Escuelas

=

Aunque la directriz del gobernador Pedro Pierluisi fue clara en torno a que las escuelas públicas deben estar en óptimas condiciones para marzo, cuando vislumbra que comiencen de manera gradual las clases presenciales, alcaldes de la región suroeste consideran que es casi imposible que los estudiantes puedan acudir a las aulas dentro de dos meses.

Esto se debe a que la mayoría de las escuelas públicas de estos municipios sufrió daños sustanciales con la secuencia sísmica reportada en esa zona, incluyendo los dos terremotos de magnitud 5.8 y 6.4 que se reportaron a principios del 2020. Precisamente, la designada secretaria del Departamento de Educación (DE), Elba Aponte, dijo esta semana que 140 de los 855 planteles en la Isla han sido catalogados como no aptos o no aptos parcialmente.

“Estuvimos reunidos con la nueva secretaria (de Educación), le explicamos la situación de Yauco, que de 14 escuelas solo cuatro pudieran ser utilizadas si se abre de regreso el curso escolar presencialmente. Las otras 10, unas necesitan mejoras y otra de ellas, que es una de las escuelas más importantes no solo de Yauco, sino de todo el País, la escuela Ramos Antonini, tiene que demoler un edificio”, dijo el alcalde Ángel Torres Ortiz.

En tanto, el alcalde saliente de Guánica, Santos ‘Papichy’ Seda, indicó que para que comiencen las clases presenciales en marzo tendrían que instalar las escuelas provisionales, que ya están en medio del proceso de subasta. “Pero dudo que en tres meses se puedan tener todas escuelas listas”, agregó.

“Las escuelas se les hizo la primera evaluación, que es la que hace el municipio, se le hizo la segunda evaluación que es la que hace un ingeniero estructural, en este caso del DE. Allí por lo que estaban esperando era por la evaluación de FEMA (Agencia Federal para el Manejo de Emergencias) para determinar si esas escuelas se iban a demoler, se iban a reconstruir o se iban a remodelar”, sostuvo el funcionario.

Paralelo a este proceso, dijo que está corriendo una subasta a través de la Autoridad para el Financiamiento de la Infraestructura (AFI) para lo que es la instalación de las escuelas provisionales en Guánica. Este municipio tiene seis escuelas y, aunque solo colapsó la Agripina Seda, el resto está inservible, reconoció el alcalde.

De igual manera, el alcalde entrante de Guayanilla, Raúl Rivera, entiende que sería imposible que las clases puedan empezar en marzo -de forma presencial- en el área suroeste.

“Todavía no tenemos las escuelas. Todavía no se ha hecho nada con las escuelas. Por lo menos el municipio de Guayanilla tiene una sola escuela certificada verde, que es la escuela que yo dirijo hasta mañana (hoy), la escuela Gloria Borrero”, mencionó el alcalde, cuyo municipio tiene seis planteles.

En tanto, el alcalde de Peñuelas, Gregory Gonsález, planteó que “según se comentó en el pasado, se habían realizado unas inspecciones. A ciencia cierta, no se nos dio detalles sobre cuál era el resultado de estas inspecciones, pero la realidad de lo que conocemos y de las visitas que hemos hecho es que no estamos listos para comenzar clases en ninguna de las escuelas”.

Visión del gobernador

Por su parte, Pierluisi dijo ayer a EL VOCERO que hay alrededor de $2,200 millones para la reparación o construcción de planteles. “Creo que es cuestión de ejecutar, de identificar las escuelas que necesitamos en el pueblo de Guánica, en el cual todas las escuelas quedaron en ruinas y proceder a subastar esas obras y llevarlas a cabo”, manifestó.

“En el caso de las escuelas en los otros pueblos impactados -Guayanilla, Yauco, Ponce, Peñuelas, entre otros- es lo mismo, que se haga ese inventario rápidamente y que se hagan las obras que se tengan que hacer. La secretaria del DE saber que esto tiene la mayor prioridad en mi agenda”, mencionó.

En cuanto a Vivienda, Pierluisi dijo que el designado secretario William Rodríguez sabe que quiere diversificar los programas que tiene para construcción de residencias en Puerto Rico para damnificados tanto de los huracanes Irma y María como de los terremotos.

“Reconozco que en el caso de los terremotos (los fondos federales) CDBG-DR no aplican como tal, pero no obstante ese programa sí permite que se lleven a cabo desarrollos de vivienda por todo Puerto Rico en la medida en que tenemos esa necesidad luego de los huracanes y el secretario me consta, o yo le pedí al secretario, que evalúe el sistema de vales que tenemos ahora mismo y que consideremos la posibilidad de utilizar el sistema de vales para desarrollos planificados”, abundó el primer ejecutivo.