) y estoy en conversaciones… no sé cuánto, pero se supone que reciba un diferencial por trabajo administrativo”, dijo Conte Miller, en un aparte con la prensa esta mañana en el Capitolio, al explicar que su salario se debe a que cuando salió de la agencia estatal ocupaba ese puesto de patóloga III.

Sobre los casos pendientes de autopsia, la experimentada patóloga indicó que hasta el jueves pasado tenían 101 autopsias y tras hacer inventario ayer tenían 73, lo que equivale a una diferencia de 28 casos. Agregó que se ha visto un impacto en el número de autopsias que están pendientes.

A modo de comparación sobre la cantidad de casos que había hace un año, mencionó que en aquel entonces el promedio se mantenía en los últimos en 100 casos de autopsias o más. “Entiendo que ha habido una mejoría”, sostuvo.

“He estado activamente trabajando en la sala de autopsias, pero sobretodo que ha sido un trabajo en equipo donde todos los patólogos y los ayudantes han colaborado en un plan de trabajo para poner al día los casos. Eso no lo hace una sola persona”, mencionó.  

Trabajan en caso de la masacre 

A preguntas de la prensa sobre si esos casos trabajados incluyen los cadáveres de la masacre ocurrida el lunes pasado en el residencial Ernesto Ramos Antonini de San Juan, que cobró la vida de seis personas, respondió: “Eso no se han trabajado todavía, pero ya los patólogos comenzaron ayer a trabajarlos”.

“Son de suma dificultad. Estamos trabajando los casos de acuerdo a la prioridad que tengan porque han sido reclamados por su familia y el grado de dificultad del caso. Esos casos requieren, los de la masacre, requieren de unas pruebas especiales, de una prueba de radiografía, son más complicados”, abundó. 

La comisionada indicó que no están sobrecargando a los técnicos. Explicó que “antes esos técnicos como no tenían suficientes patólogos para trabajar, pues estaban ahí, pero no tenían el taller. No es que se les está dando más trabajo porque ellos estaban presentes en la sala, pero estaban haciendo otras funciones que no era autopsias”, subrayó. 

No llegan solicitudes de nuevos patólogos 

EL VOCERO publicó recientemente que, aunque el NCF abrió una convocatoria para reclutar nuevos patólogos forenses, la respuesta no ha sido la esperada por el Departamento de Seguridad Pública (DSP), según trascendió ayer en una vista pública de la Comisión cameral de Seguridad Pública.

“Ya tenemos conversaciones con la Asociación de Attorneys General de los Estados Unidos porque hay que ir a los foros donde los patólogos procuran ese tipo de trabajo, porque una convocatoria en pr.gov, los patólogos de Estados Unidos yo no creo que ellos miren ahí. Hay que ponerlo en los foros correspondientes y hablar con los directores de los programas de entrenamiento de patólogos que ellos para junio completan su entrenamiento y hay que irse ofreciendo trabajo desde ahora”, abundó.

A preguntas de este medio, la comisionada reconoció que no han recibido solicitudes de patólogos. “En este momento no, pero yo estoy positiva que si le ofrecemos cuando hagamos el trabajo, ya sabemos a quien vamos a llamar, con quien vamos a tocar puertas, yo sé que van a haber patólogos disponibles para comenzar”, sostuvo.

Detalló que la escala salarial de los patólogos se revisó y ahora el salario básico es de $150,000 anuales, seguido por uno intermedio de $180,000 anuales y $210,000 anuales.

En ese sentido, mencionó que también se revisará el salario de los demás especialistas que están laborando para el negociado. Añadió que la excomisionada interina del NCF, Luz A. Silva Torres, fue sumamente diligente en ese sentido y envió un plan al DSP que está bajo evaluación. 

“Tengo que conversar con el secretario (Elmer Román), pero sí él está en la mejor disposición. Él se reunió ya en días recientes con la unión y los empleados”, abundó. “Entiendo que… (tenemos un salario) base (de patólogos) competitivo con el salario de Estados Unidos”, sostuvo.

Asimismo, mencionó que actualmente la agencia tiene 10 patólogos y dos médicos que certifican casos que no requieren de autopsia. “Se han mantenido. La persona adicional ha sido esta servidora. Eran nueve y ahora somos 10. Hay seis regulares, cuatro por contrato, incluyéndome a mí y dos que firman casos”, subrayó.

De igual forma, la comisionada indicó que hay presupuesto para contratar personal, pero que el tranque está en conseguir a ese personal especializado porque es una educación bien particular. “Luego que esa gente se contrata en el instituto, sigue una academia y a veces de dos años”, abundó.

Analizan safe kits 

Sobre los “SAFE kits”, indicó que se han enviado 750 para evaluación a los Estados Unidos, pero “quedan unos 1,000 y pico que estamos en trámites para también que comiencen los análisis”. “Ahora tengo que establecer un plan para que esos (SAFE kits que siguen llegando al negociado) no se queden atrás y no vuelva a ocurrir”, mencionó.

“El negociado, excepto por el manejo de los cadáveres, trabaja unas prioridades en los casos, casos que van al tribunal, casos que el agente investigador por alguna razón necesita de la prueba científica para poder continuar con su investigación. Ciertamente, eso no es un secreto, llegan más casos de lo que los peritos pueden manejar”, agregó.

A su vez, Conte Miller expresó su disposición de reunirse con la unión de trabajadores del NCF. “Yo le voy a pedir que sí, que nos reunamos”, dijo.