Keleher

Una auditoría de la Oficina del Inspector General del Departamento de Educación (DE) de los Estados Unidos reveló que el gobierno local solo ha utilizado $24.1 millones -solo el 4%- de los $589 millones provistos en fondos de emergencia por el Congreso para ayudar a financiar y reparar escuelas.

"Las condiciones de concesión del programa federal Immediate Aid to Restart School Operations requerían que el DE de Puerto Rico gastara los fondos de la subvención de Restart dentro de los 24 meses posteriores a la fecha de concesión de la subvención, hasta el 30 de abril de 2020. A partir del 1 de marzo de 2019, el DE de Puerto Rico había retirado $ 24.1 millones, o el 4%", establece el informe publicado el 17 de julio de 2019. 

No obstante, desde el 13 de junio se le había notificado al gobierno de Puerto Rico los hallazgos preliminares. Es decir, dos semanas antes de ordenar la contratación de un síndico para la Oficina de Asuntos Federales del DE local. 

Según el documento revisado por EL VOCERO, la auditoría tenía el objetivo de determinar si el DE local ha diseñado controles internos para la administración de estos fondos bajo la administración del gobernador Ricardo Rosselló Nevares y la exsecretaria de Educación, Julia Keleher.

El periodo de auditoría comenzó el 30 de abril de 2018, fecha en que el DE federal otorgó la subvención, hasta el 10 de enero de 2019. 

"Encontramos que el DE de Puerto Rico necesita mejorar su sistema de controles internos para asegurarse de que los fondos del programa Restart se administren correctamente. Específicamente, encontramos que los procesos de adquisición y monitoreo del DE de Puerto Rico no proporcionaron seguridad razonable de que el DE de Puerto Rico administrará adecuadamente o realizará un monitoreo adecuado de los fondos", señala el informe.

Asimismo, el documento de 45 páginas revela que se encontraron deficiencias en cinco de seis adquisiciones y que tampoco hay controles efectivos para asegurar que el personal de las oficinas encargadas del manejo de estos fondos complete todos los documentos requeridos antes de comprar cualquier bien inmueble u ofrecer algún servicio. 

"Auditorías e investigaciones anteriores también han encontrado deficiencias en el proceso de adquisición del DE de Puerto Rico. Por ejemplo, en 2011, funcionarios fueron acusados ​​por un gran jurado federal por múltiples cargos relacionados con actividades de adquisición. Además, numerosas auditorías identificaron instancias en las que el DE de Puerto Rico no cumplió con las leyes y regulaciones de adquisiciones", lee el informe. 

Nuevas iniciativas 

Ante esta auditoría, el secretario de Educación, Eligio Hernández Pérez, habló sobre varias medidas medulares que puso en vigor desde que comenzó como titular interino, entre ellas la creación de la sección de la oficina que va a estar a cargo del manejo de estos fondos federales.

El funcionario dijo, además, que al día de hoy la agencia tiene un plan robusto que contiene las iniciativas para el uso de estos fondos.“Estamos recibiendo la asistencia técnica del DE federal a los fines de la utilización de la totalidad de estos fondos. Los mismos deben estar obligados para abril 2020 y deben liquidados o haberse completado el proceso de pago para el mes de junio 2020”, sostuvo. 

En esa dirección, comentó que tienen 40 iniciativas que estarán trabajando, entre ellas la inversión para WiFi, en la Autoridad de Alimentos y hasta la compra de devices para el personal del DE. “Nuestro acercamiento es que nosotros podamos tener aproximadamente para agosto un 51% de los fondos obligados. Aproximadamente $282 millones”, sostuvo.

“Nosotros tenemos un plan que fue sometido al DE federal al área de Restart, ese plan fue aprobado y estamos trabajando en las iniciativas y estamos solicitando de ellos la asistencia técnica. Nosotros ya estamos garantizando que para agosto ya tenemos un 51% de todos los fondos asignados”, mencionó Hernández, quien indicó que el plan se había entregado antes de la auditoria. 

En ese aspecto, Francisco Martínez, encargado del manejo de los fondos Restart en la agencia, indicó que una de las primeras gestiones que hicieron fue evaluar el primer plan que se le sometió al gobierno federal entendiendo que podían incluir otras iniciativas adicionales.

“Nosotros en el plan nuevo que vamos a estar sometiendo la semana que viene vamos a incluir sobre 25 iniciativas nuevas. Estamos hablando de recursos humanos, comedores, área vocacional y un plan más robusto del que se sometió en enero”, añadió.

Reacciona AFT

Ante esto, la presidenta de la American Federation of Teachers (AFT), Randi Weingarten, expresó que Rosselló y Keleher "sabían muy bien que el Congreso había estipulado que ese dinero debía utilizarse en 24 meses. Trágicamente, con el gobernador sumido en un escándalo de corrupción y con la renuncia y arresto de Keleher por participar en un esquema de fraude, este dinero de recuperación federal no se utilizará o se utilizará imprudentemente", expresó. 

"La falta de compromiso del gobernador y de la exsecretaria con los niños de Puerto Rico es espantosa. Y su falta de respeto hacia los maestros de la Isla que se lanzaron en alma y corazón para tratar de enseñar y consolar a estos niños en los meses posteriores a las tormentas es imperdonable. El triste capítulo de Rosselló y Keleher siempre será una mancha para Puerto Rico", agregó. 

Weingarten destacó que el próximo gobernador no solo debe reparar el daño causado a las escuelas públicas por los huracanes, sino que debe eliminar el absoluto desprecio que Rosselló y Keleher llevaron en el manejo de la educación pública. 

"Cerca de un millón de personas tomaron las calles ayer para pedir la renuncia del gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló. Su historial de corrupción y fracaso incluye el mal manejo de la educación pública", añadió. 

A su vez, la presidenta de la AFT destacó que el gobernador y la exsecretaria de Educación causaron daños significativos y duraderos a los estudiantes e impidieron que estos tuvieran acceso a una educación de alta calidad. "La arrogancia y el abandono de Rosselló y Keleher crearon la tormenta perfecta de indiferencia e incompetencia", dijo. 

"Durante dos años, Rosselló y Keleher ignoraron las repetidas solicitudes de la Asociación de Maestros de Puerto Rico y de la AFT para que invirtieran los fondos federales de recuperación en financiar y restaurar la educación pública de la Isla. Al ignorar nuestras solicitudes, mostraron claramente su antipatía colectiva hacia la educación pública y lo poco que les importaban los estudiantes y los maestros en las escuelas públicas del país", abundó.